Cómo saludar a un perro desconocido

Antonia Tapia · 15 junio, 2015

Seguramente más de una vez te has encontrado con un perro en la calle y has intentado acercarte a él y saludarlo. El primer contacto con un can puede ser no demasiado amistoso y, en algunos casos, hasta tornarse peligroso.  Es por eso por lo que en este artículo compartimos algunos tips sobre cómo debes hacer para saludar a un perro desconocido.

Algunos consejos

saludo perro

  • Hacer contacto con un perro que nunca has conocido puede ser una propuesta algo peligrosa. Recuerda que el animal, cuando te acercas, puede sentirse asustado y quizás entienda tus gestos amistosos como si fueran una amenaza. Si así lo percibiera, el perro puede llegar a ser violento. Entonces…¿cómo puedo saber que un can puede ser potencialmente hostil? La primera señal que te ayudará a determinar si un perro es amigable estará dada por su actitud y lenguaje corporal.
  • Si observas que el animal viene hacia ti abiertamente, él captará tu olor, su cola se moverá y se mantendrá alta. Pero ten cuidado: un perro desconocido siempre estará alerta de las personas que lo rodean, por lo que quizás cuando se acerque lance algún que otro ladrido. Si así sucede, lo mejor es que le hables de forma suave y amable, en voz baja, para no asustarlo.
  • Acércate al perro muy lentamente. No pongas tus manos en las rodillas, ya que esto te hará la tarea más difícil si debes escapar porque el perro decidió atacar. La clave es ser paciente. Deja que el can te siga y siempre llámalo con voz suave. Sé respetuoso de su elección y, si lo deseas, deja un poco de comida cerca del can, pero nunca la arrojes directamente hacia él.
  • Si logras que el perro te acompañe a lo largo del camino, ten mucho cuidado de no hacer gestos amenazantes.  Los caninos pueden interpretarlo como una señal de agresión y quizás piensen que estás buscando una pelea. Para no desconcertarlo, mira hacia un lado al perro y extiende tu mano hacia su dorso. Esta posición es menos amenazadora que si tienen tu mano abierta. Además, disminuyes las posibilidades de que te muerda los dedos.
  • Cuando el perro olfatee tu mano, lo más adecuado es que permanezcas quieto, inmóvil. Deja que se tome todo el tiempo que necesita para conocerte. Si notas que transmite cierta tanquilidad, acaricia su pecho o cuello.
  • Si el animal no quiere acercarte a ti, presta mucha atención a su lenguaje corporal.  Los perros siempre emiten un montón de advertencias antes de atacar. Si muestra signos de miedo o malestar, como puede ser sentirse acorralado o restringido, y no puede escapar, lo más aconsejable es dejarlo inmediatamente solo. En caso de que parezca neutral o curioso y no exhiba ninguna señal de advertencia, es posible que se dirija hacia donde te encuentres, pero nunca dejará de estar alerta mientas lo hace. En caso de que muestre sus dientes de forma amenazante, no te retires. Mantener la calma siempre es la mejor defensa.
  • Algunas de las señales de miedo o de ataque comunes a las que debes estar atento incluyen:
    • Ladrido agudo
    • Dientes al descubierto
    • Pelo erizado
    • Agacharse con los músculos tensos y con la cola en rígido, posiblemente entre las piernas

Otras señales son que el animal se encuentre de pie, con los músculos tensos y con la cola rígida, como a media asta, orejas aplanadas o que se dirija hacia ti con la cabeza baja.

¿Qué debes hacer cuándo un perro que no conoces se te acerca?

caricia perro

 

Quédate quieto y no muevas ni tus manos ni tu cuerpo. Háblale en voz baja. Espera a ver la actitud que tiene el perro. Si él es amable, agáchate y reacciona con cuidado. Siempre vigilando, para asegurarte de que su actitud sigue siendo agradable y no amenazante. Si él parece agitado de alguna manera, mantén la calma y no hagas nada para acercarte o para interactuar con él.

Si comienza a moverse en círculo a tu alrededor y consigue estar detrás de ti, trata de darte vuelta lentamente, de modo que quedes frente a él.  Pero recuerda: no muevas los brazos o las piernas.

Finalmente, nunca le des la espalda a un perro que se está moviendo hacia ti. No entres en pánico y no se te ocurra correr. Espera hasta que pare y luego apártate lentamente, alejándote de él.