Argentinosaurus: el dinosaurio más grande que existió

17 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino
El gigantismo se asocia con ventajas importantes para los animales, tales como mayor protección ante depredadores, acceso a alimentos, longevidad o resistencia climática. Los saurópodos maximizaron esta estrategia.

Argentinosaurus huinculensis es uno de los animales terrestres más grandes que jamás ha caminado sobre este planeta. Habitó en la actual Argentina durante Cretácico tardío, un periodo en el que aparecieron algunos de los dinosaurios más impresionantes, tras millones de años de evolución.

Su tamaño exacto es un tema controvertido, ya que no se han encontrado esqueletos completos de este animal. A pesar de ello, solo el fémur de Argentinosaurus ya es más grande que un humano adulto, lo que es un testimonio de su inmensidad.

¿Cuál era la figura de este dinosaurio en vida? ¿cómo alcanzó su increíble tamaño? ¿de qué se alimentaba? Si quieres aprender más sobre Argentinosaurus, continua leyendo.

Los saurópodos, verdaderos gigantes

A pesar de que descienden de pequeños dinosaurios, los saurópodos fueron los animales más grandes que han existido en la superficie terrestre. Su tamaño era tal que incluso los saurópodos más pequeños eran mayores que el resto de criaturas con las que convivían.

Los mamíferos más grandes —como Paraceratherium alcanzaban una fracción de la talla de los saurópodos. Solo algunos cetáceos actuales los superan en tamaño, pero estos animales viven en el medio acuático, donde la influencia de la gravedad es menor y desarrollar tamaños grandes es más sencillo.

Argentinosaurus pertenece a uno de los grupos más diversos y extendidos durante el Cretácico, los titanosaurios. Estos saurópodos se distinguen del resto porque eran más robustos y pesados, con cuellos y colas más gruesos y cortos. Curiosamente, los mayores titanosaurios se han descubierto en Argentina.

Un Argentinosaurio sobre un fondo blanco.

¿Cómo fue Argentinosaurus en vida?

Los fósiles que se han recuperado de este animal son muy fragmentarios, lo que dificulta reconstruir cómo sería exactamente en vida. A pesar de ello, gracias a técnicas paleontológicas modernas, los expertos han propuesto hipótesis acerca de su apariencia.

Las estimas en cuanto a su tamaño varían ampliamente entre autores, pero todos concuerdan en que Argentinosaurus medía entre 30 y 40 metros de largo y pesaba entre 50 y 100 toneladas, aproximadamente.

Este reptil contaba con un cuello largo y robusto, que quizás podía haber presentado estructuras para la comunicación. Al final de esta poderosa formación, se encontraba una cabeza bastante pequeña con dientes similares a lápices, que formaban un rastrillo con el que arrancar hojas de los árboles.

Las patas de estos animales son uno de sus aspectos más interesantes, ya que se adaptaron a soportar una increíble cantidad de peso a partir de ancestros bípedos. Para ello, los dedos se agruparon formando un cilindro que sigue la longitud del resto de la pata. Esto les daba un aspecto de columnas gigantes.

La ecología de Argentinosaurus

El titanosaurio se encontraba en zonas con abundante vegetación arbórea, formada principalmente por bosques subtropicales de coníferas, helechos y palmeras. Los parches boscosos se alternaban con amplios espacios llanos. Ademñas, estos ecosistemas contaban con ríos caudalosos que variaban estacionalmente, lo que daba lugar a llanuras fluviales en algunos periodos.

En estos ambientes, Argentinosaurus se alimentaba principalmente de vegetación, que podía consumir hasta de las copas de los árboles, gracias a su enorme cuello. No masticaba las hojas, sino que las tragaba directamente y las trituraba gracias a gastrolitos —piedras redondeadas— de su sistema digestivo.

A diferencia de lo que ocurre en los grandes mamíferos actuales, estos dinosaurios no daban a luz a una o 2 crías, sino que las hembras se agrupaban en la época reproductiva para poner miles de huevos. 

Los Argentinosaurus eran muy pequeños al nacer, ya que medían en torno a 1 metro y pesaban apenas unos 5 kilos. Tenían un crecimiento muy rápido y a lo largo de su vida multiplicaban su tamaño por 5 órdenes de magnitud, lo que es un récord entre los amniotas.

¿Cómo se hicieron tan grandes?

Los saurópodos se encontraban posicionados de forma excepcional para alcanzar su enorme tamaño, gracias a sus características previas. En el caso de Argentinosaurus, este tamaño se acerca al límite de lo biológicamente posible.

Como dinosaurios, estos tenían huesos neumatizados, que los hacían mucho menos pesados que otros animales del mismo tamaño. También contaban con un sistema respiratorio similar al aviano, más eficaz y e importante para dispersar el calor producido por un cuerpo masivo.

La oviparía permitió que los argentinosaurios tuviesen muchísima descendencia, lo que les permitió alcanzar grandes poblaciones con una alta tasa de recambio y un gran número de juveniles. Esto es un problema para los grandes mamíferos herbívoros del presente, en los que el mayor tamaño se asocia con menor número de crías.

Además, los saurópodos contaban con su adaptación más conocida: su cuello. Para un animal enorme, una de las mayores limitaciones es conseguir suficiente alimento para mantener un cuerpo gigante. El cuello larguísimo les permitiría acceder a toda la vegetación del medio, lo que paliaría esta limitación.

Su modo de alimentación —tragar sin masticar y luego procesar todo en el estómago— también permitía consumir más alimento por unidad de tiempo. Por otro lado, es posible que las condiciones climáticas y atmosféricas del Cretácico fuesen también más favorables para el desarrollo del gigantismo que las actuales.

Un ejemplar de Argentinosaurus.

Aunque Argentinosaurus fue uno de los dinosaurios más grandes, no se sabe a ciencia cierta cuál fue el que alcanzó el mayor tamaño de todos. Existen varios contendientes por el título, que son denominados los más grandes según diferentes estimaciones. Será necesario encontrar fósiles más completos para zanjar esta cuestión.

  • Sander, P. M., Christian, A., Clauss, M., Fechner, R., Gee, C. T., Griebeler, E. M., ... & Witzel, U. 2011. Biology of the sauropod dinosaurs: the evolution of gigantism. Biological Reviews, 86: 117-155.
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Argentinosaurus
  • http://tetzoo.com/blog/2019/1/18/the-life-appearance-of-sauropod-dinosaurs