Consejos para tu acuario en verano

Francisco María García 17 mayo, 2018
La temperatura, la incidencia de luz, la proliferación de algas y el nivel de oxígeno son factores claves para mantener la pecera en el periodo estival

El mantenimiento del acuario en verano requiere especial atención para conservar las condiciones óptimas de la vida acuática. A pesar de toda la buena energía de esta estación, el aumento de las temperaturas conlleva riesgos para nuestras peceras.

Hay muchos buenos hábitos para mantener nuestro acuario en verano. Además de combatir el calor, debemos controlar los niveles de luz y de oxígeno.

Tips para mantener tu acuario en verano

La llegada del verano invita a hacer muchas actividades recreativas al aire libre para compartir buenos momentos con quienes amamos. Hay que tener en cuenta que esta estación también nos hace enfrentar desafíos para conservar la buena salud de nuestros peces.

A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber para cuidar de tu acuario en verano.

Mantener estable la temperatura del acuario en verano

La necesidad de combatir el calor puede parecer evidente, pero resulta una misión difícil en la manutención del acuario en verano. Si no contamos con un método de refrigeración, las altas temperaturas pueden sobrecalentar el agua y amenazar la vida de los peces.

Por lo general, las temperaturas consideradas óptimas para el desarrollo de la vida acuática en un acuario quedan entre los 23ºC y 27ºC. No obstante, existen peces que pueden adaptarse mejor a temperaturas más bajas e incluso experimentar un tipo de hibernación. Por ello, es importante conocer nuestras especies y sus necesidades específicas.

El problema es que no tenemos muchas ofertas de sistemas de refrigeración pensadas especialmente para peceras. Esto resulta algo extraño teniendo en cuenta que abundan las opciones disponibles para mantener el calor; la mayoría de los criadores termina optando por métodos más caseros para combatir el calor en su acuario.

temperatura del acuario

Algunas personas utilizan un simple ventilador para ayudar a ‘enfriar’ la temperatura del acuario. En este sentido, es importante garantizar que el aire que toca la superficie del agua sale despedido hacia afuera.

El sistema del ventilador evita que la masa caliente se acumule en la superficie y permite renovar aire fresco. De esta forma, se logra reducir algunos grados la temperatura en el interior del acuario.

Bajo ningún concepto debemos utilizar métodos peligrosos, como agregar hielo al agua o cambiar el agua con demasiada frecuencia. Estos cambios repentinos pueden ocasionar un shock y resultar letales para los peces.

Controlar la incidencia de luz en la pecera

La incidencia de luz en el acuario suele aumentar la temperatura del agua y dificultar el combate contra el calor. Por ello, es importante disminuir la cantidad de horas de luz que aportamos diariamente a la pecera. Lo recomendable es respetar un máximo de cinco horas diarias de incidencia solar, para garantizar una temperatura óptima.

Otro truco eficaz es girar suavemente el foco de la luz para evitar que incida tan intensamente en el acuario. Hay que tener cuidado si tenemos plantas en el acuario, ya que estas suelen requerir una buena luminosidad para sobrevivir.

Evitar la proliferación de algas

El aumento de la temperatura y la elevada incidencia de luz solar favorecen la proliferación de algas y numerosos microorganismos. Y esta es otra buena razón para prestar mucha atención en la iluminación artificial del acuario durante el verano.

Algas en el acuario

Hay que recordar la importancia de pensar bien en la localización que elegimos para nuestro acuario. No debemos ubicarlo en una habitación donde los rayos solares incidan directamente en las horas más calurosas (entre 11:00 y 16:00). Tampoco se recomienda dejarlo a la intemperie, expuesto a vientos o lluvias.

Por otro lado, algunos criadores optan por hacer un control biológico añadiendo un depredador natural de algas en el acuario. La mayoría opta por el ‘caracol nerita’, pero hay que tener cuidado con sus hábitos glotones para evitar un desequilibrio en el ecosistema.

Garantizar el nivel de oxigeno disponible

Cuando la temperatura aumenta, el fenómeno de la evaporación hace que la cantidad de gases disueltos en el agua disminuya. Por ello, cuanto más altas las temperaturas, menor será la cantidad de oxígeno disponible en el acuario.

Si no garantizamos un intercambio efectivo de aire entre el interior y el exterior, ponemos en riesgo la supervivencia de nuestros peces; se recomienda instalar una bomba de aire que actúa como fuente de oxígeno para preservar tu acuario en verano.

Te puede gustar