Alimentación para tu perro en otoño

Francisco María García · 18 noviembre, 2018
Puede que notes cierto cambio en el comportamiento de tu mejor amigo con respecto a la comida, querrá comer más. Te explicamos por qué sucede esto y qué debes hacer.

Como todos sabemos, el otoño es la estación del año que antecede al invierno. Para el organismo de tu perro esto significa no solo el paso del tiempo, sino también la necesidad de prepararse para las bajas temperaturas y las adversidades climáticas de esta estación.

A continuación, veremos cómo ofrecer una óptima nutrición y los cuidados adecuados para tu perro en otoño.

El apetito y el comportamiento de los perros durante el otoño

Aunque los canes de compañía ya no vivan en un estado silvestre su organismo aún conserva muchas necesidades y comportamientos naturales (o instintivos). Por ello, es probable que tu perro se muestre con más apetito y más energía con la llegada del otoño.

No es necesario asustarse al identificar este cambio de comportamiento de tu perro en otoño. En la naturaleza, los animales suelen aumentar su ingesta de comida antes de la llegada del invierno.

Es su forma de prepararse para la escasez de alimentos durante la estación más fría del año. De esta manera, los perros también pueden ahorrar energía en invierno y evitar exponerse a las adversidades climáticas en búsqueda de comida.

Perro en otoño.

Como buscar alimentos y metabolizarlos requiere energía, el organismo de tu perro en otoño se mostrará más activo. Los días más templados con temperaturas amenas, permiten que tu mascota esté más dispuesta a ejercitarse, jugar y explorar su entorno sin sentirse pesado o agobiado por el calor.

Por todo ello, el otoño también es una excelente estación para realizar actividades al aire libre, deportes, paseos o viajes con nuestros amigos peludos. Lógicamente necesitaremos proporcionarles una excelente alimentación y los cuidados apropiados para mantener su organismo fuerte y saludable en esta estación.

¿Cómo ofrecer una nutrición equilibrada a tu perro en otoño?

Aunque tu perro en otoño podrá incrementar su apetito, es esencial ofrecerle una nutrición equilibrada. Una mala alimentación no es solo aquella pobre en ciertos nutrientes esenciales, sino también la que los contiene en exceso.

Si ofrecemos demasiada comida a nuestros perros para saciar totalmente su apetito o atender a sus caprichos, podemos favorecer un cuadro de obesidad.

Cuando el consumo de comida aumenta y el gasto de energía no, tu perro empezará a ganar peso rápidamente. El sobrepeso en los perros es muy peligroso, ya que suele conllevar problemas articulares, cardíacos, metabólicos, etc.

La clave para una óptima nutrición está en respetar los requerimientos nutricionales del organismo del animal. Por ello, es importante contar con la orientación de un veterinario a la hora de elegir la mejor dieta para nuestros perros.

El veterinario podrá ayudarte a elegir el pienso ideal o establecer una dieta natural y casera basada en las necesidades propias al organismo de tu perro; también nos indicará cómo calcular la cantidad y las tomas apropiadas para su edad, peso, tamaño, estado de salud y curva de crecimiento.

Alimentos buenos para el perro en otoño

Además de ofrecerle su comida en las proporciones adecuadas, es interesante incorporar alimentos beneficiosos para complementar la dieta de tu perro en otoño. La introducción de alimentos frescos y naturales ayudará a saciar el apetito de tu peludo y proporcionará un alto aporte de fibras, vitaminas y minerales.

Algunas verduras como el brócoli, el apio y la espinaca ofrecen un alto contenido de antioxidantes, fibras e hierro, entre otros nutrientes, pero no debemos dárselas en exceso a nuestros perros.

Cuando se toman estas verduras en dosis moderadas favorecen el tránsito intestinal, mejoran la digestión y ayudan a prevenir numerosas enfermedades. Pero en exceso pueden provocar diarreas y gases en los perros.

Alimentos para tu perro.

Verduras, hortalizas y frutas

También la calabaza, la zanahoria y el calabacín son alimentos muy saludables para tu perro en otoño. Además de vitaminas A, C, E y de complejo B, contienen minerales y fibras que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y prevenir el estreñimiento.

Respecto a las frutas, los arándanos y las fresas ofrecen un altísimo aporte de antioxidantes, fibras y vitamina C. Por ello, ayudan a prevenir numerosas enfermedades degenerativas, así como los resfriados y otras patologías comunes en otoño e invierno.

Las peras y manzanas también son frutas muy nutritivas y saludables para los perros, ayudando a mantener un metabolismo siempre bien equilibrado.

Muchos perros también pueden experimentan estrés por el cambio de estación, mostrándose hiperactivos o más nerviosos de lo habitual. En estos casos, resulta beneficioso ofrecerles algún calmante natural, como la avena cocinada y las infusiones de manzanilla o valeriana.

Por último y no menos importante, recuerda ofrecer una adecuada medicina preventiva a tu perro en otoño. Además de realizar visitas al veterinario cada seis meses, también es esencial mantener sus vacunas y desparasitaciones siempre al día.