Brasileño de pelo corto, una raza de gatos originada en las calles

Gato brasileño de pelo corto

Un minino de raza, pero con todas las ventajas de los animales mestizos. Esta sería una buena síntesis para describir al Brasileño de pelo corto, un gato nacido en las calles del país más grande y poblado de Latinoamérica. A continuación, te contamos los detalles que no deberías dejar de conocer sobre este hermoso felino doméstico.

El gato que llegó de Europa y ganó las calles de Brasil

Como raza, el Brasileño de pelo corto es muy reciente. Fue creada en 1985 por Paulo Ruschi, miembro de la WCF, una organización internacional de clubes de gatos. Surgió como resultado de un experimento para demostrar por qué los mininos callejeros de Brasil eran diferentes a los del resto del mundo, pero, a su vez, presentaban características similares entre ellos.

Sin embargo, no es la única raza que se desarrolló a partir de animales criados en las calles. También es el caso del Americano de pelo corto y del Europeo de pelo corto.

De todas formas, esta “casta sudamericana” de felinos desciende del Iberia Felis. Se trata de los gatos que los portugueses llevaban en sus barcos para librarse de los roedores, y que llegaron a tierras brasileras en la época de la conquista.

Al unirse con los mininos locales, comenzó a gestarse el Brasileño de pelo corto. En la actualidad, la raza es reconocida como pura por la Federación Felina Brasileña.

Conoce al Brasileño de pelo corto, una reciente raza de gatos, pero que presenta todas las ventajas de los animales mestizos. Muy ágiles y de mirada sumamente expresiva, estos mininos se caracterizan porque cada ejemplar tiene su propia forma de ser.

Un felino de ojos expresivos y muy ágil

Esta preciosa raza de felinos domésticos destaca por su gran agilidad y por una mirada particularmente expresiva. Pero también se distingue por las siguientes características físicas:

  • Tamaño: mediano
  • Cuerpo: largo, compacto y de formas redondeadas
  • Extremidades: fuertes y bien separadas entre sí
  • Cabeza: mediana y más angosta que larga
  • Ojos: grandes y elevados (el espacio entre ambos debe equivaler al tamaño de uno de ellos)
  • Orejas: grandes y con mechones en la punta
  • Cola: entre mediana y larga; es ancha en la base y se va afinando
  • Pelaje: sedoso, brillante y corto
  • Colores: variados

Cada Brasileño de pelo corto es un mundo por descubrir

Cariñoso y sociable, este bello minino se suele adaptar sin problemas a vivir en un apartamento. Tampoco parece presentar inconvenientes a la hora de compartir espacio con otras animales.

Sin embargo, al tener un origen callejero, cada ejemplar tiene su propio carácter, por lo que se dificulta definir otros características generales que describan su forma de ser.

Así que si tienes como mascota uno de estos felinos, es seguro que no te aburrirás. Y que te llevarás gratas sorpresas descubriendo su personalidad. Claro está que también podrás aportar lo tuyo, de acuerdo al trato que le des y a las reglas de convivencia que establezcas en tu casa.

Una raza de gatos fuerte y sana

El origen callejero de este felino doméstico hizo que sea un animal resistente y saludable. Por este motivo no requiere de demasiados cuidados específicos, más allá de recibir una alimentación adecuada y de calidad, y de cumplir con el calendario de vacunación y desparasitación que el veterinario indique.

La ventaja de que provenga del cruce de gatos mestizos consiste es que esta “mezcla” resulta más natural. Se evitan así la aparición de problemas genéticos que tienden a presentarse en las razas donde suelen cruzarse animales emparentados.

Por otra parte, su pelaje corto no presenta grandes inconvenientes por su caída. Y tampoco tendrás que preocuparte demasiado por el cepillado.

Debe tenerse en cuenta, eso sí, que son mininos muy activos. Necesitan ejercitarse. Así que hay que procurar juegos y juguetes para que gasten su gran energía. Una buena oportunidad, sin duda, para que los dueños de un Brasileño de pelo corto se diviertan a lo grande con su mascota.

Fuente de la imagen: www.foyel.com