5 acciones que contribuyen a la protección de los animales y el planeta

13 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juarez
La protección de los animales y el planeta depende de todos. Sin la acción conjunta de gobiernos, ciudadanos y sociedades privadas, salvar nuestro entorno no se puede conseguir.

La protección de los animales y el planeta está en boca de todos: el peligro es inminente y, por desgracia, las señales de que algo va mal son cada vez más claras. Mucha gente ya está tomando acciones para remediar la situación alarmante en la que nos encontramos como especie.

Si eres una de esas personas que quieren salvar al planeta y ver un animal sano te remueve mecanismos ancestrales de felicidad, este es tu espacio. Aquí tienes algunas de las acciones más útiles para contribuir a la conservación del planeta Tierra.

5 acciones que contribuyen a la protección de los animales y el planeta

La importancia de la biodiversidad y, con ella, la protección de los animales no humanos, es abordable desde la empatía y desde el pragmatismo. No es necesario amar a los animales ni a la naturaleza: basta con saber que romper el equilibro dentro del ecosistema global tiene consecuencias negativas para todos.

Con esta idea en mente, se pueden explorar muchos frentes para mejorar nuestra situación actual.

1. Adopta un estilo de vida vegano

El veganismo es un estilo de vida que rechaza toda forma de explotación animal, lo que converge directamente con la lucha por la conservación del planeta. El axioma central de esta filosofía es luchar por los derechos de los animales a través de no consumir ningún producto que provenga de un animal o de su explotación.

Con este rechazo, se cubre tanto la protección de los animales como la reducción del impacto en el medio ambiente de negocios —como la ganadería industrial o la pesca masiva—. Existen multitud de fuentes de información sobre las consecuencias de estas explotaciones sobre el planeta, así que los motivos de esta elección se cuentan por sí solos.

Carne, pescado, pieles, cosmética testada en animales, huevos y leche son algunos ejemplos de elementos no aptos en un estilo de vida vegano.

La protección de los animales y el ecosistema es esencial para la vida.

2. Colabora con organizaciones que contribuyen a la protección de los animales y el planeta

Desde santuarios hasta centros de conservación, cualquier acción que lleves a cabo para ayudar a estas instituciones será bienvenida y bien aprovechada. Muchas de estas organizaciones no reciben subvenciones estatales de ningún tipo, pero realizan un trabajo muy importante.

Normalmente, esto se asocia con hacer donaciones monetarias, pero nada más lejos de la realidad: ayudar a estas ONGs en tareas específicas, hacer voluntariado o difundir información también son acciones necesarias. ¿Por qué no aportar tu grano de arena?

3. Consume de forma responsable

No solo los productos de origen animal son dañinos para los animales y el planeta. El consumo de ocio, viajes o simplemente el día a día producen residuos que tienen un impacto cuantificable sobre el medio ambiente. Aquí tienes algunas acciones que puedes tomar para reducir la huella individual:

  • Reduce el uso de plásticos y de materiales desechables todo lo que puedas: bolsas, envases y demás residuos que normalmente acaban en el estómago de algún animal o contaminando la tierra, en muchos casos, no son de uso necesario.
  • Recicla: no solo los residuos, sino los objetos útiles como la ropa, el calzado o los enseres.
  • Selecciona tus fuentes: en la medida en que tu economía te lo permita, elige siempre proveedores que respeten al medio ambiente y a los animales.
  • Infórmate sobre las mejores formas de realizar todos los puntos anteriores: muchas veces, la publicidad es engañosa a la hora de apelar a tu sentido de la responsabilidad y es mejor referirse a organizaciones independientes.

4. Respeta la naturaleza de forma presencial

En tiempos de toques de queda y enclaustramiento, las salidas a la naturaleza son cada vez más apreciadas. Sin embargo, el turismo a diferentes entornos naturales también tiene impacto en el medioambiente. Siempre que pises un lugar verde, mira alrededor: tú eres el visitante. Déjalo todo como estaba, pues es la casa de todos esos seres que allí habitan.

5. Denuncia los atentados contra la protección de los animales y el planeta

Mantener una actitud crítica es importante: no solo la gente de a pie comete malos actos contra el planeta. Una parte imprescindible para corregir las injusticias es señalarlas y denunciarlas.

Aunque muchas veces la solución no está en manos de una sola persona, se ha demostrado a lo largo de la historia que la unión hace la fuerza. Si presencias algún acto de maltrato contra animales o el medio ambiente, denuncia y participa en el proceso. Así es como comienzan los cambios a gran escala.

Un ejemplo de calentamiento global.

Hay una percepción general de que cambiar las cosas es imposible desde lo individual o que ciertos organismos son imposibles de derrocar. Sin embargo, no todo funciona como en las películas: el cambio es posible, pero hay que lucharlo. Aunque a veces no puedas contemplar las consecuencias de tus actos, no dudes nunca de que puedes cambiar las cosas.

  • The Jane Goodall Institute Homepage. (2020, 4 febrero). The Jane Goodall Institute. https://janegoodall.org/
  • Fundación Aquae. (2021, 2 febrero). 10 Consejos para la Protección Animal | Fundación Aquae. https://www.fundacionaquae.org/consejos-para-proteger-a-los-animales/
  • https://www.crueltyfreeinternational.org/
  • A. (2008). Veganismo, una filosofía de vida. AnimaNaturalis. https://www.animanaturalis.org/n/veganismo-una-filosofia-de-vida
  • Vivosano, F. (2018, 22 febrero). Guía y consejos para un consumo responsable. Fundación Vivosano. https://www.vivosano.org/guia-consejos-consumo-responsable/