Carbohidratos en croquetas para perros y gatos: ¿qué son?

Francisco María García · 19 marzo, 2019
Entre los nutrientes más importantes que nuestras mascotas necesitan en su día a día están los carbohidratos; sea cual sea su raza y tamaño, el desarrollo de nuestros animales requiere una buena nutrición

Una alimentación equilibrada es uno de los cuidados esenciales que tu mascota necesita para preservar su buena salud. Independiente de su especie, sexo y edad, todos los animales requieren una óptima nutrición para desarrollarse física y mentalmente.

Para ayudarte a ofrecer la mejor nutrición a tu mascota, a continuación hablaremos sobre la adición de carbohidratos en las croquetas para perros y gatos, sus posibles beneficios y riesgos.

¿Qué son los carbohidratos?

Los carbohidratos, también llamados de hidratos de carbono, son biomoléculas compuestas por carbono, hidrógeno y oxígeno. Como nutriente en la alimentación de los animales, representan la principal fuente para generar energía de forma inmediata.

Durante el proceso digestivo, estas biomoléculas son metabolizadas para dar origen, finalmente, a moléculas de glucosa. Es decir, que los hidratos de carbono se convierten en azúcares en el interior del organismo del animal que los consume.

Cuando el organismo necesita producir energía rápidamente, recurre en primer lugar a las moléculas de glucosa derivadas de la metabolización de los carbohidratos. Ello ocurre porque la glucosa puede ser fácilmente metabolizada, lo que genera mucha energía en poco tiempo.

No obstante, esta energía también se ‘gasta’ rápidamente, por lo que se hace necesario consumirlas con mayor frecuencia para mantener un metabolismo regular. A su vez, las proteínas y grasas buenas requieren un proceso de metabolización más lento y gradual, por lo que son mejores fuentes de energía a largo plazo.

Tipos de carbohidratos

Tipos de carbohidratos

Los carbohidratos son unas de las biomoléculas más comúnmente encontradas en la naturaleza, por lo que están presentes en casi todos los alimentos. Aunque suelen aparecer en mayor proporción en los alimentos de origen vegetal, otros como los lácteos y la propia carne, no están exentos de hidratos de carbono.

Actualmente se reconocen diversos tipos de carbohidratos que se clasifican en dos grandes grupos: los carbohidratos simples y los carbohidratos complejos.

Carbohidratos simples

Los hidratos simples son aquellos que poseen moléculas de glucosa simples o cadenas de azúcares fáciles de ‘romper’. Su estructura es rápidamente metabolizada, lo que permite obtener energía de forma inmediata. Estos carbohidratos se subdividen en los tipos:

  • Monosacáridos: moléculas simples de glucosa que se absorben directamente, y que no requieren conversión alguna. Los monosacáridos son la galactosa (presente en la leche y sus derivados), la fructosa y la glucosa (presentes en las frutas, verduras y en la miel).
  • Disacáridos: cadenas de azucares simples y fáciles de romper, que requieren una metabolización sencilla. Los disacáridos son la lactosa (leche y derivados), la maltosa (cebada y miel), y la sacarosa (frutas y verduras).

Carbohidratos complejos

Los hidratos complejos, también llamados polisacáridos, contienen cadenas de azucares más largas y difíciles de metabolizar; por ello, requieren un proceso digestivo más lento para absorberse correctamente. En este grupo encontramos el almidón (cereales, tubérculos y legumbres), el glucógeno (carnes), y las fibras (frutas, verduras, cereales y legumbres).

Qué son los carbohidratos

¿Son malos los carbohidratos en croquetas para perros y gatos?

La cuestión de los carbohidratos en croquetas para perros y gatos genera mucha controversia, incluso entre los expertos en nutrición animal. Se sabe que, a diferencia del hombre, estos animales tienen un tracto gastrointestinal corto, por lo que no están preparados para digerir cadenas de azúcares muy largas.

Hay que recordar que los perros y gatos obtienen energía para su metabolismo, principalmente a partir de las moléculas de grasas, y no de los carbohidratos. De hecho, la dieta natural de estas especies se basaría en el consumo de la carne y la grasa de sus presas, y difícilmente incluiría cereales, legumbres y otras fuentes de proteínas vegetales.

Por ello, no se recomienda incorporar polisacáridos en la dieta de perros y gatos, con la lógica excepción del glucógeno presente en bajas cantidades en la carne. No obstante, el consumo moderado de hidratos simples, presentes en frutas y verduras, y que también aportan vitaminas y minerales, puede ayudar a complementar la nutrición de los animales.

Por otro lado, los carbohidratos no proporcionan todos los nutrientes que el organismo de los perros y gatos necesita para mantenerse sano y equilibrado. Por esta razón, su dieta no debe basarse en el consumo de hidratos, ya que podrían generarse deficiencias nutricionales debido al consumo insuficiente de proteínas, vitaminas y minerales.

Si analizamos específicamente las croquetas para perros y gatos, sus niveles de carbohidratos no deben superar el 5 % en el caso de los gatos, y el 10 % en el caso de los perros.

Un consumo excesivo de carbohidratos suele derivar en problemas digestivos, como gases, diarrea y vómitos. Además, puede provocar una rápida ganancia de peso y la elevación de los niveles de glucosa en la sangre, lo que hará que el animal esté más predispuesto a la obesidad y a la diabetes.

  • Ernesto Rodolfo Hutter. 2015. Nutrición en caninos y felinos. Extraído de: http://www.vet.unicen.edu.ar/ActividadesCurriculares/AlimentosAlimentacion/images/Ducumentos/2015/Nutricion%20en%20caninos%20y%20felinos%20-%20Dr%20Hutter.pdf
  • Jof the American Animal Hospital Association. OURNA. 2010. Guías para la Evaluación Nutricional de perros y gatos. Extraído de: https://www.aaha.org/public_documents/professional/guidelines/nag_spanish_color.pdf