Cómo bañar a un gato sin pelo

El aseo en estos felinos, contra todo lo que pudiera parecer, es una cuestión aún más crítica que en los ejemplares peludos, pues acumulan más suciedad que incluye microorganismos que dañarán su delicada piel; es fundamental, sea cachorro o adulto, acostumbrarle a este hábito porque la falta de higiene les produce tristeza

Si tienes un minino calvo y piensas que por tal motivo te ahorrarás bastante trabajo a la hora de encarar su higiene, estás más que equivocado. Y es que estas razas de felinos domésticos tienen una piel muy sensible, y por tanto requieren de cuidados especiales y frecuentes. Por eso, hoy te contamos cómo debes bañar a un gato sin pelo.

Consejos para el aseo de mininos calvos

Los mininos son especialistas a la hora de asearse, incluso los calvos. Pero debes saber que los llamados gatos sin pelo –aunque la mayoría de las razas presenta una capa casi imperceptible de pelaje– tienen tendencia a sudar más y a acumular más grasa y suciedad.

Es recomendable, entonces, que si posees unos de estos simpáticos felinos como mascota, tengas la constancia de bañarlo cada 20 o 30 días. Por eso, debes acostumbrarlo desde pequeño a esta rutina.

Si el animal entró en tu hogar ya de adulto y no consigues que le tome gusto a esta forma de aseo, siempre hay opciones a las que puedes recurrir. Por ejemplo, toallitas húmedas especiales para mininos.

Te puede gustar