Acostumbra a tu cachorro a su nueva casa

Virginia Duque Mirón · 22 agosto, 2018
Probablemente, ante la novedad puede ocurrir que los dueños no sepamos cómo reaccionar, pero también hay que tener en cuenta que el nuevo miembro de la casa ha de familiarizarse con su nuevo hogar

Lo nuevo nos crea incertidumbre, nos pone nerviosos e incluso nos puede dar miedo. A nuestras mascotas les sucede lo mismo. Traer un cachorro a su nueva casa puede ser ser una alegría para los miembros de la familia, pero para el animal será una experiencia nueva que no sabrá muy bien cómo afrontar si tú no le ayudas. ¿Te gustaría saber por dónde empezar?

¿Qué hacer cuando llega un cachorro a su nueva casa?

Hay varios consejos que puedes seguir para que tu nuevo cachorro se acostumbre a tu casa lo antes posible. Piensa que no es cuestión de unos minutos, sino un proceso de varios días. Por tanto, ten paciencia y no desesperes.

Dale su espacio

Es normal que tu nuevo amigo sea la novedad, y además, ¡es tan bonito y tan pequeño! Lo lógico es que quieras tenerlo en brazos todo el tiempo o empezar ya a enseñarle que venga cuando le llamas para darle tus mimos. Ten paciencia, mantente tranquilo y dale su tiempo.

Ya tendrás momentos más propicios para enseñarle órdenes y también para darle tus mimos y caricias. Piensa que se siente extraño, que no te conoce y que necesita ir de un lado a otro, oler, examinarte, y ver el lugar en el que va a vivir. Déjalo un poco a su aire, y si hay niños en la casa, enséñales a que hagan lo mismo.

Ten su lugar preparado

Antes de que traigas el cachorro a su nueva casa es conveniente que ya tengas su lugar preparado, para que sienta que lo estaban esperando. Un lugar en el que estará su comedero y bebedero, y también su cama.

Aprendizaje de un cachorro

En cuanto entres con él por la puerta, lo que se recomienda que hagas en brazos para que se sienta seguro, déjalo en el suelo cerca de la comida y el bebedero, para que sepa que eso es suyo y también para que aproveche a beber. Los nervios podrían secarle la boca.

Luego muéstrale su cama, túmbalo en ella mientras lo acaricias, pero como te decíamos antes, si quiere irse a otro lado, déjalo que investigue. Es parte del proceso.

Preséntale a los miembros de la familia

Si hay más personas en la casa, con tacto y cuidado, sin gritos ni muchos movimientos, deja que todos se vayan acercando a él de uno en uno, que lo tomen en brazos y le susurren y acaricien. Si sois demasiados en casa, lo mejor será hacerlo en varias sesiones, para que el perrito no se agobie.

Mantén el silencio

Intenta que los primeros días después de la llegada del cachorro a su nueva casa no haya visitas, fiestas, mudanzas ni nada que pudiera alterarlo. Recuerda que los perros son animales de rutina, y necesitan crear una en un ambiente tranquilo y relajado.

Guarda los peligros

Un cachorro es como un bebé, y la curiosidad es su punto más débil. Para él todo es nuevo, así que quiere investigar, saber, oler, mirar y tocar. Si crees que hay cosas en casa que podrían hacerle daño, como productos de limpieza, u otras que podría morder y hacerse daño, y quieres evitarlo, asegúrate de guardar todo ‘bajo llave’.

Dejar solo a un cachorro

Sobre todo, quita de su alcance los cables y, si lo ves necesario, tapa los enchufes como harías con un bebé. Toda precaución es poca… Sobre la marcha podrás ir enseñándole qué puede tocar y qué no.

Ten paciencia

Es normal que a los dos os vaya a llevar un tiempo adaptaros, y también es cierto que aún no podrá salir a la calle y tendrá que hacer sus cositas por algún sitio. Lo más probable es que lo haga por toda la casa. No le regañes e intenta poner pañales de perros por la casa para que se acostumbre a hacerlo ahí mientras tiene la edad para pasear.

Aun si no lo hiciera, insistimos en que no le regañes, pues esto evitará que se cree un vínculo de confianza entre ambos y, probablemente, te tendrá más miedo que cariño. Tranquilo, aprenderá a hacer sus necesidades en la calle y a no morder tus zapatos, pero necesita tiempo.

Tener un nuevo cachorro en casa te creará un ‘midesentimientos’ que debes estar preparado para gestionar. Con estos consejos puedes lograrlo. ¡Enhorabuena por tu nuevo amigo!