5 especies al borde de la extinción

Aitana Bellido · 19 abril, 2019
La paulatina desaparición de especies en la Tierra tiene consecuencias irreparables en la fauna y la flora de nuestro planeta

Conocemos qué son y cómo actúan el calentamiento global, la destrucción de la capa de ozono, el cambio climático… pero no solemos poner cara a los principales afectados por las actuaciones humanas: los animales. Estas cinco especies al borde de la extinción no tendrán una segunda oportunidad a menos que cambiemos drásticamente nuestra relación con el medio ambiente.

El rinoceronte negro, una de las especies al borde de la extinción

A principios del siglo XX podían llegar a producirse entre cinco y seis muertes diarias de ejemplares de rinoceronte negro (foto que abre este artículo). Los colonizadores europeos y su particular amor por la caza diezmaron la población de esta especie, que nunca llegó a recuperarse, lo que añadió al rinoceronte a la lista de especies al borde de la extinción.

En 2011, la caza de rinocerontes negros para vender sus cuernos en el mercado negro llevó a la Unión para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) a declarar en su Lista Roja que esta especie estaba ‘oficialmente extinguida’. A pesar de esto, un zoo en República Checa ha conseguido que nacieran dos crías en cautividad.

La extraordinaria vaquita marina

De nombre científico Phocoena sinus, la vaquita marina es el cetáceo más raro del planeta. Descubierta hace solo 60 años, está catalogada por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) como en peligro de extinción.

Vaquita marina

En 2015, la población de la vaquita marina era se reducía a 97 ejemplares. En 2017, la población sufrió un descenso de un 67 %, y en la actualidad contamos con menos de 40 ejemplares en todo el mundo. Las técnicas poco éticas de pesca, así como la contaminación de su hábitat natural, son algunos de los factores que han llevado a la especie a estar prácticamente extinta.

El leopardo del Amur, el felino más raro del planeta

Una investigación llevada a cabo por un grupo de científicos soviéticos determinó que a finales del siglo XX solo quedaban 30 ejemplares en libertad en todo el mundo. El leopardo, oriundo de la taiga rusa, empezó a recuperarse hace tan solo 10 años gracias a las iniciativas locales de recuperación de la especie.

Leopardo de Amur en peligro de extinción

Según las organizaciones Leopardos del Extremo Oriente y WWF Rusia, a día de hoy contamos con más de 90 leopardos en libertad. Este animal, capaz de alcanzar los 60 km/h, puede volver a correr libremente por su territorio si conseguimos mantener a flote las iniciativas de conservación actuales.

El tigre del sur de China y la caza furtiva

En 1950 se estimaba que la población de estos tigres superaba los 4 000 ejemplares. Años de caza indiscriminada después, solo sobreviven unos 80 individuos. La normativa en torno a la comercialización de los huesos de tigre ha sufrido varios cambios en la última década: a finales de 2018, el gobierno chino estuvo a punto de volver a legalizar la comercialización de huesos de tigre.

Especies al borde de la extinción: tigre del sur de China

Tras protestas de la comunidad internacional, China decidió posponer la medida hasta poder analizar su impacto en la población de tigres del país. Aunque por ahora la prohibición sigue vigente, se teme por la supervivencia de esta especie.

El elefante de Sumatra, otra de las especies al borde de la extinción

La organización ecológica WWF estima que esta especie de elefante está a punto de desaparecer por completo. Informes de la IUCN, que incorporan a su Lista Roja de Especies Amenazadas a este elefante, declaran que el 85 % de su hábitat se encuentra en peligro de ser completamente destruido.

Elefante de Sumatra

Aunque el elefante de Sumatra esté protegido por la legislación de Indonesia, el 85 % de su hábitat se encuentra fuera de las áreas protegidas, y puede ser transformado en terrenos agrícolas  –  Lista Roja de la IUCN.

La dieta y los hábitos de vida de este elefante son esenciales para mantener el ecosistema de los bosques indonesios. Su desaparición podría traer consecuencias irreparables para la flora de este país, pero también para otras especies amenazadas –como el rinoceronte de Sumatra– que conviven con el elefante en paz y en armonía dentro de su ecosistema.