7 objetos no aptos para tu mascota

Virginia Duque Mirón · 18 abril, 2016

A la hora de comprar juguetes para nuestro perro siempre tenemos la duda de si es muy blando, muy duro o muy pequeño, pero lo cierto es que estos cuidados no son muy válidos si no vigilamos qué objetos dejamos en casa, bien sea por el suelo o al alcance de nuestra mascota.

Estar pendiente de estos objetos puede salvar la vida de tu mascota, pues algunos hasta podrían provocar su muerte. Para proteger a tu amigo te vamos a contar qué cosas son y por qué son peligrosas.

¿Que objetos son peligrosos para nuestra mascota?

perro jugando

Algunos de los objetos que vamos a poner en esta lista son imprescindibles en un hogar y no podrán quitarse, pero sí pueden ocultarse para evitar el contacto con tu mascota.

Enchufes

A los animales, especialmente a los perros, les gusta investigar y toquetear todo. Lamer un enchufe podría electrocutarlos por lo que deberás tomar medidas. Una podría ser, como te dijimos, mantenerlos un poco ocultos, o también puedes ponerle unos protectores infantiles que los tapan y evitarán que tu perro los lama.

Cables

Quizá nos hayamos molestado cuando nuestra mascota nos ha roto un cable, especialmente si es de algún electrodoméstico o aparato costoso, pero quizá no hayamos reparado en pensar cuán perjudicial puede ser para él hacer eso.

Además de que al igual que con los enchufes pueden electrocutarse, también pueden ingerir pequeñas porciones del cobre de los cables causando un gran daño que ni siquiera los veterinarios podrán solucionar. La mejor opción para evitar que tu mascota acceda a estos objetos es teniendo un recoge cables que se puede añadir detrás o bajo los muebles quitándolos de la vista del animal.

Basura

Sabemos que a todos los perros e incluso a algunos gatos les parece divertido jugar con la basura, pero esto va más allá de ser una travesura desagradable para el olor de la casa y para nosotros que nos toca recogerla.

En la basura se suelen crear bacterias y microorganismos que pueden hacer mucho daño a tu mascota, además de alimentos podridos, en mal estado o gusanos generados por los desperdicios. Sin duda, no es un lugar en el que tu perro o gato debería estar.

La mejor solución es quitrla del alcance de tu animal poniéndola en un cubo con tapa flexible en el que hay que pisar un pedal para que se levante, apartarla en la terraza si tienes, o si no, tras una puerta de un mueble de cocina. Eso sí, si eliges la última opción y tu perro sabe abrir puertas, como sucedía con uno que yo tuve, lo mejor es que pongas un protector en la puerta como aliciente de seguridad para evitar que la abra.

Objetos sobre trapos colgantes

Si ponemos por ejemplo un centro de mesa sobre uno de esos manteles largos y estrechos que cuelgan por las esquinas, lo más probable es que algún día, en uno de estos aburridos para tu perro, él vea esas partes colgantes y se lance a tirar de ellas. ¿Qué pasará? El centro de mesa caerá sobre su cabeza…

La cocina

Al igual que para un niño, la cocina es un lugar peligroso para un perro, ya que pueden cortarse, quemarse o estar expuestos a alimentos como la cebolla o el ajo que no son beneficiosos para ellos. Evita que tu perro entre en la cocina mientras estás cocinando, cierra la puerta y prohíbele el acceso.

perro comida

Productos de limpieza e insecticidas

Estos productos como ya sabemos son altamente tóxicos y si tu amiguito tiene fácil acceso a ellos podrían provocarles hasta la muerte. Este tipo de líquidos y contenidos podrá causar quemaduras graves en tu mascota, bien sea exterior o interiormente. Lo mejor sería guardarlos en un armario en el jardín o la terraza, o si no hay esa opción, en uno de los muebles altos de la cocina.

Medicación

Los medicamentos recetados para personas no son beneficiosos en absoluto para las mascotas, por lo que es sumamente importante manternerlos fuera del alcance de tus perros. Guardarlos en una caja hermética dentro de un mueble sería una buena opción.

Estos son los objetos más peligrosos para tu mascota, aunque debes tener cuidado también con otro tipo como agujas o alfileres que se pueden caer al suelo. Cuando compres juguetes especiales para ellos, pregunta al veterinario cuáles son los más indicados.