Apadrina un pingüino

Amenazados por el cambio climático y la contaminación, se pone en marcha una campaña para recaudar fondos con el fin de evitar que sigan mermándose las poblaciones de esta especie en peligro de extinción; de paso se colabora con la Asociación Española Contra el Cáncer, la ONG más importante en la lucha contra esta enfermedad

Como todos los años, la delegación española del Ejército de Tierra que trabaja en la Antártida ha empezado su campaña de concienciación medioambiental. Apadrina un pingüino, ponle un nombre y colabora con la causa.

Apadrina un pingüino

El Ejército de Tierra tiene una base permanente en la isla Decepción, uno de los lugares más remotos de la Antártida. Su trabajo allí se basa en vigilar que se cumpla la legislación internacional ambiental y en asistir a los científicos que se encuentran desarrollando diferentes estudios.

En esa isla, junto a los científicos y militares, viven aproximadamente 20 000 parejas reproductoras de pingüinos: es decir, más de 40 000 pingüinos de tres especies diferentes.

Para concienciar sobre la importancia de cuidar del medio ambiente, cada año se abre una campaña en la que la gente apadrina un pingüino. Como dice la campaña, a cambio de ponerle nombre a un pingüino, el padrino se compromete a cuidar el medio ambiente para que ese animal y sus polluelos puedan seguir viviendo.

A cambio, el padrino recibe un diploma digital y una foto de su pingüino. Solo es necesario rellenar este formulario para participar. Por supuesto, también se espera que los padrinos y madrinas cumplan con su promesa ecológica.

Pingüinos: dónde se encuentran

Es gratuito y está abierto a padrinos de todo el mundo, aunque este año también se hace en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y se admiten donativos a la causa.

Los pingüinos de la isla Decepción

Los científicos en la isla Decepción actualmente están estudianto tres especies de pingüinos. En el certificado que envía a la persona que apadrina un pingüino puede aparecer cualquiera de ellos:

  • El pingüino barbijo. Estos animales son fáciles de reconocer, ya que tienen una línea negra bajo la cara. Miden aproximadamente 70 centímetros de alto y pesan entre tres y cinco kilogramos, según la época del año en la que estén. Viven más allá de la Antártida y se les puede ver en los territorios cercanos, como las islas de Argentina e incluso Chile.
  • El pingüino adelaida. Tienen más o menos el mismo tamaño que los barbijos, y se caracterizan por tener el borde del ojo de color blanco. Tienen la cola más grande que otras especies de pingüinos y su hábitat es más reducido: solo viven en el continente antártico.
  • El pingüino papúa. Es el más grande de los tres, ya que los ejemplares adultos pueden alcanzar los 90 centímetros de altura. Son la especie de pingüinos más veloces bajo el agua, y se caracterizan por tener las patas y el pico de color naranja.

El calentamiento global

En la isla Decepción se está llevando a cabo un estudio sobre los efectos del cambio climático. Se considera que los pingüinos son unos grandes indicadores de la salud de sus ecosistemas, ya que son un eslabón débil y son los primeros en mostrar síntomas de la existencia de problemas.

Pingüinos

Los pingüinos no son los únicos animales amenazados por el cambio climático o la contaminación. Al otro lado del planeta, en el Ártico, se han visto imágenes desoladoras de osos polares famélicos debido a la escasez de presas.

No solo los animales de los polos son los únicos amenazados por el calentamiento global. Animales a lo largo de todo el globo se ven afectados por los cambios en sus ecosistemas: desde peces, pájaros o los grandes mamíferos como elefantes o leones.

Con esta campaña se busca conseguir el compromiso de los padrinos y madrinas de cuidar el medio ambiente, a la vez que se genera conciencia social sobre el problema. Todas las personas pueden prestar una pequeña ayuda, y como el problema es global, los actos desde nuestras casas se dejan notar en todo el planeta.

La lucha contra el cáncer

Este año la campaña también se une a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Quien apadrina un pingüino no solamente está adquiriendo el compromiso de cuidar el medio ambiente para ayudar a ese animal y sus crías a sobrevivir, también participa en el reto de conseguir 5 000 participantes.

Asociación Española Contra el Cáncer: pingüinos

Si se alcanza esta cifra, una empresa colaboradora se ha comprometido a hacer una donación a la Asociación Española Contra el Cáncer. Se anima desde el formulario a hacer una pequeña donación personal a la causa, pero no es obligatoria: no es obligatoria para los pingüinos, pero la organización agradece el granito de arena.

Es muy sencillo apadrinar un pingüino y con ello colaboramos en dos grandes causas. Por un lado, nos recuerda seguir cuidando el medio ambiente, y por otro, ayudamos a lograr una donación a la asociación contra el cáncer más importante de nuestro país.

Te puede gustar