6 consejos para preparar a tu perro para la llegada de un bebé

Yamila · 23 mayo, 2017

En muchos hogares las mascotas son tratadas como si fuesen personas. Miles de parejas consideran a su peludo como un hijo. Entonces, ¿cómo preparar al perro para la llegada de un bebé? En este artículo te damos algunos consejos que te pueden ayudar.

Cambios para todos: la llegada de un bebé

Los padres saben que desde antes del nacimiento del niño ya toda la familia está revolucionada. Esto puede modificar la conducta de las mascotas, sobre todo si se sienten desplazados y dejan de ser el centro de atención del hogar.

Esto no tendría que generar ningún trastorno en el animal que requiera ser dado en adopción (como muchas parejas hacen). Por lo tanto, para ir preparando al perro para la llegada de un bebé, presta atención a estos consejos:

1. No alterar su rutina

Es cierto que un bebé recién nacido en casa cambia todos los esquemas y horarios. Sin embargo, el perro debería seguir comiendo, paseando y durmiendo a la misma hora de siempre. Puedes variarlo un poco, pero no es bueno que haya cambios demasiado bruscos. Si por ejemplo se lo saca al parque a las 8 de la mañana, no podemos modificarlo y llevarlo por las tardes.

2. Que se familiarice con los sonidos y olores

Aunque parezca extraño, los perros no conocen cómo “suena” un bebé. Puedes ponerle alguna grabación o vídeo de llantos, risas y balbuceos para que cuando los haga el pequeño real no se sienta desorientado.

En cuanto a los aromas, también debemos saber que los canes no saben cuáles son los específicos de un recién nacido. Sería bueno que le permitamos olfatear la colonia, las cremas y todos los elementos que se usarán con el niño.

3. Conocer los objetos del bebé

Los animales son bastante curiosos y apenas llega algo nuevo a casa lo quieren olfatear. Si al traer la cuna, el cambiador, la ropa, etc., no le permitimos que los huela, quizás se piense que se ha comportado mal o hasta puede intentar robar alguna cosa como “castigo” por no dejarles formar parte.

Es importante también que si los padres están arreglando una habitación para el bebé, sepa que no puede ingresar a ella. Aunque el niño no haya nacido todavía, con anticipación ya debe reconocer la prohibición.

4. Darle la misma atención

Si hasta el momento el peludo era el centro de la casa, no podemos de un día para el otro retirar ese honor. Los perros se dan cuenta cuando no les prestamos más atención. No olvides acariciarleo jugar con él y hablarle. Son sólo 5 minutos al día. Se puede aprovechar cuando el bebé duerme.

5. Presentar al niño

Cuando llegan del hospital, lo primero que deben hacer es saludar a la mascota como si nada hubiese cambiado. Luego, de forma progresiva y para evitar que ninguno se asuste, tendrán que presentarle al bebé. Acércalo poco a poco y deja que lo olfatee. Esto no será malo para el niño (igualmente puedes consultar con el pediatra).

6. Poner límites

La llegada del “hermanito humano” no es excusa para que el perro haga lo que quiera. Si no quieres que entre a la habitación del bebé cuando está durmiendo o no quieres que haga ruido o ladre, tendrás que ser muy firme en tus órdenes. Recuerda que si hasta el momento el animal cumplía, ahora también debería hacerlo. Trata de no confundirlo con tus retos o gritos, si no el pobre va a pensar que se lo está rechazando de la manada (familia) por la aparición de un nuevo miembro.

Una vez que pasen los tres primeros meses del bebé, ya podrá tener más contacto con el perro. Incluso se convertirán en compañeros de aventuras y se seguirán a todos lados. No tengas miedo de que estén juntos o que jueguen… aprovecha que tendrás una niñera más en casa.