¿Cómo adiestrar a un gato en casa?

Aitana Bellido · 24 noviembre, 2017

El gato es un animal curioso, inteligente e impredecible: su elegancia y magnetismo nos atraen irremediablemente y ahora, por fin, tenemos a uno en casa. Los primeros días de convivencia serán una aventura para ambos, así que he aquí una guía para conseguir adiestrar a tu felino en casa y poder crear un vínculo fuerte y sano.

Un gato feliz, un gato que escucha

La clave de una buena convivencia entre una mascota y su dueño es el entendimiento mutuo. En el caso del gato, tenemos que tener en cuenta que su manera de comunicarse varía mucho dependiendo de su humor y sus circunstancias.

Un perro nunca tendrá ningún problema en decirnos qué quiere y cómo lo quiere. Un gato puede sentir estrés o nerviosismo sin que su dueño se dé cuenta. A continuación exponemos una lista de comportamientos a los que deberíamos prestar atención:

Gato jugando con su dueña

  • El hecho de que se esconda o rehuya el contacto. Todo gato que se precie tiene un espacio propio en el que refugiarse de las continuas caricias de su humano, pero también hay problemas médicos que pueden hacer que tu gato no se encuentre bien y necesite soledad. Consulta a tu veterinario si sospechas que este es el caso.
  • Arañazos repetidos y diseminados por toda la casa. La presencia de muebles nuevos puede alterar su percepción del territorio, que suelen marcar con feromonas. Si has remodelado la casa hace poco o hay una alta densidad de gatos en la zona, puede que tu mascota sufra estrés o ansiedad. 

También hay que tener en cuenta las muestras de felicidad o relajación: la cola levantada y ondeante, el hecho de que se frote contra ti y las ganas de jugar indican que nuestro gato está sano y feliz. 

Adiestramiento: tácticas y consejos

Como es de esperar, nunca podremos doblegar la voluntad de un animal de forma que haga algo que va en contra de sus instintos o le resulta antinatural. Lo que sí podemos hacer como dueños responsables es canalizar la energía y potenciar las habilidades de nuestro animal. Y es que con un estímulo adecuado conseguiremos obtener la reacción adecuada.

La meta es que consigamos que el gato asocie un determinado comportamiento a la orden o acción de su dueño. ¿Qué técnicas podemos tener en mente para llegar a este punto en la relación con nuestra mascota?

  • En primer lugar, debemos empezar por refuerzos positivos. Un premio o regalo serán el estímulo ideal para el gato. Una vez el comportamiento deseado sea instintivo, dejaremos de necesitar la recompensa. Debemos retirarla de forma paulatina e ir sustituyéndola por alabanzas y caricias. Debemos tener en cuenta que el gato tenderá naturalmente a repetir la acción que tenga consecuencias positivas.
  • Ser coherente. Esto es esencial. Un animal nunca aprenderá a comportarse de la forma deseada si cambiamos de orden constantemente. Debemos procurar utilizar la misma frase o estímulo. Una vez haya asociado el comportamiento deseado no tendremos que repetirla.
  • Comenzar el adiestramiento cuanto antes. Lo ideal es empezar a educar a nuestra mascota desde que es un cachorro, pues los conocimientos se adquirirán más rápido y tendrán mayor arraigo. Que se acostumbre a la presencia de humanos en su entorno es esencial.
  • Refuerzos negativos. Los gatos pueden ser un problema para nuestros muebles, plantas y comida. Nunca debemos dañarles físicamente, pues buscamos educar. En general, responderán ante subidas bruscas de tono (como cuando digamos “¡NO!” o “¡FUERA!”). En caso de que no funcione podríamos recurrir a un pulverizador de agua para disuadir a nuestro gato.
Gato jugando

Entrenamiento con clicker: ¿qué es?

El método de adiestramiento con clicker no utiliza refuerzos negativos. Se basa en la utilización de un pequeño dispositivo de plástico que emite un ‘clic’ cuando se aprieta. Este sonido es algo extraño para el gato y su entorno. Gracias a su especificidad,  podrá asociarlo de forma clara a una orden.

Cabe señalar que el proceso de entrenamiento con clicker requiere paciencia y metas graduales. En primer lugar, debemos familiarizar a nuestra mascota con el sonido y, seguidamente, proporcionarle algún premio o recompensa que le haga ver que merece su atención.

Estos son algunos consejos para que este dispositivo sea efectivo:

  • El ‘clic’ debe hacerse mientras se da el comportamiento deseado, no después.
  • Sólo debe hacerse ‘clic’ una vez por comportamiento. Varios podrán confundir al gato.
  • Empezar con acciones pequeñas que el gato ya pueda hacer por cuenta propia, como sentarse o acudir a la llamada de su dueño.