La legalidad de los animales transgénicos

Francisco María García · 10 julio, 2019
Aunque han sido fundamentales para el avance de la Medicina, aún son muchos los debates sobre la legalidad y los limites de las modificaciones genéticas

Todos los animales obtenidos a partir de una transgénesis, conocida popularmente como clonaje o clonación, al igual que sus descendientes, son considerados como animales transgénicos o genéticamente modificados.

¿Qué es la transgénesis?

La transgénesis, conocida popularmente como clonación, es un procedimiento que consiste en la transferencia de la información genética de un organismo a otro.

Generalmente, no se transfiere el código genético completo de un individuo a otros durante un procedimiento de clonaje. De forma previa a la realización de la transferencia, es necesario seleccionar, extraer y aislar ciertos genes.

Si hablamos de animales transgénicos, nos referimos a la transferencia de parte del ADN de un animal a otro, que puede tener varias finalidades inclusive –pero no solo– la reproductiva.

¿Se puede clonar cualquier animal?

En teoría, el material genético de cualquier organismo, ya sea ARN o ADN, podría ser utilizado en una transgénesis. Por lo tanto, teóricamente sería posible clonar a todos animales de todas las especies, inclusive los seres humanos.

En la actualidad, son varias las especies que ya han sido genéticamente modificadas en laboratorios. Ello incluye insectos, parásitos, peces, aves, reptiles y, por supuesto, mamíferos como la famosa oveja Dolly, que se ha convertido en el más famoso de los animales transgénicos en 1996.

Animales transgénicos: oveja Dolly

No obstante, el mayor número de los procedimientos de transgénesis se han realizado en ratones. En parte, esta ‘preferencia’ se justifica por el pequeño tamaño y fácil manipulación de estos roedores, así como por su bajo coste de mantenimiento y adaptabilidad a la vida en cautiverio.

La similitud de la estructura del genoma de los roedores con el código genético de los humanos también ha sido determinante para su clonaje masivo.

Legalidad de los animales transgénicos: la cuestión humana

El clonaje de la oveja Dolly y sus consecuencias negativas fueron los motivos para que muchos países empezaran a revisar su legislación sobre los límites de los procedimientos genéticos. Junto a lo anterior, la posibilidad de modificar genéticamente los seres humanos fue el centro de las discusiones a partir de entonces.

En 1997, menos un año después del nacimiento de Dolly, la UNESCO publicaría la Declaración Universal sobre el Genoma y los Derechos Humanos. En su texto, expresa claramente la desaprobación de la transgénesis con fines reproductivos en la especie humana.

Un año más tarde, en 1998, el Consejo de Europa aprobaba la primera normativa internacional que prohibía expresamente el clonaje de seres humanos.

Este protocolo fue ratificado por 19 países en el mismo día de su publicación. Y, desde entonces, la clonación humana sigue prohibida en la mayoría de los países de la Unión Europea y del mundo.

Transgénesis y bienestar animal

La clonación de animales está permitida en la UE, pero estos procedimientos están regulados y limitados por normativas del Parlamento Europeo y por la legislación de cada país.

Clonación en perros

En España, son cuatro las normativas legales que regulan estas directrices. En estas se contemplan los límites de la utilización de animales en prácticas de modificación genética:

  • Ley 8/2003: habla sobre la sanidad animal, y prohíbe emplear animales en procedimientos e investigaciones que impliquen dolor físico o psicológico.
  • Ley 32/2007: determina que los animales utilizados para experimentación, explotación comercial y transporte deben recibir un trato digno y cuidados básicos, incluso durante el sacrificio.
  • Real Decreto 53/2013: se refiere específicamente al bienestar y a la protección de los animales utilizados con fines de experimentación, docencia e investigación científica.
  • Orden ECC/566/2015: determina que el personal que manipula animales debe comprobarse que está debidamente capacitado para el ejercicio de sus funciones.

Animales transgénicos para el consumo humano

Una gran y actual polémica a nivel legal es la posibilidad de explotar la carne y los derivados de animales transgénicos para consumo humano. En 2015 el Parlamento Europeo aprobaba un proyecto de ley que prohibía la clonación de animales de granja.

En parte, esta fundamentación se basaba en cuestiones éticas sobre la manipulación genética en estas especies. Pero, claramente, el gran motor de esta rápida aprobación fue el cuestionamiento sobre los posibles efectos adversos en la salud humana del consumo de carne y derivados de animales transgénicos.

No obstante, y en el mismo año, Estados Unidos permitía la comercialización de productos derivados de salmones genéticamente modificados, que se convertían en los primeros animales transgénicos destinados al consumo humano.

Siguiendo con esta extension a nivel mundial, también en 2015 China anunciaba la crianza exitosa de vacas genéticamente modificadas para tornarse más resistentes a la tuberculosis.

Desde entonces, se considera que Europa mantiene una postura más ‘conservadora’ en esta materia; sus autoridades cuentan con el apoyo de la población para continuar sosteniendo la prohibición.

  • Declaración Universal sobre el Genoma y los Derechos Humanos. Unesco. 1997. Extraído de: http://portal.unesco.org/en/ev.php-URL_ID=13177&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html
  • Ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal.2003. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2003-8510