El cuidado de tu mascota en inundaciones

Francisco María García · 24 diciembre, 2017
Un desastre natural como este puede conllevar graves consecuencias materiales, sí, pero aparte de estas debemos tener en cuenta que nuestro animal doméstico puede padecer ansiedad o estrés; debemos prestar atención a su estado

Cuando las catástrofes naturales azotan un hogar, afectan a toda la familia por igual, y esto incluye personas y animales. Por ello, es importante el cuidado de las mascotas en inundaciones u otras situaciones similares.

En los momentos previos a una catástrofe natural, las mascotas suelen ponerse inquietas. Se puede decir que es la forma que tienen de predecir y prevenir lo que ocurrirá. Como una especie de sexto sentido.

Cuando se está en conocimiento de la llegada de una catástrofe natural, hay maneras de atender a las mascotas. Lo mismo ocurre en el momento de la emergencia. En el caso de inundaciones, poner a salvo al animal y brindarle seguridad es vital para minimizar su ansiedad.

¿Cómo cuidar a una mascota en inundaciones?

Las inundaciones ocurren cuando el exceso de agua supera los espacios habitables por el hombre o animales. Algunas causas externas pueden provocar inundaciones, como la destrucción de diques o fracturas de tuberías, muy comunes en hogares.

Pueden ocurrir debido a acontecimientos naturales como lluvias torrenciales, deshielo o desbordamiento de ríos. Las inundaciones son también consecuencias de la marea alta o maremotos.

Mascota en desastres naturales

Cuando se trata de desastres naturales, los centros meteorológicos de las ciudades suelen predecir estas catástrofes. En el momento en que esto ocurre, es tiempo de tomar medidas preventivas cuanto antes.

Siempre hay que estar atento a las noticias y tener en cuenta las recomendaciones de protección civil. También es preciso tener a mano la lista de refugios y números de emergencia.

¿Qué hacer antes de una inundación?

  • Tomar medidas preventivas. Ante el anuncio de posibles inundaciones, es importante establecer una comunicación con protección civil y con el veterinario de confianza.
  • Evaluar la posibilidad de una evacuación. En caso de que se trate de una catástrofe mayor, es importante considerar los refugios para animales. Estos están dotados con los dispositivos necesarios para atender a una mascota en caso de emergencia. Además, cuentan con personal especializado.
  • Tener al día la vacunación del animal.
  • Preparar un kit de emergencia. Este debe incluir las porciones de comida necesarias para alimentar a la mascota durante una semana, así como medicinas y mantas. Adicionalmente, debe contener los distintivos del animal como fotos, documentos y placas auxiliares. También es útil incluir una lista de refugios donde acepten animales.
  • Asegurar el collar de la mascota, cuya placa debe contener los datos de contacto del dueño: número de teléfono, dirección y correo, al igual que el nombre de la mascota.

¿Qué hacer con una mascota en inundaciones?

Ante todo, se debe mantener la calma y, en caso de una evacuación, es recomendable llevar amarrada a la mascota. Los animales suelen ponerse nerviosos con el agua y tratan de escapar por instinto; al tenerlos amarrados es más fácil inmovilizarlos.

Cuando se trata de animales pequeños como conejos o hámster, es recomendable mantenerlos en sus jaulas. De esta forma, tomarán la situación con normalidad y calmarán su ansiedad.

Mascota en diluvio

Si a la mascota se le hace difícil caminar, se le debe cargar hasta un sitio seguro. Por lo general, los áticos o techos son las zonas recomendadas por los especialistas ante inundaciones de emergencia.

Una vez a salvo, es importante tratar de calmar al animal como cuidado de una mascota en inundaciones: abrazarlo, darle cariño y hablar con delicadeza ayuda a disminuir su miedo.

 ¿Qué hacer después de una inundación?

Inmediatamente después de una inundación, el grupo familiar debe mantenerse unido y, lógicamente, esperar la ayuda de emergencias, que son profesionales cualificados para estas situaciones.

Se debe evitar que el animal beba del agua estancada, o consuma alimentos descompuestos. También hay que cuidar que no se acerque a tomas o líneas eléctricas o fuentes de poder.

Una vez superada la experiencia, lo primordial es llevar al animal a un chequeo médico. El especialista podrá evaluar su condición física y emocional ante el acontecimiento que vivió.

Cabe señalar que algunos animales sufren de shock o estrés postraumático. Los efectos de esta condición pueden ser falta de apetito y trastornos de sueño, también dificultad para controlar esfínteres y problemas para socializar.

Por último, retomar la rutina después de una catástrofe natural ayudará a toda la familia a superar la experiencia. En la medida de lo posible, se deben ir normalizando las actividades diarias.

En ciertos casos, los especialistas recomiendan medicación para controlar los efectos del estrés postraumático. Nuestro veterinario habitual será la persona que nos ayudará a que nuestra mascota se reponga de una situación difícil.