Cómo limpiar las patas del perro después del paseo

30 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Natalia Laguna
Limpiar las patas del perro después del paseo no solo mantiene limpia la casa: también ayuda a curar heridas y evitar posibles patologías.

Salimos de paseo con nuestro perro y caminamos por multitud de sitios. En este trayecto, el animal puede pisar cualquier cosa que se encuentre, por ejemplo agua, barro, tierra, arena, restos de comida, y en el peor de los casos cristales u objetos punzantes.

Siempre nos gusta que el can esté limpio y sano, y por ello aquí te detallaremos cómo limpiar las patas del animal después del paseo.

Con esta limpieza de las patas del perro, conseguimos también que la casa esté limpia de aquella suciedad que acumula el animal. Y no sólo suciedad, sino también parásitos, bacterias o virus.

La finalidad de limpiar las patas del perro después del paseo resultará beneficiosa para la limpieza y desinfección del animal, y a su vez de la casa y aquellos que vivan con el can.

En las patas se encuentran las uñas y las almohadillas, por lo que una limpieza y cuidado de todo ello será esencial para la correcta movilidad del animal.

Los cánidos pasan gran parte del tiempo caminando, siendo las almohadillas la superficie que amortigua todo su cuerpo al andar: estas protegen huesos y articulaciones, ayudan al can a poder caminar por todo tipo de superficies, y aíslan a los tejidos internos de cualquier daño.

Cómo limpiar las patas del perro

La limpieza de las patas del perro después del paseo nos garantiza unas condiciones higiénicas para todos. En ocasiones pueden surgir accidentes, pues perro camina por múltiples superficies y es posible que aparezca alguna lesión. Esta limpieza ayuda a mantener libre de patógenos esas posibles lesiones que han estado en contacto con suciedad.

Es importante recordar que bañar al perro todos los días no es saludable para el pH de su piel y su pelaje, por lo que mantener la higiene diaria del animal con otros medios es esencial.

Mano y pata de perro.

Lavado

Podemos usar la bañera, una palangana o barreño para que solo sean sumergidas las extremidades. Es necesario emplear un champú adecuado para el can.

Se llena con agua el recipiente elegido para la limpieza hasta la altura que cubre las extremidades del animal y añadimos el champú. Es aconsejable dejar las patas introducidas durante cinco minutos.

La espuma que forma el champú es efectiva para romper paredes celulares de bacterias y eliminarlas. Al estar las patas cubiertas por agua durante ese tiempo, pueden ahogarse parásitos como pulgas o garrapatas.

Se puede evitar el remojo empleando un paño impregnado en agua y champú. En este caso extenderemos la mezcla con el paño por toda la parte superior e inferior de las patas. Cuando lleguemos a la zona de las almohadillas deberemos recorrer todos sus huecos con cuidado, ya que son muy sensibles y es donde mayor suciedad se acumula.

A parte del champú, existen otros métodos naturales para la limpieza y desinfección. Al igual que con él, introduciremos esta solución natural en el barreño, y en el caso del paño, lo impregnaremos con la solución.

Estás soluciones naturales se elaboran mezclando en el agua los productos naturales que te mostramos a continuación:

  • Vinagre: es un desinfectante natural y aporta brillo al pelaje.
  • Limón: antiséptico, coagulante y cicatrizante natural. Hay que exprimir el limón en litro y medio de agua aproximadamente.
  • Aceite de árbol del té: Desinfectante y antifúngico natural. Basta con añadir unas 10 gotitas del aceite en litro y medio de agua.

El producto que nunca se debe usar para la limpieza de las patas del perro es el alcohol. Es un compuesto demasiado irritante para su piel.

La limpieza de las paras de los perros es esencial.

Secado y/o peinado

Finalizada la limpieza de las patas, aclaramos bien los restos del champú para que no reseque e irrite la piel, y para terminar, secamos bien las patitas y peinamos el pelaje si es necesario. Es importante subrayar la importancia de secar bien los espacios entre las almohadillas, pues el exceso de humedad promueve la aparición de patógenos en la piel y la irrita.

En ocasiones la sequedad de la piel es inevitable pero hay que intentar paliarla. Unas gotitas de aceite de almendras será efectivo y saludable para un buena hidratación.

Quizá en alguna ocasión se requiera una limpieza más rápida de las patas del perro tras el paseo, y para esto existen unas toallitas especiales. Las toallitas que empleamos los humanos contienen aromas y conservantes que no son buenos para el pH del perro. Con unas toallitas específicas podremos efectuar la limpieza de las patas antes de entrar en casa.

En resumen, queremos enfatizar la importancia de las almohadillas del can. Es la parte del cuerpo del perro que más contacto ejerce con el suelo, y por tanto, la que más puede sufrir.

Es de vital importancia comprobar siempre posibles piedras y cristales clavados en las almohadillas o entre los dedos. Mantener unas almohadillas hidratadas será muy favorable para una pisada más cómoda y resistente.

 

Árbol de Té, Wikipedia. Recogido a 25 de Mayo en https://es.wikipedia.org/wiki/Melaleuca_alternifolia Antifúngico natural, NCBI. Recogido a 25 de Mayo en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6271505/