AMUS, un centro de rescate español en peligro

Esta ONG rescató en 2017 a 1 400 animales salvajes para devolver nada menos que 1 000 a su vida en libertad; sin embargo, el escaso apoyo del gobierno autonómico podría provocar su desaparición

En España existen varios centros de recuperación, tanto públicos como privados, que rescatan fauna salvaje. Pero pocos de estos centros de recuperación son tan conocidos como AMUS (Acción por el Mundo Salvaje); esta ONG, nacida en 1995, asegura estar en serio peligro.

La actividad de un centro de rescate como AMUS

AMUS realiza su actividad de rescate de animales salvajes a través de un hospital veterinario con decenas de profesionales que trabajan por salvar cualquier animal salvaje herido que llegue al centro, situado en Villafranca de los Barros, un pequeño pueblo extremeño.

Cuando estos animales se recuperan, gracias a las instalaciones del hospital y la sabiduría del personal, estos animales son liberados. Es entonces cuando muchos jóvenes asisten fascinados a su liberación, mientras que los políticos aprovechan para sacarse la foto.

AMUS, vital para la naturaleza de la península ibérica

Este centro, además, ha servido como punto neurálgico de cientos de visitas escolares con el objetivo de educar a las nuevas generaciones en la protección de la naturaleza, lo que hace aún más desastroso su posible final.

Tampoco se entiende la formación de miles de veterinarios y otros profesionales y científicos sin la labor de este centro: AMUS es un lugar donde profesionales de toda Europa pueden aprender rehabilitación y conservación de las aves más amenazadas de Europa.

AMUS: Acción por el Mundo Salvaje

Los profesionales de AMUS llevan dos décadas trabajando para que la naturaleza de Extremadura se mantenga: hoy, el turismo ornitológico y de naturaleza es uno de los grandes activos de esta región gracias a ellos, a pesar de que muchos parezcan olvidarlo.

Un centro de rescate con proyectos de conservación

Pero el centro de rescate extremeño no se ha conformado solo con rescatar animales heridos: en sus 23 años de historia ha iniciado numerosos proyectos de conservación de especies en peligro de extinción.

Muchos de estos proyectos de conservación han estado relacionados con las aves necrófagas: rapaces como las diversas especies de buitre en España han sido objetivo de la actividad conservacionista de AMUS a través de seguimiento GPS, campañas contra el veneno y el fomento de la figura del muladar.

Muladar: signficado

Otro ejemplo de la tarea incansable de AMUS y otros centros de rescate son las campañas para proteger las puestas del aguilucho cenizo y el aguilucho lagunero: estas aves ponen sus huevos en campos de cereal, por lo que su puesta se ve en peligro por la agricultura.

Este centro de rescate también ha conseguido colocar GPS en numerosas especies amenazadas, como el águila real. Además, tienen varios ejemplares irrecuperables de especies amenazadas, que les permiten criar animales en peligro para luego liberarlos.

AMUS se queda sin financiación

Hace meses la ONG advirtió al gobierno de Extremadura de la crítica situación por la que pasaban: la asociación necesita 150 000 euros anuales, mientras que la Junta de Extremadura ha aprobado en los presupuestos el 10% de esa cifra, según revela la administración de AMUS en la prensa.

 

Aunque el centro es privado, no hay que olvidar que los animales salvajes suelen ser propiedad de los gobiernos cuando conviene, pero cuando es la hora de rescatar a estos animales parece que se prefiere que sean las donaciones y apadrinamientos de particulares los que cubran estos gastos.

En 2017, AMUS rescató a casi 1 400 animales salvajes, de los cuales se liberaron casi 1 000, un porcentaje abrumador para cualquier centro de recuperación.

¿Cómo ayudar a un centro de rescate?

Existen muchas formas de colaborar con AMUS y otras ONG que protegen a los animales. En concreto, se ha iniciado en redes sociales la campaña #SalvemosAMUS para recordar al gobierno de Extremadura la importancia de la entiedad.

Normalmente, estos centros de rescate funcionan con apadrinamientos, donaciones o incluso voluntarios. Si alguna vez has deseado ayudar a proteger a los animales, tal vez esta sea una buena oportunidad: puedes informarte en la web de AMUS sobre cómo colaborar.

Te puede gustar