Boyero de las Ardenas, un perro rústico pero muy dócil

Virginia Duque Mirón 6 septiembre, 2017

El Boyero de las Ardenas es un perro que en ocasiones se confunde con el Boyero de Flandes. No obstante, son dos especies diferentes. Este es un can rústico y robusto, con una apariencia huraña y de pelo semilargo.

A pesar de su aspecto, es probable que su personalidad y carácter te sorprendan. ¿Te quedas con nosotros para descubrirlo?

Para ello, creemos que lo mejor es conocer a fondo al Boyero de las Ardenas. Este es un perro muy peculiar que no pasa desapercibido ante aquellos que lo conocen.

Todo lo que tienes que conocer sobre el Boyero de las Ardenas

Origen

Esta raza de perro procede de Bélgica, y fue usada para trabajar como pastor cuidando y reuniendo al rebaño. De ahí precisamente viene su nombre. En la antigüedad, los canes que se usaban para ese fin eran conocidos como “bouvier” (boyeros).

No obstante, cuando la motorización llegó al sector agropecuario, estos perros comenzaron a desaparecer.

Perro boyero de las ardenas en competicion
Fuente: Томасина

Se les utilizó en otras labores, como para tirar de pequeños carros que transportaban leche, o como perro de caza de forma ocasional. Aun así, para la época de la Primera Guerra Mundial, la raza desapareció casi por completo.

No fue hasta 1985, año en que se hizo una colecta de calostro de los rebaños lecheros cuando algunos canófilos descubrieron que aún existían algunos supervivientes de la raza. Desde entonces, se intentó preservar mediante su cría, algo en lo que los pastores tuvieron mucho que ver.

A pesar de hacer años que estos animales habían dejado de usarse para el pastoreo, en ese tiempo muchos pastores reconocieron sus buenas aptitudes. Por ello se dedicaron a su cría para preservar la raza. Paradojas de la vida…

Características

Esta raza puede medir hasta 62 cm en cruz y pesar entre 22 y 35 kilos. Puede encontrarse en casi cualquier color, menos el blanco puro. Un Boyero de las Ardenas en este color no es aceptado como de raza auténtica.
Sus orejas son cortas y erectas y su mirada es muy perspicaz. Su pelo es semilargo, muy tosco y rizado, algo que provoca que se hagan nudos si no se peina a menudo.
Por norma general, se les suele cortar la cola, aunque esta es corta y recia. Tiene múltiples similitudes con el pastor de Picardía, el Boyero de Flandes, y otros perros pastores de las zonas belga y francesa.

Conoce la personalidad del Boyero de las Ardenas

Dicen que las apariencias engañan, y nada más verdadero que esto. A pesar de la apariencia tosca y robusta de esta raza, su personalidad es dulce y suave.

Perro boyero de las ardenas en el campo
Fuente: User Rebo

Como fue educado para ser un perro guardián, sigue teniendo ese instinto. Así, será ideal protegiendo tu hogar. Les encanta estar al aire libre, lo que lo hace ideal para entornos rurales y casas de campo.

Siempre está alerta y es tenaz, intrépido y valiente. Seguro que arriesgará su vida por salvar la tuya y la de los tuyos si fuera necesario. Es muy cariñoso y alegre, un perro para vivir en familia. Además, es ideal para los niños, pues su instinto protector se multiplica con ellos. Eso sí, habrá que educar a los pequeños en el trato que pueden darle.

Por norma general, no les gusta estar con otros perros, así que, a pesar de su docilidad, se hace necesario que se les socialice desde que son cachorros, para que pueden convivir en familia y con otras mascotas si se diera el caso.

Cuidados del Boyero de las Ardenas

Su pelo es uno de sus mayores problemas. Si no quieres que se le hagan nudos y tener que cortarlo a cada momento, deberás cepillarlo a diario. Incluso tendrás que usar acondicionadores que te faciliten la tarea.

Necesitan ejercicio diario, ya que se aburren con facilidad, y esto puede llevarlos a ponerse nerviosos e incluso ser destructivos, compulsivos y ladradores. Necesitan actividad intensa para evitar estos problemas y, por supuesto, otros que podrían surgir en su salud.

Un perro tosco y de aspecto huraño, pero ideal para convivir en familia y estar con niños. ¿Las apariencias engañan o no? El Boyero de las Ardenas nos ha demostrado con creces que sí.

Fuente de las imágenes: Andreagenial, Томасина y User Rebo.

Te puede gustar