Cómo saber si mi gato tiene fiebre

Yamila · 4 julio, 2018
Existen numerosas señales para averiguar si un felino tiene un proceso febril; tener la nariz reseca, comer menos, falta de aseo o una mayor agresividad son algunos de los síntomas

Los animales pueden demostrar, sin usar palabras, cuando no se sienten bien o algo les duele. Para saber si tu gato tiene fiebre, deberás prestar atención a las señales que te brinda y sobre todo a sus cambios de actitud. Te contamos más en este artículo.

¿Mi gato tiene fiebre?

Las temperatura corporal de los felinos oscila entre los 38 y los 39°C. Cuando supera esta marca, se considera que el gato tiene fiebre y eso puede deberse a una enfermedad, infección o problema de salud.

Sin necesidad de tomarle la temperatura con un termómetro, algo que puede ser complicado cuando la mascota está enferma o es muy arisca, puedes prestar atención a sus actitudes para determinar si tiene fiebre:

1. Se esconde

Es verdad que a los gatos les encanta meterse en sitios tranquilos como debajo de la cama o de la mesa, pero si tienen fiebre no querrán salir por nada del mundo (ni comida ni juguetes). En algunos casos, pueden esconderse en sitios donde después es difícil que salgan sin ayuda y no querrán estar en contacto con personas u otros animales.

2. Cambios en la vocalización

Los gatos son muy ‘ruidosos’ en el sentido de que usan diferentes tonos para expresarse. Algunos pueden volverse completamente silenciosos y tranquilos cuando tienen fiebre, pero otros pasan horas maullando y gritando sin pausa. En cualquiera de los dos casos es un alerta para el dueño.

3. Tiene la nariz reseca

Esto también puede darnos una pista sobre lo que sucede con nuestra mascota. Un gato saludable tiene la nariz húmeda (lo mismo que sucede con los perros). Pero cuando algo malo le sucede, estará reseca y, en ocasiones, caliente.

Órgano vomeronasal de los gatos

4. Tiene menos vitalidad

Los felinos suelen pasar muchas horas al día durmiendo, eso no es una novedad. Pero lo cierto es que en algunos momentos de la jornada, sobre todo de noche, se ‘despiertan’ para jugar, comer, husmear por la casa, etc.

Cuando un gato tiene fiebre se quedará en su cama sin moverse, con los ojos irritados, sin ganas de moverse ni un ápice. Estará decaído, sin fuerzas y apático.

Haz la prueba mostrándole algo que normalmente le pueda llamar la atención, como puede ser un juguete o algo que haga ruido. Sacude una bolsa, arrójale cerca su pelota favorita… si no hace el esfuerzo por atraparlo o levanta la cabeza en estado de alerta, puede que esté enfermo.

5. Come menos

Puedes darte cuenta de ello analizando la cantidad de pienso que le dejaste en el comedero y el que encuentras horas más tarde. Un gato enfermo rechazará la comida, incluso la que más le guste, por ejemplo, el pienso húmedo.

Gato enfermo no come

Ten en cuenta también si bebe o no agua. Es muy importante que esté hidratado continuamente, y sobre todo si tiene fiebre. Haz lo posible para que al menos ingiera lo mínimo.

6. Se vuelve agresivo

Es otra de las señales que indican que algo malo pasa con tu gato, sobre todo si es cariñoso o juguetón. La agresividad es la forma que tiene el animal de defenderse, y cuando se siente enfermo todo le parece un ataque. Por eso, puede intentar morder o arañar, maullar o erizar el pelo. Evitará de cualquier manera el contacto contigo.

7. No se asea

Una de las claras señales de que la mascota está enferma o algo le duele es que deja de higienizarse, algo fundamental en los felinos. Si no se asea, lame o limpia el pelo como de costumbre, es un indicador de fiebre o enfermedad.

8. Vomita o tiene diarrea

Muchas enfermedades felinas que ocasionan fiebre también producen vómitos o diarrea. Debes revisar su caja de arena o los alrededores de su cama para encontrar estos restos. Puede que tampoco intente tapar sus deshechos con piedras o arena como de costumbre.