Beneficios del Omega-3 en tu perro

Contrario a lo que sucede con los ácidos grasos Omega-6, los Omega-3 son un poco menos necesarios en la dieta del perro, pero igual de importantes en su metabolismo.
Beneficios del Omega-3 en tu perro
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 27 diciembre, 2022

Los ácidos grasos Omega-3 son uno de los componentes más importantes en la dieta del perro, pues en dosis adecuadas pueden ofrecer diversos beneficios a la salud. Este tipo de nutrientes se obtienen de manera natural a través de los alimentos, pero en algunos casos también se pueden emplear suplementos para evitar su carencia.

Por lo regular, los piensos comerciales ya contemplan en su formulación la cantidad adecuada de ácidos grasos que necesita la mascota. Sin embargo, bajo condiciones específicas, es posible que se necesite aumentar su consumo para mejorar sus condiciones de salud. Sigue leyendo este espacio y descubre cuáles son los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 en tu perro.

¿Por qué es importante el Omega-3 en los perros?

Los ácidos grasos Omega-3 son un tipo de ácido graso poliinsaturado de cadena larga que participan en varios procesos fisiológicos. Este tipo de grasas forman parte de la membrana de todas las células del cuerpo. Asimismo, intervienen en las funciones y mecanismo de regulación del proceso metabólico general.

Debido a su importancia biológica, los ácidos grasos Omega-3 están implicados o cumplen con algún rol en lo siguiente:

  • Cerebro.
  • Riñones.
  • Corazón.
  • Sistema inmunitario.
  • Formación de huesos.
  • Lactancia.
  • Mantenimiento de la piel.
  • Mantenimiento de la agudeza visual.
  • Procesos neoplásicos (cáncer).

A pesar de que son un componente esencial del metabolismo, los perros son incapaces de producir los ácidos grasos Omega-3. Esto significa que solo pueden obtenerlos a través de su alimentación, de manera que si la dieta no es adecuada, es fácil ocasionarle un déficit peligroso. En consecuencia, se vuelven susceptibles a varias enfermedades y padecimientos.

Un perro come carne con romero.

¿Es necesario suplementar con Omega-3 a los perros?

Si bien es cierto que los ácidos grasos Omega-3 son cruciales para el perro, no siempre es necesario suplementarlos con otros productos. La mayoría de los piensos comerciales contienen la cantidad suficiente de Omega-3 para solventar las necesidades fisiológicas diarias de la mascota.

Por lo común, los piensos etiquetan estos ácidos grasos en sus empaques como DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico). Estos son los principales representantes de los Omega-3 y los más famosos, pero no son los únicos que existen.

¿Qué beneficios aportan los ácidos grasos Omega-3 al perro?

Los beneficios que tienen los ácidos grasos Omega-3 en el perro dependen de dos factores: el tipo de ácidos grasos que aporten y las necesidades del can. Al igual que otros nutrientes, el exceso de estas grasas es perjudicial para la salud, por lo que se debe ser cuidadoso al utilizar suplementos sin recomendación médica.

En general, los beneficios que otorgan los ácidos grasos Omega-3 al perro son los siguientes:

  • Refuerzan el sistema inmunológico.
  • Rehidratan y mejora el aspecto de la piel.
  • Protegen las funciones neuronales.
  • Proveen efectos analgésicos.
  • Mejoran el brillo y el aspecto del pelaje.
  • Reducen el envejecimiento celular.
  • Reducen la probabilidad de padecer infecciones cutáneas.
  • Previenen problemas cardiovasculares.

¿Cómo se obtienen los ácidos grasos Omega-3 para los perros?

Aparte del pienso y los suplementos, los ácidos grasos Omega-3 se pueden encontrar de manera natural en varios tipos de alimentos frescos. Por ejemplo:

  • Salmón.
  • Sardina.
  • Semillas de linaza.
  • Semilla de soja.
  • Arenque.
  • Aceites vegetales (linaza o canola).

A pesar de que los alimentos frescos parezcan una alternativa interesante para mejorar la dieta de las mascotas, no siempre es la forma más adecuada de ofrecerle estos ácidos grasos. Es importante recordar que algunos perros presentan alergias alimentarias a ciertos tipos de comida. Por lo tanto, no se deben administrar estos alimentos a menos que se cuente con la aprobación y la guía de un veterinario.

Cuando existe algún déficit de ácidos grasos tipo Omega-3, la mayoría de los especialistas recomienda añadirlos a través de suplementos. De esta manera, se le aporta lo que necesita sin cambiar su alimentación o exceder sus requerimientos nutricionales.

¿Qué pasa si el perro tiene deficiencia de ácidos grasos Omega-3?

La deficiencia de ácidos grasos Omega-3 es un poco más común de lo que se cree, pues pocos tutores tienen en cuenta lo fundamental que son para la salud canina. Además, existen varios piensos comerciales de baja calidad que no solventan las necesidades nutricionales de las mascotas, lo que los expone a diferentes deficiencias.

Los síntomas de la deficiencia de ácidos grasos Omega-3 en el perro aparecen de forma gradual y se agravan conforme pasa el tiempo. Por esta razón, es importante ser cautelosos con los siguientes signos:

  • Pelaje áspero y sin brillo.
  • Resequedad en la piel.
  • Escozor exagerado.
  • Infecciones cutáneas recurrentes.
  • Uñas quebradizas.
  • Dolores articulares.
  • Resistencia física disminuida.
  • Diarrea.
  • Indigestión.
Un perro Shiba rascándose la piel.

Si detectas alguno de estos síntomas, acude de inmediato con tu veterinario de confianza. Aunque los casos de déficit de ácidos grasos Omega-3 no suelen ser peligrosos, los perjuicios a la salud del perro pueden disminuir bastante su calidad de vida. Así que prioriza ofrecerle una dieta saludable para evitarle problemas como estos.

Te podría interesar...
Entendiendo las dietas para problemas de riñón en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Entendiendo las dietas para problemas de riñón en perros

Las dietas para problemas de riñón en perros deben estar adecuadamente balanceadas, pues estos canes tienen una salud delicada.



  • Lenox, C. E., & Bauer, J. E. (2013). Potential adverse effects of omega‐3 fatty acids in dogs and cats. Journal of veterinary internal medicine, 27(2), 217-226.
  • Bauer, J. E. (2007). Responses of dogs to dietary omega-3 fatty acids. Journal of the American Veterinary Medical Association, 231(11), 1657-1661.
  • Mueller, R. S., Fieseler, K. V., Fettman, M. J., Zabel, S., Rosychuk, R. A. W., Ogilvie, G. K., & Greenwalt, T. L. (2004). Effect of omega‐3 fatty acids on canine atopic dermatitis. Journal of Small Animal Practice, 45(6), 293-297.
  • Roush, J. K., Dodd, C. E., Fritsch, D. A., Allen, T. A., Jewell, D. E., Schoenherr, W. D., ... & Hahn, K. A. (2010). Multicenter veterinary practice assessment of the effects of omega-3 fatty acids on osteoarthritis in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, 236(1), 59-66.
  • Roush, J. K., Cross, A. R., Renberg, W. C., Dodd, C. E., Sixby, K. A., Fritsch, D. A., ... & Hahn, K. A. (2010). Evaluation of the effects of dietary supplementation with fish oil omega-3 fatty acids on weight bearing in dogs with osteoarthritis. Journal of the American Veterinary Medical Association, 236(1), 67-73.
  • Moreau, M., Troncy, E., Del Castillo, J. R. E., Bedard, C., Gauvin, D., & Lussier, B. (2013). Effects of feeding a high omega‐3 fatty acids diet in dogs with naturally occurring osteoarthritis. Journal of animal physiology and animal nutrition, 97(5), 830-837.
  • Freeman, L. M. (2010). Beneficial effects of omega‐3 fatty acids in cardiovascular disease. Journal of Small Animal Practice, 51(9), 462-470.
  • Bauer, J. E. (2016). The essential nature of dietary omega-3 fatty acids in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, 249(11), 1267-1272.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.