Cómo hacer que tu perro te respete desde cachorro

Aitana Bellido 19 junio, 2018
En primer lugar, hay que empatizar con la mascota, pues puede haber vivido traumas que dejen entrever determinados comportamientos; si bien, hay que ser firme, hay que evitar los castigos y utilizar el refuerzo positivo

Una buena educación a una edad temprana es la base sobre la que se asienta tu futura relación con tu mascota. Para que los dos logréis entenderos y convivir, es importante establecer unos límites claros desde cachorro para hacer que tu perro te respete en la edad adulta.

Consejos para dueños primerizos de cachorros

Un cachorro suele tardar entre 4 y 6 meses en completar su entrenamiento. Cuando nos referimos al ‘entrenamiento’ del animal, incorporamos tanto el hecho de que aprenda a hacer sus necesidades fuera de casa como el hecho de que entienda lo que su dueño le pide y lo lleve a cabo.

Lo creamos o no, el tamaño es un factor determinante en el periodo de tiempo que tarda una persona en adiestrar a su mascota. Un perro de una raza más pequeña, por ejemplo, tendrá una vejiga de tamaño más reducido y necesitará más salidas que uno de mayor tamaño, al menos para ir al baño.

Las condiciones de vida previas del animal también influirán. Un cachorro que ha estado en un ambiente violento, o que ha vivido experiencias traumáticas, tenderá a comportarse a la defensiva al principio de vuestra relación.

Aprendizaje de un cachorro

Intenta darle su espacio y dejar que se acostumbre a ti. La peor manera de tratar a un perro con estrés postraumático es obligarle a hacer algo que no quiere hacer.

Puede que te encuentres con viejos hábitos que tu cachorro incorporó en su hogar anterior y que no casan con tu estilo de vida. No intentes forzar un cambio nada más conoceros. Intenta entender por qué se comporta de esa forma y enseñarle los beneficios de una conducta diferente mediante premios o caricias.

Qué hacer una vez tu cachorro está en casa

Dada la naturaleza curiosa de los animales jóvenes, primero intenta establecer un espacio delimitado donde tu cachorro pueda estar tranquilo. Puedes conseguir esto poniendo puertas en la cocina o montando un espacio propio para él, con comida y agua en una habitación separada de la casa.

Lo más importante es valorar la importancia de los estímulos positivos en la educación de tu cachorro. En vez de enseñarle las consecuencias de sus actos de una manera tajante, intenta enseñarle qué es más beneficioso para él con premios o caricias.

Educar cachorro: pasear

Si tu perro empieza a ladrar, está inquieto u olisquea la puerta de entrada de casa es probable que necesite salir fuera para hacer sus necesidades, así que intenta prestar atención a estas señales para evitar posibles disgustos que te inciten a castigar a tu mascota.

Qué no hacer en el caso de que tu cachorro se porte mal

La actitud que demostremos tener cuando nuestra mascota cometa un error es crucial para que no nos tenga miedo y nos respete. Esta distinción es muy importante.

  • Si tu cachorro hace sus necesidades en casa, no le castigues. Está aprendiendo y tenerte miedo por algo tan natural es innecesario.
  • Si descubres destrozos en casa sin haber visto cómo lo hacía tu perro, no le castigues. El cachorro no podrá conectar los destrozos con su acción y no entenderá qué ha hecho mal.
  • Cuando tenga algún accidente en casa relacionado con  sus necesidades, limpia el lugar lo mejor posible para que el cachorro no vuelva a utilizarlo de la misma forma.

Un entrenamiento basado en refuerzos positivos, además, reforzará vuestro vínculo y hará que asocie lo que quieres que haga con sentimientos agradables.

Te puede gustar