Cómo cuidar a un husky cachorro

El husky es una raza que tiene su origen como perro de trabajo en climas demasiado fríos, por lo que gozan de una gran resistencia y energía. Sin embargo, estas características son una de las razones por las que sus cuidados son tan demandantes.
Cómo cuidar a un husky cachorro
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 29 agosto, 2022

El husky es una de las razas de perro más hermosas y atractivas que existen. Estos canes se caracterizan por poseer un pelaje denso, tupido y de colores neutros. Además, varios de ellos exhiben ojos colores claros, los cuales incluso podrían presentar heterocromía (un color distinto en cada ojo).

A pesar de que estos bellos canes sean populares, muchos de sus cuidados tienden a ser demandantes. Sobre todo cuando son cachorros, puesto que es durante esta etapa que se encuentran bastante vulnerables. Sigue leyendo este espacio y descubre cómo se debe cuidar a un husky cachorro.

¿Qué edad debe tener un husky cachorro para ser adoptado?

Por lo común, se recomienda adoptar a los cachorros de cualquier raza después de que cumplan los 4 meses de edad. Esto permite que los pequeños convivan con su madre y reciban las primeras lecciones de comportamiento. Además de que así se les proveen los anticuerpos y los nutrientes necesarios por medio de la leche materna.

De preferencia, se debe dejar que los cachorros convivan con su madre y sus hermanos el mayor tiempo posible, pues así lograrán tener un desarrollo más pleno. En caso contrario, es probable que el pequeño genere conductas inadecuadas y sea incapaz de interactuar bien con otros perros.

La llegada a su nuevo hogar

Al igual que sucede con otros perros, el cachorro de husky sufre cuando es separado de su madre y de sus hermanos. Esto suele presentarse en forma de estrés que no siempre es perceptible para los tutores, pero que tendrá un gran impacto en el futuro si no es manejado de forma adecuada.

Para aminorar el estrés de la llegada a su nuevo hogar, lo mejor es dejar que explore su entorno sin demasiada intervención de su tutor. Asimismo, se debe evitar forzar el contacto y los cariños, pues aunque no lo parezca, este tipo de situaciones podrían ponerlo nervioso y ocasionar ciertas agresiones.

Conforme el husky cachorro se adapte a su nuevo hogar, comenzará a tener curiosidad sobre su nueva familia y tratará de acercarse por su cuenta. Esta es la señal que indica que está listo para interactuar con sus tutores y comenzar con el proceso de adiestramiento.

La importancia de educar a un husky desde cachorro

Aunque el husky es un perro bastante inteligente y sociable, necesita ser adiestrado con firmeza para controlar su exceso de energía y su actividad. Por esta razón, uno de los puntos más importantes en sus cuidados mientras son cachorros es evitar mimarlo demasiado y dejarle claro los límites.

Esta raza de perro no solo mantiene muchas de las características físicas de sus ancestros los lobos, sino que también comparte algunos de sus instintos. Esto significa que los adultos pueden llegar a ser muy dominantes e incluso desafiantes. Es por ello que los tutores deben establecer la jerarquía y mostrarse como los líderes ante el cachorro, pues en esta etapa su temperamento es más flexible y adaptable.

Cuidados diarios del husky cachorro

Los cuidados principales de un cachorro de husky pueden dividirse en 4 grandes grupos: cuidados físicos, alimentación, ejercicio y socialización. Aunque la mayoría se comparten con los que tiene un adulto de su raza, existen algunos puntos especiales que se aplican solo a los pequeños.

1. Alimentación

Es fundamental recordar que la alimentación de los cachorros es muy diferente de la de los adultos. Debido a que su cuerpo se encuentra en desarrollo, el cachorro de husky debe tener una dieta alta en proteínas y comer 3 veces al día durante sus primeros 3 meses de vida. Posterior a ello, se deben reducir sus sesiones de comida a dos por día hasta los 9 meses de vida y después de esto a una sola toma.

La comida más recomendada en estos casos es el pienso especial para cachorros. Dichos alimentos se encuentran formulados de manera específica para solventar las necesidades nutricionales de los pequeños. Por esta razón, son la opción más sencilla y popular.

2. Cuidados físicos

El husky cachorro no necesita tantos cuidados físicos como los ejemplares adultos, pues su pelo aún se encuentra en crecimiento y no ha desarrollado una corpulencia excesiva. No obstante, es preferible acostumbrar al pequeño a ser cepillado y que se le forme un hábito. Así, cuando crezca, será más fácil mantener el pelaje del can y se evitará crear experiencias negativas.

El mismo proceso se puede aplicar con respecto a los baños. Claro está, ten en cuenta que esta limpieza debe realizarse como mucho una vez al mes e iniciar después de los 3 meses de edad. Asimismo, recuerda usar el reforzamiento positivo para incentivar al pequeño y no generar pánico o rechazo a esta actividad.

3. Ejercicio

Como se mencionaba más arriba, una de las principales características del cachorro husky es su gran energía y curiosidad. Por ello, es crucial darle sesiones de entre 30 y 60 minutos de ejercicio diario para agotarlo. Las actividades físicas pueden variar entre juegos, carreras, caminatas y otros ejercicios estimulantes, aunque se deben priorizar más los ejercicios demandantes.

En este punto, también se puede aprovechar para comenzar las sesiones de entrenamiento con reforzamiento positivo. Sin embargo, ten en mente que las actividades de adiestramiento tienen que ser breves de entre 5 o 10 minutos. Al ser cachorros, los canes pierden con facilidad el enfoque, lo cual podría dificultar mucho el entrenamiento.

4. Socialización

Otro de los puntos importantes al cuidar un husky cachorro es la socialización, pues de esto dependerá mucho la forma en que se relacione con su entorno. Este proceso hace referencia a la interacción con nuevos compañeros, tanto humanos como otros animales.

Las primeras interacciones cuando un perro es cachorro le permiten aprender a controlarse y percibir los límites de los demás. Conforme más personas o animales se le presenten, su desempeño social será mejor y le costará menos llevarse bien con extraños cuando sea adulto. Además, esto le facilita desarrollar el carácter sociable y alegre del que la mayoría de los husky gozan.

Cachorro de husky siberiano.

Un entorno favorable para el husky cachorro

Una vez que se tiene presente cómo cuidar bien a un husky cachorro, es necesario poner atención a cómo debe ser su entorno. Para empezar, se necesita construir un hogar del que le sea imposible escapar. De hecho, durante los primeros meses de vida es más recomendable mantenerlo dentro de casa en una zona especial para el pequeño.

Conforme crezca y reciba todas sus vacunas, será posible sacarlo al jardín para que comience a interactuar con otros elementos de su entorno. Eso sí, no olvides facilitarle juguetes que pueda morder o destrozar, puesto que su gran energía podría ocasionar estragos en las zonas comunes.

De preferencia, nunca pierdas de vista a tu pequeño peludo, ya que su hiperactividad hace que busquen formas de escapar de su zona de seguridad. No subestimes su inteligencia, pues ten por seguro que en más de una ocasión podría sorprenderte.

Como te puedes dar cuenta, el cuidar a un husky cachorro es una tarea bastante demandante. Esta es una de las razones por la que no siempre es recomendable que los tutores inexpertos adopten a estos ejemplares. Por ello, antes de adoptar a esta o cualquier otra raza, asegúrate de que podrás cumplir a cabalidad todas y cada una de sus necesidades presentes y futuras.

Te podría interesar...
¿Por qué los huskys siberianos tienen los ojos azules?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué los huskys siberianos tienen los ojos azules?

Científicos encuentran una mutación genética en los huskys siberianos que podría ser... ¡la causa del color de azul de los ojos de tu mascota!




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.