Braco francés, tipo Gascuña, talla grande

Virginia Duque Mirón · 11 diciembre, 2017

Otro tipo de braco es del que te queremos hablar en este artículo: el braco brancés Gascuña. Aunque contiene similitudes con el braco brancés Pirineo, estas son dos rías distintas que hay que aprender a diferenciar. Por eso, a continuación, te contamos todos los detalles sobre esta raza.

Todo sobre el braco francés Gascuña

Origen

Tanto el braco francés Gascuña como el Pirineo descienden de alguna raza de pointer francés que datan del siglo XIV. Esto no es algo que se pueda confirmar a ciencia cierta, pues estas razas aparecieron antes de que hubiera registro de razas. Sin embargo, se cree firmemente que provienen de perros de muestra locales y recuperadores españoles e italianos.

Tras las dos guerras mundiales solo quedaron unos ejemplares, y la raza se vio en peligro de extinción. No obstante, gracias al Doctor Castets y M. Senac-Langrage pudo sobrevivir, y a día de hoy sigue siendo un animal muy valorado en la región; se le usa como perro de trabajo y caza. Solo nacen unos 200 cachorros al año, lo que puede parecer poco, pero que sin duda es garantía de que la raza continuará.

Características del braco francés Gascuña

El braco francés Gascuña es de tamaño mediano tirando a grande, con apariencia poderosa aunque no muy pesada. Es un perro lleno de vigor, resistencia y mirada noble con cierta elegancia que le aporta la armonía de sus proporciones y su pelaje especial.

Sus extremidades son largas y rectas, anchas y musculosas, y las mueve con la elegancia y soltura de un caballo. La cabeza es larga con un hocico recto y ancho, con fosas nasales abiertas y la trufa de color marrón, mientras que sus largas y delgadas orejas son la base ancha y colgantes a los lados de la cabeza.

En cuanto a su pelaje, se trata de un manto grueso que tiene mucha densidad, aunque es más fino en la zona de la cabeza y las zonas que tienen pliegues. Además, los colores admitidos son el marrón, el marrón con blanco, el blanco moteado y el beige fuego.

Carácter del braco francés Gascuña

Es un animal muy polifacético y, aunque ha sido usado para trabajos, caza, muestra o como cobrador, es muy apto para ser un perro de familia. En este sentido, es tranquilo, amable, obediente, tolerante y dócil, lo que lo convierte en un can fácilmente entrenable. Asimismo, es muy amoroso con los niños y muy defensor con ellos, además de llevarse bien con otras mascotas sin importar si estas son perros, gatos u otra especie.

El braco francés Gascuña es un animal muy activo y no apto para el aburrimiento, así que si se le adopta en un ambiente familiar, especialmente en el que haya niños, mejor que mejor. Y es que si llega a aburrirse podría tener conductas destructivas y ladrar de forma excesiva.

Salud y cuidados del braco francés Gascuña

Esta raza no tiene problemas de salud comunes, pero sí se hace necesario tomar en cuenta varios factores. El ejercicio es uno de los principales, ya que debido al nivel de actividad que alcanza, necesitará una dosis diaria de al menos 45 minutos.

Las orejas serán otro aspecto a tener en cuenta, pues debido a su forma y largura se hace necesaria una revisión casi diaria para asegurarse de que no se asientan bacterias a vivir en ellas. ¡Cuidado con las garrapatas en esta zona!

Su pelo solo necesitará un cepillado semanal que elimine los pelos muertos. Y claro, las visitas periódicas al veterinario no es algo que se pueda dejar pasar por el simple hecho de que sea un perro fuerte. Y es que hay que vigilar y mantener su buena salud.

¿Qué te ha parecido conocer más a fondo al braco francés Gascuña? Un perro que, aun habiendo sido criado para ser un can de trabajo, es muy apto para ser tu próxima mascota. ¿Lo pensarás?

Fuente de la imagen: http://perros-de-raza-kalu.blogspot.com.es