¿Cómo cuidar la salud mental en los perros?

La salud mental de los animales es una gran olvidada, pero es igual de importante que el bienestar físico. Para que un can doméstico sea feliz, su mente tiene que estar balanceada en todos los sentidos.
¿Cómo cuidar la salud mental en los perros?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 08 febrero, 2021.

Última actualización: 08 febrero, 2021

Es fácil olvidarse de la salud mental de las mascotas. Si muchas veces en el humano se descuida, es normal que ocurra en no humanos, que además se expresan en otros idiomas que no comprendemos. Por eso, aquí podrás leer consejos para cuidar la salud mental en los perros, unos de los animales más presentes en las casas.

En primer lugar, encontrarás un perfil psicológico general para esta especie canina, fundamental para basar las medidas para su cuidado. Después, podrás leer interesantes consejos para mejorar su vida emocional y psicológica, así que no te lo pierdas.

Psicología canina

Para cuidar la salud mental en perros, se debe tener una base de conocimientos que permita reconocer sus necesidades, personalidad y problemas incipientes. Son seres complejos que llevan mucho tiempo al lado del humano, por lo que contamos con una facilidad instintiva y una base cultural para comprenderlos.

Sin embargo, aquí tienes unos cuantos apuntes para ordenar las ideas que se expondrán en futuras líneas:

  • Los canes son animales jerárquicos: el estilo de «tienen que saber quien manda» ya está muy fuera de los libros de etología canina, pero los perros viven en organizaciones verticales, por lo que la mayoría de ellos necesitarán que seas su figura guía o tratarán de serlo ellos, con los problemas que conlleva.
  • Son gregarios: si no tienen interacciones sociales sanas suficientes, desarrollan trastornos del comportamiento. Un perro no puede pasar solo el día entero de forma habitual, por ejemplo.
  • Son depredadores: no todos los canes tienen un instinto de caza desarrollado, pero esta condición define algunos de sus comportamientos. Un ejemplo es la forma de jugar. Mientras que un conejo juega al pilla pilla —se entrena en la huida—, un perro juega a morder y a pelear.
  • Su comportamiento suele ser estable: son animales rutinarios. Un cambio inesperado o intenso en el comportamiento del perro siempre es una señal de alarma.
  • Son empáticos: por lo general, reconocen y se ven afectados por el clima emocional en el que viven. En mayor o menor medida, serán capaces de saber cómo te sientes y eso es algo que se debe tener en cuenta.

Por supuesto, cada perro tiene su propia personalidad y las necesidades derivadas de su naturaleza son solo una base de la que se derivan los cuidados específicos. A continuación, tienes una serie de consejos para desarrollar las habilidades necesarias que te permitirán cuidar de la mente de tu compañero canino.

La mitad de los perros regalados en navidad terminan en condiciones de abandono.

¿Cómo cuidar la salud mental en los perros?

Muchos de estos consejos te parecerán evidentes, pero a veces cuesta llevarlos a la práctica si no se presta atención. En cualquier caso, la humildad y la apertura mental son fundamentales para reconocer las necesidades de tu perro. Partir de ese supuesto es lo que te facilitará llevar a cabo todas las indicaciones que te proponemos.

Conoce a tu perro

Si no conoces a tu perro en la misma clave que conocerías a un familiar humano, te costará saber qué necesita para ser feliz. Tómate tiempo para saber qué le gusta, qué le falta y qué hace cuándo está triste o estresado. No tienes por qué ser un experto en etología, pero necesitas saber cuándo puede haber un problema en su vida psicológica.

Empápate de información

La información es poder para cambiar aquello que va mal. Lee, investiga, habla con expertos. Mantener la humildad y ponerte en manos de profesionales no es incompatible con tener conocimientos útiles para la prevención y manejo de situaciones complicadas que se presenten a la hora de tratar a tu can.

Cuida su alimentación

La relación entre salud mental y la dieta no es algo que se perciba de forma muy evidente, pero existe. Una mala alimentación puede provocar problemas de salud que influyan en las emociones o estado mental de tu perro, pero también hay una conexión directa entre una dieta deficitaria y la salud mental.

Por ejemplo, una dieta que no contenga el valor energético necesario puede facilitar una depresión.

Enriquece su vida

Como con cualquier animal, incluidos los humanos, el aburrimiento es peligroso para la mente de los perros a largo plazo. Hay miles de formas de introducir la novedad en sus vidas: juegos, entrenamientos, chuches, excursiones, juguetes y un larguísimo etcétera.

Además, hay tantas alternativas que es perfectamente posible que el perro mantenga su independencia y seguridad a la vez que el tiempo que pase contigo sea especial.

No olvides la rutina

Los perros necesitan una rutina en su día a día. Romperla de vez en cuando es enriquecedor, pero un ambiente inestable y cambiante acabará por generar ansiedad e inseguridad en ellos a largo plazo. No temas por llevarlos siempre a los mismos sitios de paseo, darles el mismo pienso durante mucho tiempo o realizar actividades siempre a la misma hora.

Tu calma también es importante para cuidar la salud mental en los perros

Como se decía más arriba, los canes son animales empáticos: pueden consolarnos cuando estamos tristes y excitarse cuando estamos felices, por ejemplo. Esta cualidad es una de las cosas que más los une a la especie humana, pues facilita enormemente la convivencia y el entendimiento.

Por eso, al igual que cualquier otro ser social, vivir en un clima de tensión o conflicto puede favorecer la aparición de ansiedad, depresión y agresividad en canes, entre otros.

Los humanos tenemos momentos altos y bajos y es algo aceptable. De todas formas, todo tutor debe ser consciente de que su estado anímico se transmite al perro, ya que los sentimientos del dueño también influyen en su bienestar emocional.

La salud mental en perros es esencial para su bienestar.

Conclusiones sobre cómo cuidar la salud mental en los perros

El último consejo es la previsión: si no te ves capaz o no estás en el momento adecuado para acoger en tu hogar a un perro, lo mejor es que no lo hagas. Además, es fácil encontrarse con la afirmación de que vivir con un can mejora la salud mental del humano.

Aunque esto sea cierto, un ser vivo no debería ser un instrumento para los fines de otro, al menos no si no se va a garantizar el bienestar del primero.

Por último, el mejor consejo de todos: disfruta de su compañía y tu perro disfrutará de la tuya. Muchas veces, una salud mental adecuada se apoya en la felicidad cruda de vivir con alguien en régimen de cariño.

Te podría interesar...
¿Cómo pasear con un perro en la nieve?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo pasear con un perro en la nieve?

Aquí tienes unos cuántos consejos para pasear con un perro en la nieve. No todos los canes toleran igual el frío, así que ve preparado.



  • Bueno, Á. R. (2018).
  • (1.
  • ed.). AMAZING BOOKS. Garcia, J. L. L. (2005).
  • . Diaz de Santos. Barrera, G., Jakovcevic, A., & Bentosela, M. (2008). CALIDAD DE VIDA EN PERROS ALOJADOS EN REFUGIOS: INTERVENCIONES PARA MEJORAR SU BIENESTAR.