Conoce al vizsla, un sabueso gigante

Yamila · 15 agosto, 2018
Este can de gran olfato fue creado por agricultores de las tribus de la actual Hungría para cazar conejos y aves acuáticas; es de complexión atlética y un ideal compañero para salir a correr

También llamado braco húngaro, es un perro de caza de tamaño mediano a grande muy activo y musculoso. En este artículo te contaremos todo sobre el vizsla, un sabueso de excelente olfato cuyo origen se remonta al siglo X.

Historia del vizsla

Los antepasados de esta raza –entre ellas el sabueso de Panonia– eran perros cazadores de las tribus de la actual Hungría, precisamente de los alrededores del río Danubio. Los agricultores locales dieron origen a un can de mucho olfato para poder cazar aves acuáticas y conejos, y que se pudiera adaptar al clima de la región.

En el siglo XIX se empieza a cruzar con otras razas, como el braco alemán y el pointer, lo que da como resultado el vizsla que conocemos hoy, raza que ha sido reconocida por la FCI (Federación Cinológica Internacional) en 1924. Si bien estuvo a punto de extinguirse entre las guerras mundiales, gracias a la exportación a Estados Unidos en 1950 la raza pudo salir adelante poco a poco.

Características del vizsla

Al ser un perro de cacería, no es extraño que se trate de un animal robusto, fuerte, ágil y que puede correr a gran velocidad. Tiene una complexión atlética y sus músculos están bien definidos.

En cuanto a su físico, podemos destacar que el vizsla es elegante, su cuerpo es más largo que alto y la espalda es firme y recta. Presenta pecho profundo y ancho, y una curva levemente pronunciada a la altura del vientre. La cola es de inserción baja y gruesa en la base. No tiene las patas muy largas, pero están bien desarrolladas y cuenta con dedos fuertes y arqueados.

Vizsla: comportamiento

La cabeza del vizsla es ancha, al igual que la nariz y el hocico. Sus ojos son almendrados o amarillentos y las orejas caen a los costados para llegar hasta la línea de las mejillas.

La altura en un ejemplar adulto macho oscila entre los 58 y los 64 centímetros y el peso desde 20 hasta 27 kilos. Las hembras son un poco más bajas (no más de 60 centímetros) y delgadas (hasta 25 kilos).

El pelaje de esta raza se caracteriza por ser de un mismo color: marrón. El pelo es corto, duro y tupido.

Comportamiento del vizsla

El vizsla es un perro que forma un vínculo muy fuerte con sus dueños y suele perseguirles de aquí para allá. Además, se trata de una raza inteligente, curiosa y muy dinámica.

Al tratarse de un gran cazador, cuando sale de paseo o está en el jardín se pasará horas buscando o señalando pequeños animales, como roedores y aves. Le encanta el agua y disfruta de nadar tanto en el río como en el mar… ¡Es ideal para llevarle de vacaciones!

Otra característica sobresaliente del vizsla es que casi no ladra. Para evitar que se aburra o se vuelva destructivo es fundamental cumplir con una ‘cuota’ de ejercicio cada día; no es una mascota adecuada para personas sedentarias o que viven en pisos pequeños.

Es mejor adoptar un viszla si tenemos espacio en casa, un parque cerca o nos gusta estar al aire libre. Incluso es aconsejado para aquellos que realizan mucho ejercicio porque puede ser una excelente compañía.

Vizsla: características

Tiene un temperamento más que amigable, aunque puede convertirse en un protector acérrimo de su territorio. Es muy importante que socialice desde cachorro para poder llevarse bien con otras mascotas. Y algo más a tener en cuenta: no tolera los gritos. Es preferible enseñarle con un adiestramiento positivo.

Salud y cuidados del vizsla

Se trata de una raza bastante saludable, por lo cual no se enfermará demasiado. Sí puede presentar algunas patologías hereditarias, como displasia de cadera, alergias dérmicas, distrofia progresiva de retina, hemofilia A, osteopatía craneomandibular o epilepsia.

En lo que se refiere a sus cuidados diarios, solo es necesario el ejercicio. Los baños y los cepillados ocasionales serán suficiente, ya que no pierde pelo ni desprende demasiado olor.