Consejos para no cometer errores al elegir un perro

Alba Muñiz · 30 octubre, 2015

Cuando te propones elegir un perro para incorporarlo a tu familia, más allá del impulso o el amor a primera vista que te provoque un animalito, debes tener en cuenta una serie de factores de distinta índole.

Responsabilidades a la hora de elegir un perro

Lo primero que debes considerar es que cuando eliges un perro, estás adquiriendo un compromiso que puede durar, en promedio, entre 15 y 20 años.

También debes tener en cuenta que si te haces responsable de un perro no es a medias. Por eso no deberían admitirse ni devoluciones y mucho menos abandonos.

Entonces, es muy  importante que, antes de que un peludo ingrese a tu vida, analices de forma detallada qué tipo de perro es el que mejor puede encajar con tu estilo y condiciones de vida.

También, deberás hacerte la siguiente pregunta: ¿cómo puedo responder a las distintas necesidades del animal?

Ten en cuenta tu estilo de vida

perro sofa

Tanto si vives solo como con tu grupo familiar, debes pensar cuánto tiempo puedes dedicar a los paseos de la futura mascota o cuántas horas el animal tendría que quedarse solo en la casa.

Además, recuerda que deberás tener tiempo para:

  • Socializarlo y educarlo
  • Llevarlo al veterinario
  • Bañarle
  • Peinarlo
  • Comprar su alimento
  • Proveerle a diario de agua y comida
  • Estimularle con juegos
  • Mantener limpio y confortable el espacio destinado para su descanso

Antes de escoger un perro, analiza de forma responsable qué tipo de animal es el que mejor puede encajar con tu estilo y condiciones de vida.

Considera los gastos que genera tener un perro

Una mascota implica gastos fijos y variables que pueden ser distintos –por ejemplo- de acuerdo a su tamaño y condiciones de salud.

En un presupuesto inicial, no puedes dejar de incluir:

  • Alimento de calidad, adecuado al tamaño, raza y edad del animal
  • Controles periódicos con el veterinario
  • Vacunas
  • Desparasitación
  • Accesorios indispensables

Calcula el espacio disponible para incorporar un nuevo habitante a tu hogar

Un tema importante es si tu casa es lo suficientemente grande para que estén cómodos tú, el resto de tu familia y tu mascota.

En esta cuestión, no es solo determinante el tamaño del perro, sino su personalidad y la energía que requiera gastar. Es necesario saber, entonces, si se trata de un animal nervioso, o más bien tranquilo, si ladra por cualquier cosa o solo cuando es importante.

Tampoco debes olvidar en este análisis a los vecinos, sobre todo si vives en un apartamento y tu futura mascota puede llegar a ser muy ruidosa.

Vacaciones y festividades

Aunque suelen ser temas que no surgen en el momento de elegir un perro, sería un error no considerar:

  • Que deberás prestarle especial atención durante las celebraciones que incluyan fuegos de artificio y petardos, ya que los perros son muy sensibles a este tipo de ruidos.
  • Cómo vas a manejarte con tu mascota a la hora de irte de vacaciones. ¿Puede quedar al cuidado de familiares? ¿Estás en condiciones de pagarle una pensión canina para dejarla allí mientras tú te vas? ¿La llevarás contigo? En este último caso, ten presente que el transporte público tiene determinadas reglas al respecto que podrían no adaptarse a tus necesidades.

Otros temas a tener en cuenta para evitar errores al elegir un perro

Antes de decidirte por una mascota, presta también atención a estas cuestiones:

  • No lo escojas porque es una raza de moda. Las modas pasan y los animales quedan.
  • No te guíes solo por cuestiones estéticas. Que el animal sea bonito no implica que el resto de sus características sean las adecuadas para las condiciones de vida que puedes ofrecerle.
  • No desestimes la adopción. Los perros abandonados necesitan una segunda oportunidad y son tan bellos, nobles y buenos como aquellos que tienes que comprar.

Elige con la razón y con el corazón

perro persona

Por eso, piensa bien todas estas cuestiones. Así, evitarás desilusionarte y darte cuenta tarde de que el perro que escogiste por impulso resultó no ser el que querías.

Recuerda que el animal no tiene la culpa de tus errores.

Entonces, además de elegir con el corazón y el instinto, asesórate sobre las características del can que quieres incorporar a tu vida. Seguramente, con tiempo y paciencia, encontrarás al peludo indicado para ti.

Imagen cortesía de Scott Kinmartin.