Consejos para socializar a un perro con miedo y estrés

Aitana Bellido · 14 marzo, 2018
Es primordial ser comprensivos con la mascota, pues que esté traumatizada es algo ajeno a su voluntad; como dueños, seremos los más indicados para determinar que hay símbolos que revelan el malestar del can y, a partir de ahí, hemos de ayudarle a evitar o afrontar la situación

Puede que tu perro acabe de tener una mala experiencia que haya afectado a su carácter o a su calidad de vida y te estés preguntando qué hacer para que mejore. Lo importante en estas situaciones es mantener la calma y no culpabilizar al animal, y es que hay que empatizar y entender qué le pasa a un perro con miedo.

También puede darse el caso de que acabes de adoptar a un perro que ha sufrido malos tratos o un abandono, y quieras hacer que se relaje y disfrute de su nuevo entorno. De cualquier manera, estos consejos quizá mejoren tu relación con él.

El comportamiento de un perro con miedo

Existen diversos signos que pueden alertar al dueño de que su perro puede estar pasando por un mal momento. El miedo es una respuesta del sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso que controla las acciones involuntarias, y este tipo de comportamientos son completamente normales en cualquier animal, incluidos nosotros.

  • En aquellas situaciones que puedan provocar miedo o estrés a tu perro es probable que experimente temblores, encogimiento de la cola, pérdida de energía y comportamientos poco usuales que te hagan sospechar que quiere salir de la casa. 
  • En situaciones de pánico el perro correrá para ponerse a salvo y podrá desarrollar comportamientos autodestructivos.
  • En casos extremos, se da una reacción por parte del sistema nervioso simpático, que forma parte del sistema nervioso autónomo que mencionábamos antes. La diarrea o la incontinencia urinaria suelen ser las señales externas más típicas.
Perro con estrés: qué hacer

Huelga decir que, cuando empieces a notar estos cambios en el comportamiento de tu perro, intentes alejarle de la fuente de su miedo o ansiedad, e intenta acariciarle o darle algún juguete que le ayude a calmarse.

Si detectas la presencia de uno de los signos más graves, puede que necesites ir a la consulta de tu veterinario para que le recete un medicamento contra la ansiedad.

Cómo puedes ayudar a tu perro en casa

Cada mente, independientemente de la especie de que se trate, es un mundo, lo que implica que las necesidades emocionales de cada uno varían enormemente. Tu perro puede estar experimentando miedo o estrés por una gama amplísima de causas, por lo que los métodos que pueden calmarlo son igual de vastos.

Música para perros con miedo

Con este listado buscamos proporcionarte algunos métodos fáciles que pueden ayudarte a descubrir qué es lo que tu mascota necesita para sentirse tranquila y segura.

  • Lo creas o no, los perros responden a la música, e incluso existen diversas piezas exclusivamente diseñadas para los animales. Este método puede resultar especialmente eficaz si tu perro sufre ansiedad por separación, ya que puedes dejar las canciones puestas mientras tú no estás en casa.
  • Aromaterapia y aceites esenciales. En el mercado existen una serie de sprays y de bálsamos que cuentan con las propiedades de los aceites esenciales para calmar a los animales. Utiliza estos productos restregando la solución por su espalda y céntrate en zonas a las que no pueda llegar para que no se rasque.
  • El contacto físico calma tanto a animales como personas. Siéntate cerca de tu perro, ponlo en tu regazo o acaríciale como más le guste. A los perros no les gusta que les abracen, pero nunca dirán que no a las caricias de su dueño.
  • Hacer ejercicio puede ayudar a tu mascota a liberar tensiones y a dormir mejor por las noches. Si has notado que tiene pesadillas o que duerme mal, aumenta la duración y la intensidad de sus ejercicios diarios para que duerma profundamente por las noches.
  • A veces, llevar a un animal a una habitación aislada puede ayudarles a recuperar su espacio y a calmarse. Esta opción funciona con perros que no llevan bien conocer a nuevas personas o estar en espacios demasiado abarrotados.