Cría de mariposas: consejos básicos

Virginia Duque Mirón · 24 octubre, 2017

Las mariposas son un insecto que recordamos desde nuestra más tierna infancia. Son muchos los amantes de ellas y los que les encantaría tener una mariposario en casa. ¿Eres uno de ellos? Pues mira nuestros consejos para la cría de mariposas.

Como ya sabrás, las mariposas primero son orugas, por lo que estas serán las primeras en recibir nuestros cuidados para que su metamorfosis se lleve a cabo. ¿Cómo hacerlo? ¡Te lo contamos!

Consejos útiles para la cría de mariposas

Veamos los pasos necesarios que te serán muy prácticos si estás pensando en la cría de mariposas. Estos son algunos:

Contenedor bien ventilado

¿Quién no recuerda aquella caja de zapatos en la que metíamos gusanos de seda que luego se transformaban en mariposas? ¿Verdad que la recuerdas con agujeros que tu madre te hizo en la tapa? Esto es porque la ventilación es sumamente necesaria para esta labor. Pero ya somos adultos y estamos en otro nivel. Una tapa con agujeros no es suficiente.

Los agujeros no permiten bastante ventilación y, además, los bordes podrían causar daño a las orugas. Además de ventilar, será necesario poner tierra en la base y césped en el fondo para que la oruga tenga un lugar en el que pupar.

Haz que se sienta como en casa

Lo mejor para la supervivencia y desarrollo de las orugas es adaptar su entorno lo más posible a su hábitat natural. Para ello, coloca una pequeña rama en el terrario y no la cojas con la mano. Ellas se aferran mucho a la superficie por la que caminan y podrías hacerle daño. Para moverla de un sitio a otro, usa una vara para que suba y baje por ella misma.

Otra cosa que deberás hacer para que se sienta como en casa es colocar hojas frescas a diario y poner el terrario al aire libre donde pueda recibir la luz directa del sol. Eso sí, asegura que en la zona en que está no hace ni mucho frío ni mucha calor.

Cuídala

Revisa siempre el terrario y estate pendiente de limpiar el moho y las heces a diario, sobre todo, cuando comience a cambiar de color, pues podría ser que estuviera comenzando su metamorfosis.

Si ha llegado a ese punto, ya no necesitará ni agua ni comida, solo que le rocíes agua ocasionalmente para que tenga un clima húmedo que la ayude a sentirse bien.

Mariposa en una flor

Vigila la crisálida

En la cría de mariposas, este un punto muy importante. Debes darte cuenta de si la crisálida está en un espacio abierto que permita que la mariposa se extienda cuando salga del capullo. De otra manera, podría dañarse el ala o incluso morir. Si lo ves necesario, mueve la rama en la que esté, pero hazlo con mucho cuidado para no causarle daño.

Y cuando llega la mariposa…

Una vez que se haya producido la metamorfosis, la mariposa no comerá durante varias horas, pues deberá estar bombeando sus alas hasta que se sequen. El néctar de flores será lo que necesiten después de unas horas, aunque hay algunas a las que también les gusta la fruta dulce.

Libérala

Si te gustan las mariposas, es probable que sepas que algunas tan solo viven un día, por lo que si quieres que prosperen, debes dejarlas en libertad. Espera a que sus alas estén secas y pon un dedo para que se posen sobre él, llévalas a una flor y deja que comiencen su vida, sin ti.

Las mariposas son seres delicados que requieren cuidados específicos. Si no quieres dejarlas en libertad, deberás construir un terrario de cristal gigante para que tengan suficiente espacio para volar y desarrollarse. ¿Te animas a las cría de mariposas?