Cuidados del bóxer

De cuerpo musculoso y carácter cariñoso, el perro bóxer requiere de unas atenciones específicas para poder tener una calidad de vida adecuada. Cuidar su alimentación en cada periodo vital y una gran dosis de ejercicio físico son algunos de los cuidados más importantes de esta raza.
Cuidados del bóxer
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 08 julio, 2021

Cuando se decide tener un perro como mascota, lo aconsejable es estar al día de todos los cuidados que los canes requieren. Sin embargo, no todos los perros precisan exactamente lo mismo. Por ello, indagar sobre las atenciones que hay que brindarle a una raza de perro específica es asegurarse de que recibe, realmente, lo que necesita. En este caso hablamos de los cuidados del bóxer.

Respecto a este cánido, cabe destacar que se trata de un animal de raza mediana, con mucha fuerza y energía desbordante, muy juguetón y activo, que requiere de una buena educación desde cachorro, entre otras atenciones. Si quieres saber más, sigue leyendo.

Características del bóxer

Con origen en Alemania durante el siglo XIX, esta raza se desarrolló a raíz del cruce entre perros Bulldog y Bullenbeisser alemán. Cobró gran fama internacional durante la Primera Guerra Mundial, ya que en el conflicto fueron empleados como perros guardianes y como mensajeros. A día de hoy, son considerados grandísimas mascotas.

Se trata de canes cuyo peso puede estar entre los 27 y los 31 kilos, con cabeza cuadrada y hocicos anchos de trufa negra. A pesar de que pueda imponer su físico musculoso y compacto, realmente son animales muy cariñosos, que desprenden alegría y vitalidad, aunque también un poco traviesos.

De hecho, se suele decir de ellos que son unos “eternos cachorros”, pues ese carácter que suelen tener todos los perros jóvenes al bóxer le dura mucho más allá de esa etapa. Esto es positivo y negativo a partes iguales.

Otra característica reseñable de su físico es su color de pelo, el cual suele ser leonado o atigrado. Puede poseer manchas blancas pero según el estándar, estas no suman más de un 30 % de su cuerpo. En cuanto a sus ojos, estos suelen tener forma de almendra y ser de color marrón oscuro.

Los cuidados del bóxer son muy específicos.

Cuidados del bóxer cachorro

Al incorporar a un bóxer cachorro a la familia, hay que tener en cuenta que no es adecuado hacerlo antes de que cumpla las 8 semanas de vida. Esto es así porque antes de ese momento el perro está pasando por los inicios de su etapa de socialización junto a su madre y demás crías (si las hubiese).

La socialización es un periodo del can en el cual el cachorro comienza a relacionarse con todo su entorno. Esto incluye interactuar con otros perros, animales, personas, lugares, objetos, etc. De no socializar correctamente, es probable que el can muestre problemas de comportamiento en el futuro.

Una vez el perro pueda ir a casa, antes de su llegada, se deben tener dispuestos los elementos básicos para la mascota: una cama, un comedero, un bebedero, algún juguete y su comida. El carácter juguetón y cariñoso de este perro hará muy fácil su inclusión en el hogar, aunque estos aspectos cautivadores no deben hacer olvidar a su tutor lo importante que es que comience a aprender ciertas pautas de obediencia cuanto antes.

¿Qué debe aprender un bóxer cachorro?

Es importante educar bien al bóxer desde cachorro. Antes de cumplir el año, el animal debe haber aprendido ciertas conductas y haber vivido algunas experiencias que influirán en su buen comportamiento de adulto. Una de esas experiencias es la continua socialización con personas, animales y elementos del entorno, para evitar reacciones inapropiadas frente a ellos en el futuro.

Entre las enseñanzas más importantes que intervienen en los cuidados del bóxer cachorro están la de controlar su mordida, orinar en un periódico hasta que se le pueda sacar a la calle y órdenes básicas de obediencia, como acercarse, quedarse quieto, soltar algo o sentarse. En caso de no poder dirigir la educación de un bóxer cachorro, lo ideal es acudir a un profesional de la etología canina.

Cuando el cachorro reciba sus primeras vacunas ya podrá salir a la calle, pero antes es aconsejable acostumbrarlo a al uso del collar y la correa en casa. Por otro lado, también es apropiado familiarizarlo con el trasportín y los viajes en coche lo antes posible.

Como último apunte sobre los cuidados específicos del bóxer cachorro, está bien recordar que durante esta etapa se debe evitar enfrentarlo a situaciones que le causen estrés o ansiedad. Solo así se evitarán traumas y temores futuros.

Alimentación del bóxer

Otro aspecto fundamental que hay que vigilar en lo que a cuidados del bóxer se refiere es su alimentación. Al ser una raza que de gran energía, necesitará un aporte calórico que vaya acorde a su actividad física diaria. Además de esto, dicho alimento tendrá que coincidir con las demás necesidades de cada etapa de su vida.

Un perro grande puede requerir más de 2000 kilocalorías diarias.

Etapa de cachorro

La etapa de vida de un perro cachorro es crucial. Cualquier fallo relacionado con sus cuidados durante este periodo puede afectar a su vida adulta. Por eso, en lo que a alimentación se refiere, es esencial que se opte por comida de alta calidad que le pueda proporcionar todos los nutrientes que requiere.

Si no se adquiere pienso formulado específicamente para la raza, lo recomendable es elegir uno para razas de tamaño medio. Eso sí, concretamente para cachorros.

Etapa de adulto

Cuando el perro se hace adulto, se le pueden ofrecer diferentes piensos para darle a probar diversos sabores y ver cuál le gusta más. Lo que sí habría que tener presente siempre son algunas características básicas, como que sea un alimento que facilite la digestión.

Etapa senior

Cuando el perro llega a su etapa senior —es decir, de los 7 años en adelante—, se suele volver a modificar su alimentación a otro tipo de pienso apropiado para la edad. Estos suelen equilibrar todos sus componentes a una etapa en la que el animal ya no es tan activo como cuando era joven.

Lo apropiado es que sea el profesional veterinario quien haga la recomendación, pues si con la edad el bóxer ha desarrollado algún problema de salud, su alimento debe ir acorde a ello.

En cualquiera de las tres etapas mencionadas, es importante ajustar las cantidades a las recomendaciones del fabricante del alimento o las propias del veterinario de confianza. De esta forma, se evitarán problemas como el sobrepeso. Por supuesto, si se opta por dietas caseras, también debe hacerse bajo la recomendación profesional.

Cuidados del bóxer

Además de la alimentación, hay otros muchos cuidados del bóxer que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, estos perros son muy activos y por ello necesitan una buena dosis de ejercicio diario. Salir a pasear con él unas 3 veces al día, permitirle que corra en espacios amplios, así como jugar y relacionarse con con otros perros es importante para su salud física y mental.

Problemas de salud del bóxer

Al igual que otras muchas razas, el bóxer puede sufrir algunas enfermedades heredadas y otras que son fruto de las circunstancias. Entre ellas, se pueden encontrar la torsión de estómago, las alergias, la dermatitis, los problemas de corazón, la displasia de cadera y el cáncer. Sin embargo, cabe recordar que las visitas regulares al veterinario podrán detectar cualquier problema y ponerle solución a tiempo.

Como indican los expertos del American Kennel Club, es importante cumplir con todo el calendario de vacunación del animal. Este suele empezar a partir de las 6-8 semanas de vida del perro, pero varía según algunas condiciones.

Por ello, además de la detección temprana de enfermedades, el veterinario podrá administrar todas las vacunas requeridas al can y mantenerlas al día, así como hacer otro tipo de recomendaciones según las necesidades del animal. Esto incluye la alimentación, la higiene y otras cosas.

Por otro lado, esta raza puede ser propensa a sufrir golpes de calor cuando las temperaturas son muy altas. Por eso, hay que evitar exponer al can al sol excesivamente en las épocas de verano. Adicional a esto, al tener un manto de pelo muy corto, el frío excesivo tampoco lo tolera bien. Para esta raza es importante vivir en un ambiente templado.

Cuidados del pelo del bóxer

Entre los cuidados del bóxer que no se debe olvidar que también está el mantenimiento de su pelaje. Este cánido tiene el pelo corto y liso, por lo que los cuidados serán básicos, pero necesarios. Cepillar al perro unas dos veces por semana ayudará a mantenerlo limpio sin necesidad de baños frecuentes, además de retirar todo el pelo muerto.

Los baños se darán cada 6-8 semanas con agua templada y un champú para perros de pelo corto, a no ser que el animal tenga problemas de piel. Si es el caso, lo recomendable es adquirir un champú específico para ese tipo de necesidad. Otros cuidados relacionados con su higiene son:

  • Revisión y corte de uñas.
  • Limpieza de ojos y de orejas.
  • Cepillado de dientes.
  • Limpieza de los alrededores del hocico, puesto que es un perro que tiende a babear mucho.
Un bóxer mirando a cámara.

Los cuidados del bóxer son similares a los de cualquier otro perro grande, pero esta raza presenta ciertas características especiales. Ante cualquier percance en lo que a la educación y salud de este can se refiere, no dudes en ponerlo en manos de un profesional.

Te podría interesar...
¿El bóxer es un perro peligroso?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿El bóxer es un perro peligroso?

Los perros de la raza bóxer son animales leales, inteligentes y grandes cuidadores. Son totalmente confiables dentro del entorno conocido.



  • Rossi, V. (2018). El Boxer. Parkstone International.
  • Tocagni, H. (1969). El perro boxer. Editorial Albatross.
  • Rutledge, P. (1999). Manual práctico del boxer: orígenes, estándar, cuidados, alimentación, aseo, salud, adiestramiento, concursos (No. Sirsi) i9788425511424).
  • Boxer (dog). Recogido el 6 de julio en https://en.wikipedia.org/wiki/Boxer_(dog)
  • Boxer. Recogido el 6 de julio en https://www.akc.org/dog-breeds/boxer/

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.