Causas y remedios para la caspa en gatos

Aunque no es malo que los gatos tengan cierta cantidad de descamación en el pelo, se debe acudir con un veterinario si el problema se vuelve excesivo y genera molestias para el felino.
Causas y remedios para la caspa en gatos
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 27 diciembre, 2022

La piel es el órgano más grande y susceptible a patologías que tiene el cuerpo de los felinos. Esto se debe a que se encuentra expuesto a diferentes patógenos y agentes irritantes, los cuales pueden herirla o lastimarla con facilidad. En los gatos, la caspa es una de las afecciones dermatológicas más frecuentes debido a las múltiples causas que la originan, pero que es sencilla de controlar con ciertos remedios y tratamientos.

A pesar de que la caspa no es una patología de riesgo, provoca escozor y malestar general en el pelaje, así que es bueno conocer sus causas y sus remedios para intentar reducir la molestia de los gatos. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre esta afección dermatológica de los felinos.

¿Qué es la caspa en los gatos?

Lo que se conoce como caspa son en realidad varias escamas o pequeñas láminas de piel muerta que se desprenden del cuero cabelludo. Por lo regular, el proceso de descamación sucede de manera progresiva y casi imperceptible. Sin embargo, cuando existe algún problema dermatológico de importancia, dicha situación se exagera y produce una gran cantidad de motas blancas en el pelo.

Por supuesto, la caspa aparece con otros síntomas como irritación, inflamación y escozor en la piel. Esto ocasiona que el gato se lama demasiado, se rasque con frecuencia y en los casos más graves incluso podrían aparecer parches sin pelo en su manto.

Una de las razas de gato gigantes.

¿Qué causa la caspa en los gatos?

La caspa aparece como resultado de un funcionamiento erróneo de las glándulas sebáceas. Estas se encargan de producir aceites que hidratan y protegen la piel, pero cuando secretan estas sustancias en exceso o no las elaboran, el manto se irrita y aparece la descamación.

Contrario a lo que se podría pensar, la caspa no suele ser ocasionada por un solo motivo, sino que existen diferentes problemas dermatológicos que podrían propiciar su aparición. Entre los causantes más habituales de esta afección se encuentran los siguientes:

  • Infecciones fúngicas (hongos): la más común es la ocasionada por Malassezia spp.
  • Deficiencias nutricionales: las glándulas sebáceas no funcionan bien si el gato no ingiere la cantidad adecuada de proteínas, ácidos grasos y vitaminas en su dieta.
  • Ambientes demasiado cálidos: la caspa podría aparecer por la exposición a entornos calientes que resequen su piel.
  • Alergias: las respuestas inmunes ante ciertos alérgenos podrían propiciar la descamación en la piel.
  • Estrés: la situación emocional y mental impacta en la salud y el funcionamiento normal del metabolismo. Por ello, el estrés crónico podría propiciar la presencia de la caspa.
  • Ectoparásitos: algunos parásitos como ácaros o pulgas dañan la integridad de la piel y propician la presencia de problemas dermatológicos como la descamación.

¿Cómo se trata la caspa en los gatos?

La caspa no es una patología como tal, sino más bien un signo clínico que aparece como consecuencia de otras condiciones o enfermedades primarias. Esto significa que para tratarla se necesita enfocar en el verdadero causante del problema. Según el agente causal, el tratamiento podría necesitar lo siguiente:

  • Cambio en la dieta: añadir proteínas, ácidos grasos y vitamina A.
  • Antifúngicos: cremas o lociones que combaten las infecciones por hongos.
  • Antiparasitarios: jabones, ampolletas o collares que funcionan como repelente de ácaros, pulgas y garrapatas.
  • Antihistamínicos: fármacos que reducen la inflamación y evitan la reacción excesiva del sistema inmune en alergias.
  • Productos hidratantes: cremas, aceites o jabones especiales para mascotas que rehidratan y ayudan a la regeneración de la piel.

¿Qué remedios existen para tratar la caspa en los gatos?

Si bien es cierto que la caspa no es un problema de riesgo y a veces puede tratarse en casa, lo mejor siempre es acudir con un especialista y evitar el uso de remedios caseros. Se debe tener en cuenta que esta afección es provocada por diversas problemáticas de salud, por lo que es posible agravar el caso si no se cuenta con la guía adecuada.

Cabe resaltar que este problema dermatológico no solo se provoca por la resequedad y la falta de hidratación en la piel, sino también por el exceso de sustancias hidratantes. Por lo tanto, se debe ser cauteloso y conocer a fondo las causas que originan la caspa de los gatos, pues al aplicar ciertos remedios se podrían empeorar los síntomas. Lo mejor que se puede optar por hacer en estas situaciones es lo siguiente:

  • Cepillar el pelaje de la mascota.
  • Reducir la humedad del ambiente.
  • Revisar su alimentación.
  • Mantener agua disponible en su recipiente.

Como te puedes dar cuenta, la caspa no es un problema serio que requiera atención inmediata de un profesional, pero tampoco se puede pasar por alto. Recuerda que, aunque no es perceptible, el gato sufre las molestias que provoca la descamación de su piel, así que no prolongues la situación y atiéndelo a la brevedad.

Te podría interesar...
5 razas de gatos más propensas a enfermedades cardíacas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
5 razas de gatos más propensas a enfermedades cardíacas

Existen razas de gatos, como el ragdoll o el persa, que son más propensas a sufrir enfermedades cardiacas. Aquí te las detallamos.



  • Crespo, M. J., Abarca, M. L., & Cabanes, F. J. (1999). Isolation of Malassezia furfur from a cat. Journal of clinical microbiology, 37(5), 1573-1574.
  • Bond, R. (2010). Superficial veterinary mycoses. Clinics in dermatology, 28(2), 226-236.
  • Fox, J. G., & Reed, C. (1978). Cheyletiella infestation of cats and their owners. Archives of Dermatology, 114(8), 1233-1234.
  • Dryden, M. W., & Payne, P. A. (2005). Preventing parasites in cats. Veterinary Therapeutics, 6(3), 260.
  • Ocaña, C. F. (2003). Dermatosis felinas en colectividades. Pequeños Anim, 1(1), 1-7.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.