Cómo bañar a un gato sin pelo

El aseo en estos felinos, contra todo lo que pudiera parecer, es una cuestión aún más crítica que en los ejemplares peludos, pues acumulan más suciedad que incluye microorganismos que dañarán su delicada piel; es fundamental, sea cachorro o adulto, acostumbrarle a este hábito porque la falta de higiene les produce tristeza

Si tienes un minino calvo y piensas que por tal motivo te ahorrarás bastante trabajo a la hora de encarar su higiene, estás más que equivocado. Y es que estas razas de felinos domésticos tienen una piel muy sensible, y por tanto requieren de cuidados especiales y frecuentes. Por eso, hoy te contamos cómo debes bañar a un gato sin pelo.

Consejos para el aseo de mininos calvos

Los mininos son especialistas a la hora de asearse, incluso los calvos. Pero debes saber que los llamados gatos sin pelo –aunque la mayoría de las razas presenta una capa casi imperceptible de pelaje– tienen tendencia a sudar más y a acumular más grasa y suciedad.

Es recomendable, entonces, que si posees unos de estos simpáticos felinos como mascota, tengas la constancia de bañarlo cada 20 o 30 días. Por eso, debes acostumbrarlo desde pequeño a esta rutina.

Si el animal entró en tu hogar ya de adulto y no consigues que le tome gusto a esta forma de aseo, siempre hay opciones a las que puedes recurrir. Por ejemplo, toallitas húmedas especiales para mininos.

En todo caso, consulta al veterinario para que te informe sobre los productos adecuados para bañar a un gato sin pelo. Y también para que te cuente algunas técnicas para convencer al minino de que debes lavarlo de manera periódica.

Higiene de un gato sin pelo

Si tienes un gato sin pelo, debes prestar particular atención a su higiene. Lo ideal es que lo bañes, al menos, una vez al mes.

Recomendaciones para bañar a un gato sin pelo

La técnica para bañar a un gato sin pelo no difiere demasiado de la que se emplea para asear a un minino común. Sin embargo, tienes que poner especial énfasis en asear algunas zonas de su cuerpo que tienden a acumular más suciedad. Por eso, antes de introducirlo en el recipiente elegido para su baño, es aconsejable limpiarle bien los ojos, las uñas y las orejas.

Estas razas de felinos suelen no tener pestañas. Por tal motivo, su líquido lagrimal es más abundante. Así evitan que agentes patógenos les provoquen alguna enfermad en sus ojos. Lo recomendable es que limpies la zona ocular de forma semanal con un paño limpio embebido en suero fisiológico, y así quitar suciedad y legañas.

Ten en cuenta también que estos mininos, por lo general, tienen las orejas más grandes que el resto de los gatos. Es ideal, entonces, que utilices unas gotas limpiadoras –indicadas por el veterinario– para eliminar la cera.

¡Al agua gato calvo!

Con los ojos, uñas y orejas del minino en condiciones es hora de ingresarlo en el recipiente elegido como bañera. Recuerda que el agua debe tener una temperatura adecuada, para que el animal no tenga ni frío ni calor. Y para que no se dañe su sensible piel. Entonces:

  • Moja lentamente todo su cuerpo, pero no la cabeza.
  • Enjabónalo de forma suave y presta especial atención a sus patas y a su barriga.
  • Enjuágalo con abundante agua.
  • Lava su cabeza asegurándote de que no le entre agua en la nariz o en los ojos.
  • Sácalo de la bañera.
  • Sécalo con una toalla suave, pero cerciórate de que su piel no quede mojada.
Lavar gato sin pelo

Ten presente que, si generas un ambiente relajado, el minino estará tranquilo y podrás bañarlo con mayor facilidad. Y te evitarás algún que otro rasguño.

Consecuencias de no bañar a un gato sin pelo

Considera que si no bañas a tu mascota calva, comenzará a acumular, aparte de suciedad, microorganismos. Tarde o temprano sufrirá problemas en su delicada piel. Pero además, ensuciará todos los lugares y cosas por donde ande.

Recuerda también que los gatos que están sucios empiezan a sentirse tristes y desanimados. Así que, tanto por su salud física y emocional, no descuides el aseo de tu felino sin pelo.

La idea es que, aunque el animal se resista al baño, persistas con la intención de acostumbrarlo a esta rutina de aseo aún siendo adulto. Pero mientras tanto, no dejes de recurrir a otras opciones para mantener limpio a tu minino calvo.

Te puede gustar