7 cosas a considerar al rescatar a un gato o un perro

24 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Al decidir rescatar a un gato o un perro, es esencial estar física y mentalmente preparado para este momento, y saber cómo actuar para prestar auxilio de forma eficaz y segura

La sobrepoblación callejera es una triste realidad de nuestros tiempos, y desafortunadamente aún son crecientes las cifras de animales abandonados. Todos encontraremos alguna vez a un animal que necesita ayuda inmediata, y en esta ocasión será esencial conocer algunos consejos al rescatar a un gato o un perro.

7 consejos claves al rescatar a un gato o un perro

Lo primero que hay que tener en mente es que un rescate jamás será una experiencia 100 % predecible. Cada animal tiene una personalidad propia y puede reaccionar de diferentes maneras al intento de manipulación. También debemos considerar que el perro o gato puede estar sintiendo dolor o haber tenido experiencias negativas con otras personas.

A continuación, resumiremos siete cosas que toda persona debe considerar al recatar a un gato o perro.

1. Mantén la calma y ten paciencia

Como el rescate no es una experiencia predecible, será necesario mantener la calma para no aportar una dosis extra de estrés a la situación. Lo más probable es que el gato o perro tenga miedo de acercarse, por lo que la paciencia será fundamental durante el rescate.

Lo ideal es atraer al animal con comida o golosinas para estimularlo a ganar confianza, poco a poco, para acercarse. Pero si el animal está debilitado, debemos acercarnos lentamente, sin hacer movimientos rápidos o bruscos, y mantener un tono de voz tranquilo.

2. Consigue o improvisa un transportín

Cuando el perro o gato haya ganado algo de confianza, será la hora de sacarlo del ambiente insalubre. Para ello, lo ideal es contar con un transportín o una jaula que permita transportarlo con total seguridad.

Transporte de mascotas

Si de momento no tenemos cómo conseguir este accesorio, podemos recurrir a una caja de cartón o a otro recipiente firme que pueda soportar el peso del animal. En casos más urgentes, incluso se puede simplemente envolver el animal con una toalla, una manta o una prenda para transportarlo rápidamente a la clínica veterinaria.

Recuerda que la vida del animal puede depender de una acción inmediata, y no siempre habrá tiempo de buscar una caja o jaula. Lo importante es actuar y sacarlo del entorno que amenaza su bienestar.

3. Llévalo al veterinario lo antes posible

En las calles, los animales se exponen a una infinidad de suciedades, microorganismos patógenos, peleas, alimentos contaminados y otros riesgos para su salud. Por ello, al rescatar a un gato o un perro abandonado o perdido, es esencial llevarlo lo antes posible al veterinario.

La consulta veterinaria debe realizarse periódicamente.

Si existe la posibilidad, lo ideal es transportar al animal directamente a la clínica u hospital tras concluir el rescate. Además de examinarlo y solicitar algunas pruebas para verificar su estado de salud, el veterinario también te aconsejará sobre vacunas y desparasitaciones.

4. Un hogar provisional

El animal rescatado estará débil y exhausto, por lo que necesitará descansar y alimentarse para recuperar fuerzas y energías. Lo más práctico y recomendable es que el propio rescatista brinde un hogar temporal al animal, ya que conoce perfectamente su situación.

Casas de acogida para perros

En caso de que no sea posible quedarte con el gato o perro, será necesario encontrar un hogar temporal. Para ello, puedes consultar tus amigos, publicar en las redes sociales (hay grupos dedicados exclusivamente al rescate de animales) o acudir directamente a una protectora.

5. Dale agua y alimentos

Además de prepararle una cama o cuna donde pueda descansar, también será necesario dar agua y comida al perro o gato rescatado. Si no hay de momento pienso comercial, se puede preparar una receta casera con arroz, pollo o carne de ternera y zanahoria, por ejemplo.

Alimentar gatos en la calle

Es posible que el animal tarde un poco en empezar a comer, por estar en un ambiente totalmente desconocido. No debemos obligarlo a alimentarse, y sí esperar a que se adapte al nuevo entorno y se sienta seguro para comer.

6. Descubrir si el gato o perro tiene dueño

Al rescatar a un gato o un perro también debemos considerar que puede haberse perdido, y no estar abandonado. Eventualmente, los animales pueden escaparse de su hogar y no conseguir regresar, por lo que terminan vagando en las calles.

se escapa perro de casa

Antes de tomar la decisión de quedarte con el gato o perro rescatado o ponerlo en adopción, será esencial intentar encontrar a sus dueños. Si el animal se ha perdido, seguramente su familia lo extraña y lo busca.

7. Búscale un dueño responsable

Si el gato o perro rescatado no tiene una familia esperándolo, el último paso de tu rescate será encontrarle un nuevo hogar. En caso de que tu decisión sea quedarte con el animal, entonces será hora de preparar tu casa para ofrecerle condiciones óptimas para su desarrollo físico y mental.

Adopción de una mascota.

Si has decidido poner al animal en adopción, recuerda elegir un dueño responsable que se comprometa a cuidarlo. También es posible pedir ayuda a las protectoras y centros de rescate para encontrarle una familia que le de los cuidados y dedicación necesarios.

  • CENDÓN PANADÉS, MARTA, HOLM, ANNA. 2011. Abandono de animales de compañía. Extraído de: https://ddd.uab.cat/pub/trerecpro/2011/85680/abaanicom.pdf
  • BOE. Legislación Comunidad de Madrid. 2016. Ley de Protección de animales de compañía. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/pdf/2016/BOE-A-2016-11097-consolidado.pdf