¿Cómo saber si tu mascota ya no tiene ninguna pulga?

Camila O.Thomas · 26 mayo, 2019
Las pulgas son insectos parasitarios que pueden afectar a casi todas las mascotas; ante una infestación de pulgas, existen muchos tratamientos posibles, pero una vez finalizado el tratamiento, ¿cómo puedes saber si verdaderamente funcionó?

Las pulgas son insectos sin alas que parasitan mamíferos. Constituye una plaga común en animales silvestres, como los mapaches y conejos. Se estima que el 95 % de los huevos de pulgas, larvas y pupas viven en el medio ambiente, no en tu mascota.

Las pulgas son muy longevas, y es que pueden vivir entre 14 días y un año. Además, una hembra puede poner hasta 50 huevos en un día. ¡Eso son 1500 en toda la vida!

Algunos tipos de pulgas pueden saltar más de 100 veces la longitud de su propio cuerpo. Las mascotas ofrecen a las pulgas un refugio seguro, una fuente de alimento (sangre) y un buen lugar para criar una familia numerosa.

¿Qué daño causa la infestación con pulgas?

Entre los daños leves, se cuenta que el rascado causado por las pulgas puede herir la piel de tu mascota. Además, estas heridas pueden acarrear infecciones secundarias.

De mayor riesgo es el hecho de que las pulgas pueden transmitir enfermedades como la tenia. Las pulgas también pueden transmitir la enfermedad por arañazo de gato y los parásitos sanguíneos.

Deshacerse de las pulgas de tu mascota y de tu hogar puede ser una tarea difícil en algunos casos, por lo que es mejor concentrarse en prevenirlas.

Qué daño causa la infestación con pulgas

Es importante conocer el ciclo de vida de la pulga

Las pulgas adultas generalmente pasan toda su vida en un animal hospedador. En la piel de este animal se alimentan, se aparean y producen huevos.

Una vez puestos, los huevos de pulgas caen al suelo, se incuban y se convierten en larvas que se alimentan de materia orgánica. La ropa de cama de las mascotas infestadas a menudo está cargada de huevos y larvas que son demasiado pequeñas para ser notadas.

Después de un tiempo, estas larvas arman un capullo y se convierten en pupas, y luego en pulgas adultas que buscan otra mascota –o la misma– en la que vivir.

En el invierno, las temperaturas de congelación pueden matar los huevos y las larvas en el medio ambiente. Sin embargo, esto no sucede con los huevos y larvas que viven en refugios protegidos como nidos, madrigueras y tu sala de estar.

Es fácil ver cómo incluso un solo par de pulgas puede llevar a una infestación doméstica masiva en un período de semanas a meses.

Cómo reconocer la infestación por pulgas: signos

Las pulgas son muy pequeñas y difíciles de encontrar porque se esconden dentro de los gruesos abrigos de pelo de perros y gatos. La pulga adulta parece una pequeña semilla de sésamo de color marrón rojizo. Ocasionalmente, se pueden ver corriendo en el pelaje.

Pero, a menudo, el único signo de un problema de pulgas es el rasguño y la mordedura del insecto en la piel de mascota. Estas heridas pueden producir áreas crudas de infección de la piel.

En muchos casos, las mascotas pueden volverse alérgicas a las pulgas. Así, incluso una sola picadura provoca una picazón intensa y ‘puntos calientes’ infectados, con llagas rojas e inflamadas.

Si una casa está muy infestada, incluso podrás ver picaduras en las personas. Estas picaduras estarán generalmente alrededor de los tobillos, causadas por pulgas adultas recién emergidas que buscan su primera comida de sangre.

Pulga

Tratamiento

Muchos productos están disponibles para matar las pulgas y evitar su reproducción. Estos productos generalmente son seguros y efectivos, y muchos duran un mes o más después de una sola aplicación.

La mayoría de los tratamientos preventivos mensuales son productos tópicos que se aplican a la piel entre los omóplatos o en la línea posterior de perros y gatos. Sin embargo, algunos productos vienen en forma de pastilla o collar. Tu veterinario puede ayudarte a decidir cuál es el más apropiado.

Resultados del tratamiento

El uso juicioso y consistente de los tratamientos más efectivos eventualmente eliminará las infestaciones de pulgas. Para acelerar el proceso, también puedes usar insecticidas para interiores y exteriores y así matar las pulgas que haya en la casa.

De manera similar, el lavado minucioso de la ropa de cama de la mascota, y la aspiración de alfombras y tapicería, ayudarán a eliminar muchas etapas de pulgas inmaduras. Es ideal limpiar a profundidad antes de que las pulgas inmaduras se conviertan en adultos que salten sobre su mascota.

Recuerda desechar la bolsa de polvo de tu aspiradora después de cada uso. No querrás que los huevos eclosionen y se conviertan en pulgas adultas.

Solo dale a tu mascota el tratamiento de pulgas que se haya recomendado para ellos. Los productos adecuados para una especie pueden no ser adecuados para otra.

Algunos tratamientos de pulgas para perros contienen permetrina, un insecticida que es seguro para los perros, pero altamente tóxico para los gatos.

Perro rascándose

Señales para reconocer si tu mascota aún podría tener una pulga

Después de administrar el tratamiento, es conveniente vigilar a tu mascota, por si existen signos clásicos de la infestación. Debes observar si:

  • ¿Se está arañando tu mascota?
  • ¿Tiene áreas de pérdida de cabello, parches calvos o doloridos?
  • ¿Tiene manchas, enrojecimiento e irritación?
  • ¿Está la piel engrosada en áreas como en torno a los bordes de las orejas?
  • ¿Puedes ver pequeñas manchas oscuras en su pelaje o pequeños insectos de color marrón-negro que corren alrededor?

Si has respondido ‘sí’ a alguna de estas preguntas, podría significar que todavía tiene pulgas.

Peina a tu mascota para ver si hay alguna pulga

Peina a tu mascota con un peine de dientes finos sobre una superficie blanca. De esta manera, podrás ver la ‘suciedad de pulgas’, que es el excremento seco de pulga.

Estos excrementos caen del pelaje como un material arenoso: las observarás como costras individuales de color marrón rojizo que parecen pequeñas comas. Si le agregas una gota de agua, verás un anillo marrón alrededor de la ‘suciedad’ a medida que la sangre digerida se filtra hacia el papel.

Si aún no estás seguro de si tu mascota tiene pulgas o quieres saber qué otros productos usar, habla con tu veterinario para obtener los mejores consejos. Evita que una pulga se convierta en un problema grave tratando preventivamente y con regularidad a tu mascota y a tu hogar. Es posible que esto deba hacerse durante todo el año si tu casa tiene calefacción central.

  • Bibikova, V. A. (1977). Contemporary views on the interrelationships between fleas and the pathogens of human and animal diseases. Annual review of entomology, 22(1), 23-32.
  • Jubb, K. V. F., Kennedy, P. C., & Palmer, N. (1990). Patología de los animales domésticos.
  • Soriguer, R. C. (1980). Ciclo anual de parasitismo por pulgas y garrapatas en el conejo de campo (Oryctolagus cuniculus L.) en Andalucía Occidental, España. Revista Ibérica de Parasitología, 40(4), 539-550.
  • Jiménez Solís, W. A. (2018). Prevalencia de huevos de parásitos echinococcus granulosus y dipylidium caninum en heces de perros atendidos en centros de atención veterinaria del gad de duran (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia).