¿Cómo conseguir que tus cachorros socialicen?

Un perro precisa de interacción con otros perros y personas desde temprana edad para no desarrollar conductas inestables, bien de excesiva timidez o bien agresividad

Entre las 3 y las 12 semanas de vida, tiene lugar un momento clave en la vida de todo can doméstico. Durante este período de tiempo, los perros aprenden a relacionarse con su entorno y todo lo que hay en él; y es justo en este periodo cuando se debe conseguir que los cachorros socialicen.

Socializar con su entorno

Además de con otros seres vivos, los cachorros también deben aprender a interactuar con los objetos que estarán presentes a lo largo de su vida. Cualquier mascota debe saber convivir con otros animales y con personas de cualquier edad. También hay que ponerles límites y hacerles ‘entender’ que hay cosas que no tienen permitido.

Hay algunos casos que se repiten en los hogares domésticos:

  • Perros agresivos o inseguros, que no se llevan bien con otros canes o con gatos.
  • Animales que ladran constantemente o que ‘roban’ juguetes.
  • Ejemplares que no siguen una sola orden, ni acatan una voz de mando.
  • Mascotas que hacen pasar vergüenza a sus dueños frente a extraños.

Estos y otros casos son ejemplos de perros domésticos que no se socializaron de forma correcta durante su crecimiento. Realmente son mascotas que no saben cómo comportarse, porque nunca aprendieron.

Vivir y convivir

Conseguir que los cachorros socialicen es clave para tener una mascota plena y feliz. También para que la vida en el entorno familiar transcurra sin mayores sobresaltos.

Los cachorros y el ejercicio: ejemplos

Los canes aprenden las normas de la convivencia de sus madres y de sus propietarios humanos. Además, nacen preparados para respetar un orden jerárquico y seguir pautas. Cuando los cachorros son adoptados, sus benefactores tienen que, desde el primer momento, marcar reglas claras.

En todo momento debe educarse a través de refuerzos positivos; los castigos solo consiguen dar al animal una idea equivocada de las cosas. Cada nueva experiencia debe ser agradable.

Cómo conseguir que tus cachorros socialicen: algunos trucos

Para socializar, hay que salir de casa, y lo mismo para conocer todo lo que hay en el entorno. Los primeros paseos de las mascotas con sus dueños deben tener lugar casi que en el mismo momento que el cachorro fue recibido en su nuevo hogar. Si todavía no tiene sus vacunas completas, lo recomendable es que salga en brazos.

En este periodo cada salida representa una nueva aventura y algo por aprender; el cachorro debe conocer a otras personas y otras mascotas. Si se le va a ‘presentar’ por primera vez otro perro, este debe ser un animal dócil, sin problemas para socializar. Lo mismo cuando conozca por primera vez a un gato.

Si sus primera experiencias con otros animales resultan traumáticas, llevará mucho trabajo hacer que el cachorro supere los momentos desagradables. Como mecanismo de defensa se puede convertir en un ejemplar muy agresivo o demasiado tímido. En ambos casos, será un animal emocionalmente inestable.

Educar cachorro: pasear

Inhibición de la mordida

El hábito de enseñar a los canes a no morder, o hacerlo con suavidad en los momentos de distracción, es un punto clave del periodo de socialización.

Cuando los cachorros permanecen junto a su madre y hermanos, este conocimiento se transmite a través de juegos y el cachorro aprende rápido de lo que se trata. Si muerde muy fuerte y lastima a sus compañeros, la actividad termina en el acto.

Ante la ausencia de otros canes, al propietario le toca tomar la posición de maestro. Para ello, debe permitir al cachorro que, por diversión, muerda sus manos. Cuando el animal aplique demasiada fuerza a su mandíbula, con voz enérgica debe decirse “no” o “ay” y exteriorizar el dolor. Además, justo en ese instante el juego debe suspenderse.

El adiestrador tendrá que ignorar al can durante unos segundos antes de volver a jugar. Estas clases deben repetirse en distintos lugares y a ser posible con otras personas, para que el cachorro lo generalice. No es recomendable involucrar a niños muy pequeños en estas actividades; los resultados pueden ser muy desalentadores para ambos.

Un proceso pausado

El hecho de conseguir que los cachorros socialicen puede llevar tiempo, sobre todo cuando se trata de ejemplares que ya superaron las 12 semanas de vida o que han vivido episodios traumáticos. En cualquier caso, forzar al animal a que se adapte a una nueva situación –como viajar en coche– es la peor opción que se puede elegir.

Te puede gustar