Causas de las pupilas dilatadas en el gato

16 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿Conoces las razones por las que tu gato dilata sus pupilas? ¡Te lo contamos!

Los ojos de nuestro gato pueden transmitirnos mucha información. Los felinos, como otros muchos animales, utilizan estos órganos para comunicarse y expresar emociones. Por ejemplo, cuando un gato nos mira y entrecierra suavemente sus ojos, nos comunica que se siente tranquilo y confiado. Por ello, cuando las pupilas aparecen dilatadas en el gato, debemos prestar atención, porque puede ser algo tanto positivo como negativo.

Las pupilas son orificios que presentan los ojos para permitir el paso de la luz desde el exterior hasta la retina, donde se forma la imagen observada. Estas aberturas están reguladas por un músculo coloreado llamado iris, cuya contracción o dilatación permite la apertura o cierre de la pupila. En este artículo te contamos las distintas connotaciones que pueden tener las pupilas dilatadas en el gato.

Causas comportamentales

Los gatos son expertos cazadores. Para ello, están dotados de garras retráctiles que los convierten en unos de los animales más sigilosos del reino animal, para así acechar a sus presas. Además, pocos animales podrían escapar a sus afilados colmillos. 

Asimismo, sus ojos, dotados de una visión espectacular tanto en la caza diurna como nocturna, son imprescindibles. Cuando un gato acecha a una presa, dilata ampliamente sus pupilas; así entra más luz que aporta nitidez a la imagen observada. Esto es esencial cuando cazan durante la noche.

Gato asomándose

Igualmente, cuando los gatos juegan –entre ellos o con nosotros mediante un juguete–también dilatan las pupilas por la misma razón: su fuerte instinto cazador.

Otra razón conductual para las pupilas dilatadas en el gato es el miedo. Cuando un gato está atemorizado, todo su cuerpo se pone en  alerta. En esos momentos un montón de mecanismos químicos se ponen en marcha en su interior para huir cuando sea necesario. Las hormonas liberadas hacen que las pupilas se dilaten para no perder atención al medio que los rodea y a aquello que les provoca miedo.

Pupilas dilatadas en el gato por enfermedad

Los gatos son animales que evitan mostrar debilidad. Esto se debe a que, en un medio natural, esta flaqueza significaría, muy probablemente, el fin. Los felinos solo se muestran débiles cuando la enfermedad está avanzada.

Si las pupilas están dilatadas en un gato, puede estar siendo provocado por una enfermedad latente. Estas patologías pueden estar directamente relacionadas con los ojos: un glaucoma, uveítis o una infección ocular.

Por otro lado, existen otras enfermedades en el gato que podrían causar este estado:

Intoxicación y las pupilas dilatadas en el gato

Las intoxicaciones en gatos son más comunes de lo que podríamos pensar en un primer momento. Estos animales son muy curiosos y cualquier objeto nuevo en el hogar es digno de su interés.

Uno de los tóxicos más letales para ellos son las permetrinas. Esta sustancia es un insecticida típico en los antiparasitarios caninos. Por ello, es muy común que algunos tutores, por desconocimiento, apliquen estos productos en sus gatos. Ante esta situación, si no se actúa con rapidez, el gato podría morir.

Otras sustancias tóxicas para los gatos son:

  • Alimentos que contienen cafeína o teobromina, como el cacao.
  • Fármacos como paracetamol, ácido acetilsalicílico o ibuprofeno.
  • Productos con alta concentración de arsénico. Para un ser humano esto sería tóxico, mientras que para un gato es mortal.
Gato en el veterinario

Cuando un gato se intoxica con cualquier sustancia, su sistema nervioso se ve gravemente afectado. Concretamente, es el sistema nervioso parasimpático el que se ve alterado. Por ello, junto a las pupilas se dilatadas, pueden aparecer otros síntomas:

  • Convulsiones.
  • Vómitos por una mayor actividad gástrica.
  • Pérdida de control de los intestinos, por lo que el animal defeca sobre sí mismo.
  • Se contraen la vías aéreas y aparece dificultad para respirar.
  • Exceso de salivación.
  • Falta de coordinación.
  • Del Sole, M. J., Sande, P. H., Bernades, J. M., Aba, M. A., & Rosenstein, R. E. (2007). Circadian rhythm of intraocular pressure in cats. Veterinary ophthalmology, 10(3), 155-161.
  • Leyhausen, P., & Tonkin, B. A. (1979). Cat behaviour. The predatory and social behaviour of domestic and wild cats. Garland STPM Press.
  • Malik, R., Ward, M. P., Seavers, A., Fawcett, A., Bell, E., Govendir, M., & Page, S. (2010). Permethrin spot-on intoxication of cats: Literature review and survey of veterinary practitioners in Australia.
  • Palus, V., Penderis, J., Jakovljevic, S., & Cherubini, G. B. (2010). Thiamine deficiency in a cat: resolution of MRI abnormalities following thiamine supplementation. Journal of feline medicine and surgery, 12(10), 807-810.
  • Reusch, C. (2011). Diabetes mellitus in dogs and cats. Kleintierpraxis, 56(4), 204-218.
  • Townsend, W. M. (2008). Canine and feline uveitis. Veterinary Clinics of North America: Small Animal Practice, 38(2), 323-346.