Carácter, belleza, elegancia… Así son los gatos negros

El gato negro ha sido tratado injustamente por las numerosas supersticiones que giran en torno a él

¿No te has preguntado nunca por qué los gatos negros causan tanta admiración y existen tantas leyendas e historias en torno a ellos? Los gatos negros están relacionados con la superstición y la brujería. Es por ello que queremos dedicarles un homenaje y desmentir esta tradición. Los gatos negros destacan, ante todo, por su gran belleza, su carácter y su increíble elegancia. 

Historia de los gatos negros

Los gatos negros son muy afectuosos y presentan una belleza especial debido a su pelaje negro

No siempre ha existido esta injusta tradición que alude a la mala suerte que traen los gatos negros, más bien todo lo contrario. Desde siempre los gatos negros han sido considerados animales sagrados. En el Antiguo Egipto se creía que el gato negro poseía cualidades divinas, tanto es así que estaban relacionados con el culto a la diosa Bastet.

En otras épocas de la historia se consideraba que si una pareja de recién casados veía un gato negro, estaba garantizada la prosperidad en el matrimonio. También los marineros también creían que si llevaban un gato negro a bordo, este les traería buena suerte.

Pero esta consideración mágica que había existido siempre cambia con la llegada de la Edad Media, cuando se empieza a relacionar a los gatos negros con la brujería y la hechicería. Se creía que los gatos negros eran en realidad brujas transformadas, por lo que muchos gatos negros fueron cazados, perseguidos e incluso quemados en la hoguera.

Afortunadamente, en la actualidad esta concepción está cambiando, y las personas que deciden tener un gato negro saben apreciar las características y las virtudes de estos preciosos felinos, olvidando la tradición popular. La increíble belleza y el buen carácter de estos gatos los convierte en una mascota especial.

Características de los gatos negros

El gato negro requiere numerosas atenciones, mimos y cuidados

Dejando atrás las supersticiones absurdas, es innegable que cuando vemos un gato negro no podemos dejar de contemplar su impresionante pelaje negro. Sin duda, este color los hace hermosos y elegantes.

Además, tal vez porque a lo largo del tiempo han sido muy desprestigiados, suelen ser bastante cariñosos y agradecidos con sus dueños. Las personas que poseen gatos negros pueden dar testimonio de lo cariñosos que son con ellos y con otros animales. A muchos de estos gatos les gusta dormir acompañados en la cama de sus dueños.

Otra virtud que los caracteriza es que son los gatos más intuitivos que hay, por eso son huidizos con los desconocidos, pero cuando comprueban que no se les quiere hacer daño, son muy afectuosos y tiernos. No tienen reparos a la hora de pedir cariño y atenciones.

Los gatos negros son muy activos sexualmente, por lo que siempre se las ingenian para ir en busca de gatas. Es por esto que se han ganado la fama de que son agresivos y ruidosos. Por desgracia, su color y las numerosas tradiciones han provocado que sean la última opción a la hora de adoptar un gato.

El gato Bombay

El gato Bombay es un gato negro doméstico mediano, mezcla entre el Burmes y el American shorthair. Suelen tener un aspecto musculoso y un brillante y precioso pelo negro. Llaman mucho la atención sus grandes y brillantes ojos, que contrastan con su pelo oscuro.

Son perfectos animales de compañía ya que no soportan la soledad y se adaptan a todos los espacios. Son bastante pacíficos, mimosos y hogareños, por lo que no son demasiado activos, sino todo lo contrario.

No buscan peleas, pero sí son territoriales. Hay que tener mucho cuidado con su alimentación, ya que son bastante glotones y si no se les pone límites pueden sufrir obesidad.

En cuanto a los cuidados que necesita el gato Bombay, lo cierto es que no requiere de atenciones especiales. Hay que cepillarlos por lo menos tres veces a la semana y bañarlos una vez al año para que siga conservando su pelaje brillante y sedoso.

Solo hay una cosa fundamental para el cuidado del gato Bombay. Este tipo de gatos necesita sentirse querido. Si le das atenciones y mimos frecuentemente, verás cómo tu gato crece feliz y sano.