Cuidados de las tortugas de Galápagos

Yamila · 28 noviembre, 2018
¿Cuál es la mejor manera de cuidar a las tortugas de galápagos? Si esta es tu mascota, te damos algunos consejos.

Las tortugas de Galápagos, también conocidas como tortugas de agua, suelen tener un apetito voraz y necesitar de ciertos cuidados específicos. ¿Te gustaría saber cuáles? En este artículo te lo contaremos.

Características de las tortugas de Galápagos

Antes que nada, debes saber algo sobre las tortugas de Galápagos, unos reptiles de gran tamaño que habitan naturalmente en el archipiélago de las Galápagos, en Ecuador. Su nombre científico es Geochelone Nigra y son las más grandes del mundo.

Por supuesto, no podemos tener una en casa debido a que, por un lado, son patrimonio de las Galápagos y, por el otro, miden casi dos metros de longitud y pesan 250 kilos.

Entonces, cuando hablamos de tortugas de Galápagos domésticas nos referimos a las de agua, aquellas que viven en una pecera o estanque y llevan una alimentación omnívora (vegetales y carne).

¿Cómo cuidar tortugas de Galápagos?

Si quieres tener una de estas mascotas en casa, te recomendamos que prestes mucha atención a sus cuidados y requerimientos especiales:

1. Alimentación

Esto es lo más importante, porque a diferencia de las tortugas de tierra, las de agua se alimentan de vegetales y de animales (son omnívoras). Consulta con el veterinario para que te indique la cantidad y dosis de alimento que necesita según la edad del animal: una vez al día si es joven, cada dos días si es adulto joven y dos veces a la semana si es adulto mayor.

Es necesario proporcionarles alimento vivo para que las tortugas de Galápagos se mantengan sanas. Esto quiere decir que debes darles de comer caracoles, lombrices, grillos o escarabajos una vez por semana. Además, consumen plantas acuáticas, frutas (pera, higo, sandía, melón, plátano) y verduras (lechuga, pepino, remolacha, rábano).

Debes saber que estas tortugas tienen un apetito voraz y las verás engullendo la comida cada vez que se la ofrezcas. Pero eso no significa que tengas que darles alimento a cada rato. ¡Ten mucho cuidado de sobrealimentarla porque puede enfermar!

Tortuga de agua

2. Acuaterrario

Otro de los cuidados de las tortugas Galápagos tiene que ver con su hábitat. Las tortugas de agua no pasan todo el día sumergidas, sino que necesitan un espacio seco donde descansar y recibir calor. Debido a que son de sangre fría, precisan los rayos solares para aumentar la temperatura corporal.

El acuaterrario es el ‘recipiente’ que se compra en las tiendas de mascota más adecuado para una tortuga, ya que cuenta con una zona acuática y una zona seca. Elige un tamaño adecuado en relación a cuánto mida y pese la tortuga, teniendo en cuenta que puede crecer o que puedes adoptar otra.

3. Limpieza

El agua de la pecera debe cambiarse periódicamente, ya que se ensucia bastante: recuerda que las tortugas de Galápagos comen o llevan el alimento a la zona acuática; además, allí hacen sus necesidades y se lavan. Puedes colocar un filtro para que se mantenga en condiciones por más tiempo, pero eso no te ‘salvará’ de cambiarla al menos una vez por semana.

El agua del acuaterrario debe ser filtrada para que no tenga cloro, ya que este componente puede dañar sus ojos

4. Iluminación y temperatura

Además, es fundamental que el acuaterrario cumpla con otros requisitos en cuanto a luz y calor. La iluminación natural es siempre más recomendada que la artificial, pero tampoco es cuestión de dejarla que se exponga demasiado a los rayos del sol y que sufra quemaduras en su caparazón y extremidades.

Tortugas en peligro de extinción

Se aconseja que el lugar elegido para ubicarlo tenga una exposición diaria de dos a tres horas de luz natural. De esta manera, las tortugas de Galápagos sintentizan vitamina D y calientan su cuerpo. También podemos combinarlo con una lámpara o tubo fluorescente (que servirá para días nublados).

En cuánto a la temperatura del agua, ha de oscilar entre los 25 y los 30 °C según la época del año. Haz lo posible para que la tortuga no sufra un cambio brusco de temperatura y así evitar que su salud se vea afectada.

Cualquier consulta que tengas sobre el cuidado de las tortugas de Galápagos deberás comentársela a un veterinario, quien podrá informarte mejor y explicarte lo que necesita.

  • Montes de Oca, J., Dick, B., & Zuniga, E. (2004). Una Introducción a las Especies de Tortugas Marinas del Mundo. Secretaria Pro Tempore de La Convención de Las Tortugas Marinas (CIT).