Consejos para socializar a tu mascota

Mirada de gato

Decidimos tener una mascota con la esperanza de llenar de alegría nuestra casa. Pero es necesario tener cuidado, porque la fidelidad de los animales no debe transformarse en posesión. Por ello, socializar a tu mascota es condición fundamental para una convivencia sana.

Perros y gatos tienen su origen en lobos y felinos. Para estos animales, adueñarse de un territorio y de la comida disponible alrededor es garantía de supervivencia para sí mismo y su manada. Por eso, un porcentaje de agresividad es vital para tu mascota. Y el proceso de socialización no debe eliminar completamente dicho instinto.

Es importante contar con ayuda profesional de un veterinario y de un adiestrador para la socialización de perros con dificultades para ello.

¿Qué es el proceso de socialización?

Igual que los humanos, los animales también necesitan aprender a vivir en sociedad.

Socializar a tu mascota es un proceso que no ocurre de la noche para el día. Las prácticas de socialización enseñan a un animal a relacionarse de forma más amena con humanos y otros animales. Se reduce considerablemente la probabilidad de una conducta agresiva.

El proceso también incluye la pérdida parcial de la sensibilidad a los estímulos diversos del ambiente externo.

¿Por qué socializar a tu mascota?

El proceso de socialización protege a la mascota, al dueño, y a todos los demás. Entre otras cosas, porque un animal puede reaccionar violentamente en contra personas y otros animales que invadan su territorio.

Es un mito que algunas razas están condenadas a ser agresivas mientras otras jamás son violentas. Todo animal posee su instinto de auto preservación. Cuando se sienten amenazados, pueden reaccionar de forma inesperada.

Cada animal reacciona de manera diferente de acuerdo con el contexto. No hay una raza violenta por naturaleza. Lo que sí hay es un animal sometido a conductas violentas, o que no fue correctamente socializado.

Por eso, la mejor forma de proteger a tu mascota es educarla para un comportamiento socialmente aceptable.

Regla general: socializar desde la primera etapa de vida

Es muy importante empezar la socialización en la primera etapa de la vida de tu mascota. Igual que los bebes humanos, los cachorros son como esponjas. Absorben más fácilmente los aprendizajes ofrecidos.

Los cachorros todavía no poseen malos hábitos y es más fácil moldear su carácter.

El periodo óptimo para empezar a socializar tu mascota es entre las 4 y las 20 semanas de vida. Es en este momento cuando el animal crea sus primeras habilidades de convivencia con el medio externo.

Los estímulos sociales deben ser propuestos gradualmente. Empezaremos presentando al cachorro a otras personas y a otros animales en nuestro entorno. También funciona invitar a amigos y familiares para que traigan sus mascotas a casa. Así, nuestro cachorro entenderá que debe compartir amigablemente su territorio.

Tras completar las primeras vacunas, incorporaremos paseos a ambientes diversos. Comenzaremos por diversificar los caminos en los paseos recurrentes. Ve por calles diferentes, con un vecindario distinto y otros animales. Si posible, llevaremos a nuestra mascota a conocer el bosque, la playa, lugares diferentes de la gran ciudad a que está acostumbrado.

Socializando a un perro adulto

No siempre es posible socializar a tu mascota desde la primera etapa de su vida. En caso de querer introducir un nuevo integrante a la familia, o de haber adoptado un animal adulto, es importante aprender a socializarlos.

Empezar a socializar a un perro adulto es mucho más difícil que a un cachorro. Principalmente porque el animal puede haber desarrollado malos hábitos y ser muy posesivo con su territorio.

Socializando a un gato adulto

Los felinos son extremadamente territoriales. Por eso, los amigos felinos merecen una atención especial al momento de socializarse.

El primer paso es no creer que los gatos no necesitan socializarse porque ya son independientes. Los felinos también presentan comportamientos agresivos por posesividad sobre su territorio y su amo.

Consejos prácticos para socializar a un gato adulto

No obligar

Los gatos son más reservados que los perros. Por eso, el proceso de interacción con personas y otros animales es más lento y gradual.

Es necesario tener paciencia y no obligar el gato a realizar actos contra su voluntad.

Juegos físicos y mentales

No es muy común llevar un gato a pasear o ejercitarse en la calle. Podría ocasionarle terror. Pero también es necesario y posible ofrecer una vida activa a un felino doméstico.

Podemos ofrecer juegos para desarrollar física y mentalmente al gato. Aprovecha que los felinos son muy inteligentes.

Presentar a otros gatos

Empezaremos por traer un gato de confianza a casa. Pero solamente por 1 o 2 horas. Y no obligaremos a que los dos felinos interactúen directamente. Con el tiempo, ellos mismos tendrán curiosidad de hacerlo.

Fuente de la imagen principal: whiz-ka