Bob el perro se perdió haciendo turismo

Laura Huelin 6 agosto, 2018
Debido a que él y su familia visitaban un pueblo en plenas fiestas, los fuegos artificiales asustaron a Bob, que huyó y no fue encontrado hasta después de una semana gracias a la colaboración de los vecinos y de una asociación protectora de la zona

Todos podemos sufrir accidentes, aunque nos dan más miedo los que se producen lejos de nuestra casa. Esta es la historia de Bob el perro, que se perdió haciendo turismo, y de toda la gente que se volcó en ayudarle a volver a casa.

Las vacaciones de Bob el perro

La familia de Bob el perro decidió salir de vacaciones en julio con su autocavana. Son alemanes y decidieron conducir hasta Muros, en el noroeste de la península ibérica. No era la primera vez que salían de vacaciones de esta manera y, por supuesto, su perro Bob les acompañaba.

Bob es un perro adulto, de unos cinco años. Es de tamaño grande, negro casi por completo, y fue adoptado por esta familia cuando era un cachorro de un año aproximadamente. El buen carácter de Bob y sus ganas de aventuras le hacían un compañero de viaje excelente.

Las vacaciones de los tres fueron según lo planeado, pero a un par de días de tener que emprender el viaje de vuelta a Alemania, el pueblo que estaban visitando estaba en fiestas y se estaban tirando cohetes. Bob se asustó y salió corriendo. Su familia lo buscó durante días, pero Bob no aparecía así que decidieron pedir ayuda a la gente del pueblo.

Cómo se perdió Bob

Bob se perdió en una zona con muchos pueblos pequeños, pero también con muchos bosques y montes. La gente del pueblo desde el primer momento se volcó en ayudarles. Los amantes de los animales entendían la angustia que debía estar pasando esa familia, que se negaba a irse hasta que apareciera su perro.

Cartel de se busca a Bob el perro
Fuente: Facebook

Con la ayuda de una asociación protectora de la zona, se organizaron para buscar a Bob. Repartieron carteles, avisaron por redes sociales, e incluso hicieron un vídeo que se llegó a emitir en la televisión. Por supuesto, organizaron excursiones y batidas para ir a buscarlo al bosque.

El pueblo se volcó con esta familia durante casi una semana entera. Decenas de personas salían de paseo a los montes a intentar encontrarlo y centenares rastreaban por las redes sociales cualquier señal de un perro parecido.

El final feliz

No fue una persona, si no otro perro, quien encontró a Bob. Una de las batidas que habían salido en su búsqueda iba acompañada de varios labradores. Uno se salió del grupo y empezó a ladrar. Cuando fueron a buscarlo, se encontraron a Bob, encajado en una cuneta de hormigón, sin poder moverse.

Inmediatamente lo llevaron al veterinario y avisaron a su familia. Bob estaba deshidratado y muy débil; nadie sabía cuánto tiempo llevaba encajado en aquel lugar, pero le costaría muy poco recuperarse. El veternario lo examinó y decidió que lo mejor era que se quedase un par de días ingresado.

Bob el perro en el veterinario
Fuente: Facebook

Dicho y hecho: tras pasar dos días y una noche en observación, Bob empezó a caminar solo. En cuanto recuperó un poco sus fuerzas, se volvió a la autocaravana de sus dueños y dieron por terminadas sus vacaciones.

Bob el perro vuelve a estar reunido con su familia y en su casa, y por suerte esta aventura solo ha quedado en un susto muy grande. La familia de Bob no deja de decir todo lo agradecidos que están con los vecinos del pueblo, porque sin su ayuda jamás hubieran encontrado a su perro.

Consejos para viajar con mascotas

Todos podemos sufrir accidentes mientras estamos de vacaciones, aunque podemos seguir una serie de consejos generales para viajar con nuestras mascotas. Ten en cuenta que han de adaptarse dependiendo de con qué animal viajemos y nuestro destino:

  • Pon chip a tu mascota y mantén los datos actualizados. Si se pierde, es una garantía para que pueda volver.
  • Identifica a tu animal con un collar y una chapa con tu número de teléfono. Aunque tenga chip, si se pierde tu perro podrán identificarle más rápido.
  • Invierte en un arnés y una correa nuevos. Soportarán mejor un tirón y, si se da un susto o quiere huir, será menos probable que se rompan.
  • Asegura con bridas los transportines que utilices. Usa solo transportines que estén en perfectas condiciones e identifícalos con pegatinas por el exterior.
  • Asegura a tu perro o los transportines dentro del coche, con una correa especial o con el cinturón de seguridad.
  • Planifica con tiempo tus vacaciones y asegúrate de que los alojamientos a los que irás aceptan animales.

En vacaciones, mucha gente quiere llevarse a su animal de viaje. Asegúrate de que lo haces con la mayor seguridad posible, para evitar sustos y malas experiencias.

Te puede gustar