Embarazo psicológico en perras, ¡descubre más sobre ese tema!

Antonia Tapia · 25 mayo, 2015

El embarazo psicológico, también llamado pseudopreñez, es común en las perras. Por lo general, ocurre entre las  6 y 12 semanas después de que la hembra atravesó su ciclo ovular y es causado por una respuesta exagerada a los cambios hormonales, que se caracteriza por niveles elevados de la hormona progesterona.

Cuando los animales atraviesan un embarazo psicológico, muchas suelen involucrarse en conductas maternas, como puede ser hacer pozos profundos o buscar cartones o telas para hacer su nido.  Una de los comportamientos más recurrentes  es que agarren un peluche y que crean que es su hijo. De esa manera, observarás que tu mascota lo llevará y lo traerá como si fuera su cachorro.

Algunas perras con embarazo psicológico llegan a producir leche. Afortunadamente, con la ayuda de la tecnología moderna, los embarazos falsos son fáciles de diagnosticar.

Síntomas de embarazo psicológico

perra embarazada

En los perros los signos clínicos de pseudopreñez o embarazo psicológico conlleven una amplia gama de síntomas que pueden ir desde lo sutil a lo extremo. En algunos casos, son tan convincentes que incluso los criadores experimentados confían en que viene una camada. Los signos incluyen cambios de comportamiento como vocalización excesiva, lloriqueos, inquietud, signos de agresión, depresión, o ansiedad, conductas maternas, problemas mamarios, vómitos y distensión abdominal. No hay una edad específica o predisposición de raza para contraer esta enfermedad, aunque algunos expertos indican que los dálmatas pueden verse afectados con mayor frecuencia.

Diagnóstico de embarazo psicológico

No es difícil de diagnosticar el falso embarazo en los perros. Primero, se realizará un examen físico completo. Las radiografías y ultrasonido se pueden utilizar para confirmar de manera concluyente la presencia o ausencia de embarazo. Recordemos que el período de gestación de un perro es solo de aproximadamente dos meses. Si han transcurrido 3 o más meses desde el final del ciclo de ovulación es muy poco probable que ella esté realmente embarazada.

Las radiografías y ultrasonidos también son útiles para descartar la posibilidad de una afección grave llamada piometra, que es una acumulación de pus en el útero causada por una infección bacteriana. La piometra puede ser potencialmente mortal y debe tratarse como una emergencia.

Tratamiento

ecografia perra

A menos que los síntomas persistan, el tratamiento suele ser innecesario.  El pronóstico general es bueno y la mayoría de los perros mejora en dos o tres semanas, incluso sin tratamiento. De lo contrario, el veterinario puede recomendar la utilización de hormonas o la ovariohisterectomía, que es la extirpación de los ovarios y el útero para prevenir nuevos episodios.

Algunos veterinarios sugieren la disminución de la ingesta de alimentos, ya que esto puede ayudar a reducir la producción de leche. Con el mismo fin, otros especialistas recomiendan limitar el acceso al agua en la noche. Un medicamento a base de furosemida también se ha utilizado para aumentar la producción de orina, lo que puede disminuir la de leche.

Por otro lado, en algunos casos también se utiliza la sedación o un tratamiento farmacológico con bromocriptina, que algunos países emplean para disminuir la producción de leche, aunque no está aprobado para su uso en los Estados Unidos o Canadá. Este fármaco suele provocar abortos en animales gestantes.

También puede considerarse el uso de otras drogas, como la testosterona y mibolerona, peropueden tener efectos secundarios significativos. Por lo general,  no se recomiendan si no es bajo  prescripción veterinaria.

Para reducir las secreciones de las glándulas mamarias, el veterinario de tu mascota aconsejará que coloques compresas frías o calientes para minimizar la estimulación que promueve la lactancia. Un collar isabelino, del tipo cono,  también puede ayudar a prevenir el comportamiento de lamer que puede estimular la lactancia. En algunos perros, la reducción de la ingesta diaria de alimentos puede ayudar a reducir la producción de leche.

Para aquellos propietarios que no están pensando en echar a su perro para que procree y no quieren que sus perras se crucen, se recomienda ovariohisterectomía para prevenir futuros episodios de comportamiento de falso embarazo.