¿Cómo se alimentaban los dinosaurios?

08 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino
Estos reptiles dominaron el planeta durante mesozoico. Sus adaptaciones para alimentarse fueron claves para su éxito.

Los dinosaurios son reptiles que aparecieron en el Triásico. Inicialmente, eran pequeños animales a los pies de formas de vida mucho mayores, pero evolucionaron alcanzando tamaños inmensos y convirtiéndose en los seres dominantes de sus ecosistemas, hasta que muchos de ellos se extinguieron al final del Cretácico.

Desde su descubrimiento, los dinosaurios han captado la atención del público, protagonizando desde antiguas colecciones de fósiles hasta películas o libros para colorear. Este interés ha llevado a los humanos a estudiarlos para tratar de recrear su biología.

Sin duda, cómo se alimentaban los dinosaurios es uno de los aspectos más interesantes de dichas características. Estos animales lograron adaptarse exitosamente a modos de alimentación muy distintos, lo que fue clave para su supervivencia. Si quieres aprender más sobre ello, continua leyendo.

Distintos modos en que se alimentaban los dinosaurios

Los dinosaurios más conocidos popularmente pueden dividirse en hipercarnívoros o herbívoros obligados, aunque también existieron especies omnívoras, insectívoras, etc. Mientras que la carnivoría parece haber evolucionado solo una vez, la herbívoría podría haber tenido múltiples orígenes en la historia evolutiva de estos reptiles.

El ojo de un dinosaurio

Herbívoros muy diferentes

La mayoría de los dinosaurios descubiertos hasta el momento se alimentaban de plantas. Numerosas especies de herbívoros habitaban en los mismos ecosistemas y necesitaban consumir decenas de kilos de materia vegetal al día para mantenerse. Así pues, competían por una cantidad de plantas limitada.

Por ello, diferentes grupos de herbívoros evolucionaron hacia estrategias y morfologías propias para alimentarse —dientes y picos, cráneos especializados, desarrollos musculares, etc.— que les permitían alimentarse de distinta materia vegetal. Esto se conoce como partición de nichosTe ponemos algunos ejemplos:

  • Los anquilosaurios tenían cabezas pequeñas acabadas en un pico amplio, redondeado y apuntando hacia abajo, así como dientes muy pequeños. También poseían lenguas largas y fuertes músculos en el cuello que les permitían hacer movimientos rápidos. Gracias a ellos, se alimentaban de herbáceas fibrosas a ras del suelo, como los bóvidos actuales.
  • Los ceratópsidos (Triceratops y similares), contaban con cabezas grandes y móviles, mandíbulas eficientes, picos más largos, afilados y estrechos, y dientes cortantes. Por ello, estaban equipados para consumir vegetación leñosa de baja altura, como los arbustos.
  • Los hadrosáuridos (como Edmontosaurus o Parasaurolophus) contaban con una morfología craneal mixta entre los anteriores, por lo que podrían alimentarse también a baja altura. Sin embargo, podían erguirse sobre dos patas, lo que les permitía alimentarse de las ramas de los árboles.
  • Los saurópodos fueron los dinosaurios de mayor tamaño. Destacan por sus largos cuellos, que les permitían alcanzar incluso las copas de los árboles, a las que otros dinosaurios no tenían acceso. No tenían pico, sino dientes a modo de rastrillo para arrancar hojas de las ramas, que se tragaban sin procesar.

Carnívoros y depredadores

Los dinosaurios carnívoros pertenecen principalmente al grupo de los terópodos. Como en el caso de los herbívoros, numerosos carnívoros habitaban en los mismos ecosistemas, por lo que se especializaron en distintos tipos de presas para evitar la competencia.

Todos eran bípedos y tenían bocas repletas de dientes serrados, cuya forma variaba en función de la dieta. Diferían en el tamaño, la longitud de sus extremidades y la presencia de garras. Ejemplos muy conocidos son Tyrannosaurus, Carnotaurus o Velociraptor. Te ponemos algunos ejemplos:

  • Los tiranosáuridos presentaban dientes enormes y anchos, pero no muy afilados. Esto indica que no los utilizaban para cortar, sino para machacar y arrancar la carne y huesos de presas. Esto se confirma por su morfología craneal y mandibular, con la que podían ejercer grandes fuerzas.
  • A diferencia de los anteriores, los alosáuridos contaban con brazos largos acabados en garras y dientes más pequeños y cortantes. Gracias a ellos, podían abrazarse a presas grandes y cortar secciones de carne para abatirlas.
  • Depredadores de mediano tamaño y pequeño, como los deinonicosaurios, presentaban un plumaje desarrollado y poderosas garras en forma de gancho en sus patas traseras. Por ello, se hipotetiza que cazaban como a las rapaces actuales. Atrapaban sus presas con ayuda de las alas y las fijaban al suelo clavándoles las garras, para consumirlas vivas.
  • Los espinosáuridos estaban estrechamente ligados al agua. Tenían cráneos alargados, orificios nasales retraídos y dientes largos, delgados y cónicos. Esto apunta a que actuaban como garzas gigantescas, que vigilaban el agua en busca de peces u otros animales acuáticos que pescar.
¿De qué se alimentaban los dinosaurios?

Estas son solo algunas formas destacables en las que se alimentaban los dinosaurios, aunque por supuesto, existen muchas más. Las aves, dinosaurios actuales, han optado por estrategias muy diferentes que les han permitido colonizar todos los ecosistemas del planeta y llegar hasta nuestros días.

Mallon, J. C. & Anderson, J. S. 2013. Skull Ecomorphology of Megaherbivorous Dinosaurs from the Dinosaur Park Formation (Upper Campanian) of Alberta, Canada. PLOS ONE. 8: e67182 Barrett, P. M. &  Rayfield, E. J. 2006. Ecological and evolutionary implications of dinosaur feeding behaviour. Trends in Ecology & Evolution. 21: 217-224 Hone, D. W. E. & Holtz, T. R. 2021. Evaluating the ecology of Spinosaurus: Shoreline generalist or aquatic pursuit specialist? Palaeontologia Electronica. 24:a03 Fowler, D. W., Freedman, E. A., Scannella, J. B., & Kambic, R. E. 2011. The predatory ecology of Deinonychus and the origin of flapping in birds. PLOS ONE. 6: e28964. http://theropoda.blogspot.com/2008/11/abbracci-allosauroidi.html