Cuidado y mantenimiento de un perro de raza grande

5 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Un perro de raza grande requiere una serie de cuidados específicos, entre los que encontramos la alimentación, la higiene, el ejercicio o la disciplina

Los perros son tan variados como las razas, tamaños y formas que les describen. No obstante, el cuidado y el mantenimiento que exige un perro de raza grande no es el mismo que puede exigir un perro de raza pequeña.

Cuidados necesarios para un perro de raza grande

Dependiendo de la etapa en la que se encuentre nuestro perro, requerirá una serie de cuidados u otros. No requiere el mismo cuidado siendo un cachorro que siendo un perro adulto o un perro mayor.

La época de cachorro es fundamental para el posterior crecimiento, salud y desarrollo del animal. Por ello, hay que asegurarse de que siga una alimentación adecuada y realice ejercicio adecuado a sus características.

Alimentación

La alimentación suele ser bastante similar en las razas de perro grande, ya sea a base de pienso seco o patés. No obstante, hay que tener en cuenta las necesidades específicas de cada caso y que la alimentación sufre cambios según la edad.

En el mercado también existen diferentes tipos de alimentos y dietas según los requerimientos del animal. Ante cualquier duda sobre este tema, el profesional podrá aconsejar debidamente.

Ejercicio e higiene

Por otro lado, una correcta higiene desde cachorro es un factor clave que, a veces, no recibe la importancia que merece. La higiene engloba desde baños hasta la correcta limpieza de ojos y oídos, pasando por las uñas y los dientes. 

Mujer lavando el pelo a su perro

El ejercicio no solo es necesario, sino que es esencial en el cachorro. Le ayuda a desprender energía, pero también a sociabilizar con otros perros.

Además, ha de tenerse presente que cada raza tiene sus propias peculiaridades. Un perro nórdico como puede ser el alaskan malamute no requiere los mismos cuidados que un perro de clima templado, como puede ser un galgo español.

Teniendo en cuenta esos dos ejemplos, el Alaskan Malamute es un perro que forma parte de la categoría de perros nórdicos de trineo. Resistente y tranquilo, es un perro muy sociable. Esto último impide que sea un buen perro guardián, ya que no ladra ni gruñe.

Por otra parte, el galgo español es un compañero indispensable para los cazadores. Ágil y veloz, este perro es bastante resistente, aunque su sentido del olfato no es el más eficaz. Su presencia en la península ibérica se remonta al siglo IX, cuando fue introducido por los árabes en el país.

Mantenimiento necesario para un perro de raza grande

Cuidado del pelo

Dentro de las diferentes razas de perro grande, un rasgo que influye en su mantenimiento es el pelo. Los perros nórdicos tienen una fuerte y densa mata de pelo que es necesario mantener cuidada.

Peinar pastor alemán

Para que el pelo del can esté saludable y brillante, han de efectuarse tres cuidados básicos. Estos cuidados son una alimentación adecuada, cepillarlo a menudo con el cepillo apropiado –que varía según la raza del perro– y baños periódicos para mantenerlo limpio y suave.

Diferentes juegos para realizar ejercicio

Así mismo, todos estos perros han de realizar una gran cantidad de ejercicio para quemar la gran cantidad de energía que tienen. Normalmente, son perros que antiguamente fueron utilizados para distintas labores. Entre esas labores se encuentran ser perro guardián, perro pastor, perro de trineos –como el husky siberiano– o perro de caza.

Entre los diferentes ejercicios que pueden realizarse, se encuentran los largos paseos diarios, así como espacios donde puedan correr libremente. Actualmente, se combinan los juegos clásicos con juegos que incentiven a los canes.

Existen diferentes juegos creados para motivar a los perros. Los más conocidos son la pelota o el frisbee, pero en la actualidad hay una gran gama de posibilidades que solo se verán limitadas por tu imaginación.

Perro y frisbee

Entre los juegos favoritos de los perros se encuentran: jugar con un palo o jugar con otros perros. También hay juegos para estimular sus sentidos, como el juego de las escondidas, que trabaja el olfato.

También hay juegos de agilidad, como puede ser una pista de obstáculos. Este último es bueno para que tanto el can como su dueño realicen ejercicio al mismo tiempo que se divierten jugando juntos.

Disciplina

Todo lo comentando anteriormente, ya sea referido a alimentación, higiene o ejercicio, ha de combinarse con disciplina. Los perros, independientemente de la raza, requieren disciplina desde pequeños para que sean obedientes y educados de adultos. Por ende, la disciplina forma parte de los cuidados básicos de los perros.

No obstante, no ha de olvidarse darles el cariño que requieren. Son animales muy leales que adoran ser mimados por sus dueños. Esto no quiere decir que haya que dejarse la disciplina a un lado. El cariño y la disciplina no están reñidos.