¿Cómo puede un perro contraer filariosis?

Francisco María García · 25 septiembre, 2018
También conocida como enfermedad del gusano del corazón en los perros, esta enfermedad puede provocar insuficiencia cardiaca; si no es tratada a tiempo, puede provocarle muerte súbita

La filariosis o filariasis consiste en una patología parasitaria severa transmitida por las filarias, unos nematodos del orden Spirurida. La principal forma de contagio se da a través de las picaduras de mosquitos, por lo que es más frecuente en perros que viven en el exterior.

En la actualidad, la filariosis está extendida por todo el mundo y puede afectar a canes de todas las edades y sexos, mestizos o de raza definida, sin importar su tamaño.

Al penetrar en el cuerpo del perro, las filarias se alojan principalmente en el ventrículo derecho y en las arterias pulmonares para seguir madurando. Por ello, la filariosis también es conocida como enfermedad del gusano del corazón en los perros.

La evolución del cuadro clínico de esta enfermedad puede generar daños severos a la salud del animal, y es que puede provocar una insuficiencia cardiaca si no es tratada correctamente.

A continuación, te contamos más sobre la filariosis en los perros, sus síntomas y los posibles tratamientos. Además, te ofrecemos algunos tips para prevenir el gusano del corazón en tu mejor amigo y preservar su buena salud.

Ciclo de vida y evolución de la filaria en el organismo canino

La filaria ingresa al organismo canino a través de picaduras de mosquitos. Durante la picadura, el insecto transmite al perro las larvas de filaria que se encuentran en su saliva.

Filariosis canina: síntomas

Una vez en el organismo del perro, las filarias migran a través de todo el cuerpo del perro, pasando por diferentes etapas en su ciclo de vida y causando diferentes síntomas en el animal.

Estas larvas inmaduras viajarán por el torrente sanguíneo hasta alcanzar las arterias pulmonares y el ventrículo derecho del corazón. En estos lugares llevarán a cabo su proceso de maduración.

Si el crecimiento de las larvas no es interrumpido en este momento por un tratamiento eficaz, la cantidad de lombrices continuará aumentando hasta que sea necesaria una nueva migración.

Por lo general, la primera migración de la larva se da del ventrículo derecho a la aurícula derecha. Cuando el corazón ya esté saturado, las lombrices podrán migrar también a las venas hepáticas y cavas. En este momento, crece enormemente el riesgo de sufrir una insuficiencia cardíaca.

El crecimiento de la población de lombrices en las arterias pulmonares interfiere en la correcta circulación sanguínea y oxigenación del cuerpo. Por un lado, la obstrucción del flujo sanguíneo favorece la formación de coágulos, lo que puede conducir a un tromboembolismo pulmonar.

Además, la circulación sanguínea deficiente perjudica la oxigenación de los demás órganos. Por ello, en fases más avanzadas de la filariosis el perro puede sufrir múltiples casos de insuficiencia (cardiaca, hepática, renal, etc).  En esta etapa pueden aparecer colapsos y el perro queda vulnerable a una muerte súbita.

Síntomas de la filariosis en los perros

Los primeros síntomas de la filariosis suelen ser generales y difíciles de identificar. En realidad, la enfermedad suele empezar de forma totalmente asintomática en muchos perros. No obstante, estas señales se van intensificando a medida que la población de lombrices aumenta en el organismo del animal.

Filariosis canina: diagnóstico

En líneas generales, los síntomas asociados a la filariosis en los perros son:

  • Cansancio y falta de ganas de jugar, correr y hacer actividades cotidianas.
  • Pérdida de peso y de apetito.
  • Tos.
  • Ritmo acelerado de respiración.
  • Desmayos (suelen ser más frecuentes antes de realizar actividad física).
  • Colapsos.
  • Muerte súbita.

Tratamiento de la filaria canina

El tratamiento de la filariosis canina dependerá fundamentalmente de la evolución de la enfermedad en el organismo de cada perro. Es decir, de la población de lombrices, su estado de crecimiento –carga parasitaria– y del estado de salud de cada animal.

Un diagnóstico temprano casi siempre mejora el pronóstico y aumenta las posibilidades de éxito del tratamiento. Por ello, es esencial llevar a tu mejor amigo al veterinario al identificar cualquier alteración en su aspecto o comportamiento habitual.

¿Se puede prevenir la filariosis en los perros?

A todos los perros les encanta jugar y divertirse al aire libre mientras comparten grandes momentos con sus dueños. No obstante, debemos asegurar que estas actividades externas no amenacen su salud. La primera medida clave para prevenir la filariosis es cuidar a tu mejor amigo de las picaduras de mosquitos.

En las tiendas para mascotas ya podemos encontrar repelentes de insectos diseñados especialmente para perros. También es posible hacer repelentes caseros con aceites esenciales (citronela, por ejemplo), cítricos y aceite de coco. Pero jamás debemos aplicar los repelentes para seres humanos no en las mascotas.

También es esencial proporcionar a nuestra mascota una nutrición completa y equilibrada que le permita fortalecer su sistema inmunológico. Un perro con las defensas naturales fortalecidas será menos vulnerable a todo tipo de patología.