Alergias por picaduras de abejas en perros: ¿qué hacer?

24 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Las alergias por picaduras de abejas en perros se presentan con lesiones que van desde locales y leves hasta reacciones potencialmente mortales

En cada paseo primaveral, la preocupación ante las alergias por picaduras de abejas en perros está presente. Recientemente, se reportó que en España sufrimos un aumento en el número de muertes anuales –en humanos– por picaduras de abejas y avispas.

Esto es así según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

¿De qué depende el riesgo en caso de alergias por picaduras de abejas en perros?

La gravedad de una picadura depende de los síntomas que aparezcan. Estos pueden variar desde leves a severos, dependiendo de algunos factores. Esto incluye:

  • El tipo y la cantidad de veneno: las abejas melíferas pueden picar solo una vez, ya que sus aguijones permanecen adheridos a la piel de las víctimas. La dosis letal de veneno estimada para mamíferos es de aproximadamente 20 picaduras por kilogramo de peso de la víctima.
  • El sitio de la picadura: la mayoría de las lesiones afectan las partes expuestas del cuerpo, como la cara y las patas, ya que el pelaje denso protege las principales áreas del cuerpo del animal.
  • El número de picaduras junto con la sensibilidad de la víctima: en perros que han sufrido múltiples picaduras, se ha llegado a observar anemia hemolítica secundaria inmunomediada. En casos de envenenamiento masivo, la muerte puede sobrevenir en víctimas que no son alérgicas al veneno de abeja.

En la literatura, una gran variedad de picaduras de abejas –desde 60 a 2460– se han relacionado con la muerte de perros. Pero incluso una sola picadura puede provocar la muerte de un individuo.

Perro observando a un insecto que le puede picar

Es importante tener en cuenta los riesgos que presentan las picaduras.

¿Qué esperar después de ocurrida la picadura?

Si se presenta una reacción local, el primer síntoma será dolor, hinchazón y enrojecimiento en el área de la picadura. Sin embargo, el dolor puede ser la menor de las preocupaciones para algunos perros.

Las picaduras de abejas pueden provocar una reacción sistémica, que es una respuesta alérgica grave y potencialmente mortal.

La mayoría de las muertes por picaduras de abejas son el resultado de un shock anafiláctico que sobreviene después de una reacción de hipersensibilidad retardada mediada por anticuerpos inmunoglobulinas tipo E (IgE).

El veneno de las abejas también puede causar neurotoxicidad directamente. Esta es la razón de la ataxia y la parálisis facial que puede presentarse en perros que han sido víctimas de picaduras masivas.

¿Qué tienes que saber de la picadura de abejas?

Las abejas tienen un aguijón de púas que se desprende de la abeja y permanece en la piel de la mascota. Durante varios minutos después de la picadura, el saco de veneno en el aguijón puede continuar pulsando e inyectando veneno en el área.

Se conoce que la extensión del envenenamiento aumenta a medida que aumenta el tiempo desde la picadura hasta la eliminación del aguijón.

Con frecuencia, se oye que el aguijón debe retirarse por raspado y no por pellizco. Sin embargo, un estudio en la revista Lancet reportó que lo importante es la celeridad a la hora de retirar el aguijón más que el modo de hacerlo. Según el artículo, no hubo diferencia en la respuesta entre picaduras raspadas o pellizcadas después de dos segundos.

Perro se rasca

Tratamiento de las alergias por picaduras de abejas

Desafortunadamente, no tenemos disponible el antiveneno de abeja. Por lo tanto, para tratar los casos de alergias por picaduras de abejas, se adopta un tratamiento conservador que incluye la administración de agentes antihistamínicos y corticosteroides tanto por vía parental como tópica.

Los expertos consideran que el paso más importante con respecto al tratamiento es extraer los aguijones lo antes posible para evitar el riesgo de una mayor propagación del veneno en el cuerpo.

Los signos de una reacción potencialmente grave, generalmente, se desarrollan dentro de los 10 a 30 minutos de la picadura. Es importante que estés atento a la hinchazón de los ojos y la cara, lo que puede provocar dificultad para respirar. Otros signos incluyen babeo, vómitos, diarrea, debilidad y colapso.

En vista de que los signos graves pueden desarrollarse rápidamente, es muy importante vigilar a tu perro y estar preparado para buscar atención veterinaria de inmediato. En casos muy raros, estos signos pueden ocurrir entre 12 a 14 horas después de la picadura.

Nunca le des a tu perro ningún medicamento sin consultar primero a tu veterinario. Si estás preocupado por tu mascota, comunícate con tu veterinario para obtener asesoramiento.

  • Mughal, M. N., Abbas, G., Saqib, M., & Muhammad, G. (2014). Massive attack by honeybees in a German shepherd dog: description of a fatal case and review of the literature. Journal of Venomous Animals and Toxins including Tropical Diseases, 20(1), 55.
  • Noble SJ, Armstrong PJ. (1999). Bee sting envenomation resulting in secondary immune–mediated hemolytic anemia in two dogs. J Am Vet Med Assoc 214:1026–1027
  • Vetter RS, Visscher PK, Camazine S. (1999). Mass envenomations by honey bees and wasps. West J Med 170(4):223–227.
  • Schmidt OJ, Hassen LVB. (1996). When Africanized bees attack: what you and your clients should know. Vet Med 91: 923–928.
  • Oliveira, E. C., Pedroso, P. M., Meirelles, A. E., Pescador, C. A., Gouvêa, A. S., & Driemeier, D. (2007). Pathological findings in dogs after multiple Africanized bee stings. Toxicon, 49(8), 1214-1218.
  • Buckley, G. J., Corrie, C., Bandt, C., & Schaer, M. (2017). Kidney injury in a dog following bee sting-associated anaphylaxis. The Canadian Veterinary Journal, 58(3), 265.
  • Walker, T., Tidwell, A. S., Rozanski, E. A., DeLaforcade, A., & Hoffman, A. M. (2005). Imaging diagnosis: acute lung injury following massive bee envenomation in a dog. Veterinary Radiology & Ultrasound, 46(4), 300-303
  • Visscher, P. K., Vetter, R. S., & Camazine, S. (1996). Removing bee stings. The Lancet, 348(9023), 301-302.