Consejos para ahorrar con tu perro 

Alba Muñiz · 6 noviembre, 2015

En momentos en que la crisis económica nos obliga a ajustar gastos, las mascotas de la casa no quedan exentas del recorte presupuestario. Pero a la hora de ahorrar con tu perro, los gastos de salud y de alimentación no deberían verse afectados.

Cuida su salud y su alimentación

perro comiendo

Un perro que consume alimentos de calidad y está vacunado y desparasitado según indicaciones veterinarias, será un animal sano y fuerte que podrá defenderse mejor de posibles enfermedades.

Y esto, además de evitarte preocupaciones y sufrimientos, implicará un gran ahorro de dinero en costosos y largos tratamientos.

De todas formas, puedes encontrar maneras de economizar en estos dos rubros sin afectar a tu peludo.

A la hora de ahorrar con tu perro, los gastos de salud y de alimentación no deberían verse afectados.

Compra alimentos en cantidad para no disminuir la calidad

A la hora de alimentar a tu perro, asegúrate de que le estás proporcionando el pienso adecuado de acuerdo a su tamaño, raza y edad. Consulta con el veterinario ante cualquier duda al respecto. Entonces:

Elige la marca que tenga mejor relación entre calidad y precio.

Prefiere bolsas grandes de alimentos o adquiere estos productos al por mayor, organizándote para la compra con amigos o familiares. Solo recuerda guardarlo bien en un lugar fresco y seco.

No te quedes con el primer precio que te pidan. Averigua en distintos locales porque las diferencias entre unos y otros pueden ser bastante sustanciosas.

Suplanta los premios o golosinas comprados por opciones sabrosas y caseras que autorice el veterinario.

Si prefieres darle comida hecha en casa a tu perro, elige también comprar en cantidad para ahorrar y no disminuir la calidad de los alimentos. Recuerda que si le cocinas a tu mascota debes tener mucho cuidado en ofrecerle una dieta equilibrada.

Opciones para economizar en gastos veterinarios

Un perro vacunado, desparasitado –tanto interna como externamente- y que es controlado periódicamente por un profesional, seguramente será un animal que no presente grandes inconvenientes de salud a lo largo de su vida. Y eso, además de darte tranquilidad, te ahorrará unos cuantos dinerillos.

Para tratar de hacer un poco de economía en este ítem, puedes recurrir a las llamadas tarifas planas que ofrecen distintas veterinarias.

Otra opción es recurrir a hospitales veterinarios universitarios de carácter público y vacunarlo y castrarlo en organizaciones protectoras que realizan esta tarea a precios módicos.

Incluso, pon atención, porque periódicamente se realizan campañas de vacunación y de esterilización gratuitas.

Los mejores trucos para ahorrar con tu perro

perro baño

Aquí te mostramos tareas diarias en las que decididamente puedes ahorrar con tu perro, como por ejemplo en la higiene, ropa y accesorios. Por ejemplo:

Báñalo tú mismo. Solo tienes que comprar el champú adecuado.

Córtale el pelo y las uñas, si es necesario, con extremo cuidado. Consulta al veterinario si tienes dudas de cómo hacerlo.

Diseña sus juguetes. Presta atención para no utilizar elementos tóxicos o que se rompan fácilmente y puedan ser ingeridos por el animal.

Hazle tu mismo su ropa de invierno o para lluvia. O adapta alguna ropa tuya que pueda servirle.

Ármale una cama con objetos y materiales que tengas a disposición en tu hogar. Por ejemplo, con cojines que ya no uses.

Recuerda que a los perros no les interesa estar a la moda o verse bonitos con accesorios diversos. Esos son temas humanos. Así que si vas a gastar dinero en tu peludo, mejor hazlo en alimento adecuado o en vacunas.

Entrenamiento y paseos

Salvo que tu can sea algo complicado, edúcalo tú mismo en reglas básicas de obediencia, utilizando siempre el refuerzo positivo.

También, encárgate de sus paseos o túrnate para estos menesteres con otros miembros de la familia.

Además de ahorrarte el dinero del entrenador y del paseador, pasarás más tiempo con tu mascota, harás algo de ejercicio y te quitarás un poco del estrés cotidiano.

No ahorres en caricias

Algo en lo que nunca tienes que ahorrar es en demostrarle a tu peludo cuánto lo quieres. Las caricias y las palabras de afecto jamás están de más y, por suerte, no cuestan dinero.

Si la mala situación económica te está haciendo dudar de tu decisión de tener un perro, elige la adopción en vez de comprar un oneroso perro de raza.

Darle un nuevo hogar a un perrito abandonado será también una forma de contribuir a que las mascotas sufran un poco menos los avatares económicos que crean los humanos.