Conoce las 10 actividades preferidas de los perros

Francisco María García · 29 noviembre, 2015

¿Qué cosas les gusta hacer a nuestras mascotas? ¿Realmente disfrutan con las actividades que nosotros programamos para ellos pensando que les va a entusiasmar? ¿O ellos prefieren realizar otro tipo de cosas? A continuación podemos enumerar las diez actividades preferidas de los perros:

¡A correr!

1.  Correr detrás de objetos

Autor: Jose Ramón Torre López
Autor: Jose Ramón Torre López

Les encanta correr tras objetos que se mueven muy rápido, ya sean pelotas de goma, piedras o palos. Les entusiasma. La mayoría de las veces no saben bien cuál es el objeto que persiguen, pero en realidad les da igual, lo que les gusta es interactuar con el movimiento del objeto en cuestión, y correr para perseguirlo.

El problema viene… cuando un amigo canino también corre a la vez y él es quien se hace con el trofeo al final de la carrera.

Morder, excavar, comer…

2.  Morder, morder y morder

La boca y los dientes de nuestros amigos están creados para masticar. Especialmente, cuando son cachorros, es preciso tener esto en cuenta. Los pequeños dientes suelen dolerles cuando los están desarrollando, y tienen la necesidad de morder algo, lo que sea.

Es preferible que tengan cerca algún objeto que hayamos destinado a sus mordiscos, porque, si no es así, alguna zapatilla cercana acabará destrozada.

3. Cavar y esconder cosas en la tierra

Todos hemos visto más de una vez a algún perro excavando con las patas para hacer un agujero en la tierra. La finalidad puede ser muy diversa, desde adecuarse con cómodo colchón si no hay otro sitio mejor donde tumbarse, o bien buscar el frescor de la tierra húmeda si tienen calor, y también buscar una “despensa” improvisada para algún alimento que no les apetece comer en ese momento.

Cuando veamos a nuestra mascota caminar en círculo… lo más probable es que esté buscando un lugar donde tumbarse.

4. Comer es otra de sus actividades favoritas

Cualquier cosa a cualquier hora, y en grandes cantidades. Un dato curioso es el que hace referencia a que, en época de calor, prefieren comer cosas congeladas, eso les refresca.

Durmiendo mucho y con ganas de trabajar y aprender…

5. Dormir

Dormir es otra de las actividades favoritas de nuestras mascotas. Se calcula que necesitan dormir más de 16 horas diarias para estar plenamente saludables. Naturalmente, son capaces de dormirlas en multitud de pequeños tramos.

6. Estar activos

En contra de lo que sucede con muchos humanos, a los perros les encanta trabajar, realizar tareas y labores. Disfrutan enormemente con ello. Si podemos encomendarles pequeñas tareas cada día, ellos serán muy felices.

7. Aprender

Aprender es otra de sus actividades favoritas. Tienen una enorme capacidad para aprender cosas nuevas cada día, y pueden mostrarse muy agradecidos cuando les enseñamos algo que no conocían.

8. Conocer lugares nuevos

¿Crees que a tu perro le encanta ir siempre al mismo sitio? Alguna vez hemos observado que se muestran inquietos si variamos, por ejemplo, el itinerario de su paseo, y podemos llegar a la conclusión de que no les gusta cambiar. Pero nos equivocamos. Al igual que a nosotros, a ellos también les gusta variar la rutina de vez en cuando, y conocer lugares nuevos para pasear, un parque diferente, un nuevo sitio donde hacer sus “amistades”.

9. Disfrutar con un buen revolcón en tierra fresca

viajar al extranjero con tu perro

Oler mal es otra de sus aficiones preferidas, aunque nos pese a sus dueños. A los perros les encanta revolcarse en las cosas más asquerosas que encuentren en la calle, sea basura, excrementos, etc.

Esto tiene su explicación, más allá de una mera afición un poco desagradable. Ellos utilizan, de forma instintiva, esos olores tan fuertes, a modo de camuflaje, para disimular su olor propio y de esa forma pasar desapercibido en el caso de encontrarse con otros animales, y otros humanos. Es una especie de mecanismo de autodefensa.

Nos extrañan, nos echan de menos…

10. Robar nuestros objetos

No se trata de que lo hagan para apropiarse de lo que no es suyo, sino que, sobre todo cuando se encuentran solos, por un lado se aburren y por otro nos echan muchísimo de menos. En esos momentos coger “prestado” algún objeto que les recuerde a su dueño sirve para paliar ambas necesidades: su aburrimiento y recordar con el olor del objeto el que tiene su dueño.

Imagen cortesía de Jan Truter.