Comportamiento de las perras en celo

Yamila 21 diciembre, 2017
El celo de las perras se presenta, habitualmente, un par de veces al año, y puede que no sea fácil detectarlo, pues aunque a nivel biológico pueden haber varias señales que lo delaten, también hemos de percibir una serie de cambios en su comportamiento

El ciclo sexual y reproductivo de los perros es diferente al de los seres humanos y al de otras especies de mamíferos. Por eso, es muy importante conocer ciertas características y comportamiento de las perras en celo, situación que se produce una o dos veces al año.

El celo en las perras

La capacidad de procrear se manifiesta de diversas maneras según la especie animal. En el caso de los canes, la perra madura sexualmente según su tamaño y raza. De esta manera, las hembras pequeñas tienen su primer celo entre los 6 y los 12 meses; las medianas y grandes entre los 7 y los 13 meses y las gigantes entre los 16 meses y los dos años.

Cuando una perra entra en celo quiere decir que ya es receptiva a nivel sexual, pero esto no significa que esté preparada para gestar. Los veterinarios recomiendan evitar que quede preñada la primera vez que su cuerpo ‘lo permite’, ya que todavía es joven y esto puede generar problemas tanto para la madre como para los cachorros.

En términos generales, el celo de las perras se produce dos veces al año –aproximadamente cada seis meses– pero puede variar según la edad del animal, su estado de salud o la raza. Algunas hembras solo presentan un celo al año.

Durante los días que dura el celo, seguro te darás cuenta de que muchos perros machos se ‘agolpan’ en la puerta de tu casa o aparecen por todos lados cuando llevas a dar un paseo a tu mascota. Están guiados por el instinto, y también por las feromonas que lanza la perra a través del olor y de la orina.

Por eso, los machos se vuelven tan ‘pesados’ cuando hay cerca una perra en celo… La persiguen e intentan montarla por todos los medios. Algunos perros pueden incluso escaparse de casa cuando sienten a lo lejos una hembra en período fértil.

¿Cómo es el comportamiento de las perras en celo?

Aunque cada animal puede comportarse de diferente manera en esta etapa, lo cierto es que existen ciertos signos físicos y de comportamiento que nos indican que se acerca el celo o que ya lo está atravesando.

A nivel biológico las señales más claras son la hinchazón de los pezones y de la vulva y las pérdidas de sangre. Estas últimas a veces no son fáciles de detectar, ya que hay perras que se mantienen muy limpias todo el tiempo.

comportamiento-perra-celo
Fuente: www.animalpolitico.com

En lo relativo al comportamiento de una perra cuando está en celo, todo dependerá de la fase del ciclo en la que se encuentre:

1. Proestro

En esta etapa la hembra aún no es fértil, aunque esté empezando a ovular y sangrar, mientras deja pequeñas gotas rojizas por donde quiera que vaya. En este sentido, se pueden comprar compresas especiales para perras para evitar las manchas.

Así, la perra se mostrará más ansiosa por salir de casa. Entonces, podrá experimentar conductas sexuales parecidas a la monta con otros animales o con personas, aunque no aceptará que los machos la monten.

2. Estro

Cuando deja de sangrar comienza la etapa fértil, la cual tiene una duración que va entre los 3 y 17 días, y en este periodo la perra sí es receptiva para la monta. El carácter suele cambiar en varios aspectos: quizás esté más cariñosa o más dispuesta a los paseos en la calle; tal vez experimente intranquilidad o incluso se puede volver más agresiva.

3. Diestro

Puede durar entre 60 y 100 días, y ello dependerá de algo muy importante: si ha habido o no fecundación. En el primer caso se producirá la gestación de la cría, luego el parto y la lactancia. En el segundo, la perra rechazará la monta, comerá mucho, y estabilizará su carácter y comportamiento.

Es necesario prestar atención a la etapa de diestro, ya que algunas hembras presentan embarazo psicológico debido a una alta producción hormonal. Incluso pueden confundir a sus dueños creyendo que está preñada.

4. Anestro

Es el período de inactividad sexual que comienza después del parto en hembras preñadas; o tras el diestro en las que no han sido fecundadas, y no mostrarán señales evidentes del cambio de una etapa a otra- El anestro dura unos 120 días aproximadamente y permite al animal descansar y recuperarse para el siguiente periodo fértil.

Te puede gustar