¿Qué dieta es mejor para el medioambiente?

Eugenio Fernández · 14 agosto, 2018
La sobreexplotación del planeta no solo está relacionada con el consumo de carne vinculado a la ganadería extensiva, que además es contaminante, sino que incluso la ingesta masiva de algunos vegetales exóticos provoca la destrucción del hábitat de especies animales

Son muchos los que se preguntan qué dieta es mejor para el medioambiente. Mientras unos dicen que la dieta vegana permite salvar muchas especies animales, otros aseguran que esta dieta puede ser incluso más perjudicial. ¿Quién lleva razón?

¿Por qué es diferente comer carne o plantas para el medioambiente?

Aunque una dieta vegana no es necesariamente mejor, cuando nos preguntamos qué dieta es mejor para el medioambiente, es cierto que hay que ver qué cantidad de carne comemos. Para generar músculo tu cuerpo necesita nutrientes, es decir, necesita comer.

Este proceso es bastante ineficaz, por lo que las calorías que debes ingerir de alimento para generar el músculo con similar valor calórico es mucho mayor. Esto ocurre también con las vacas y otros animales.

Por tanto, la respuesta es clara: producir un kilo de carne es mucho más caro para la naturaleza que producir un kilo de vegetales. Es algo difícil de estudiar, pero dependiendo del animal producir un kilo de proteína cárnica requiere entre 4 y 16 kilos de cereales.

Producir carne contamina

Producir carne: poco sostenible

Si comiéramos nosotros esos cereales, el impacto para la naturaleza sería menor, ¿verdad? Los grandes monocultivos de soja son unas de las razones por las que la fauna del Amazonas está amenazada. Además, estos animales y cultivos necesitan agua: más o menos, son necesarias cantidades 10 veces mayores para producir carne.

El ganado produce, además, contaminación, especialmente cuando hablamos de producción intensiva; cuando se construyen estas macrogranjas se destruye la naturaleza tanto para su fabricación como para la alimentación de los animales.

Sin embargo, la ganadería extensiva convive con el medio y genera menos impacto, aunque sería imposible suplir la demanda actual de carne con ella. Los animales que viven de esta forma están sueltos en pastos donde conviven con la fauna salvaje, y donde la hierba y los árboles son un ecosistema del que el ganado también forma parte.

Por tanto, cuando hablamos de qué dieta es mejor para el medioambiente, esta suele ser aquella que contiene menos carne, especialmente cuando hablamos de ganadería intensiva.

¿La dieta vegana es la mejor para el medioambiente?

Por todas estas razones, muchos sugieren que la dieta vegana es la mejor para el medioambiente. Sin embargo, producir vegetales también tiene un coste medioambiental que puede incluso superar al de la carne.

Imagínate que te apetece comer unas fresas y tienes un pequeño jardín en tu casa, donde crecen las suficientes para que te comas un buen cuenco de postre. Ahora imagínate que, en lugar de eso, vas a un supermercado donde compras fresas que vienen de Sudamérica, las cuales están envueltas en plástico y han recorrido miles de kilómetros en avión y camión refrigeradas hasta el supermercado.

Contaminación de la ganadería intensiva

Los vegetales también causan impacto

Otra opción es que la fresa no esté tan lejos: imagina que consumes fresas cultivadas en España, pero que estas se cultivan en regiones donde apenas hay agua, por lo que se tiene que trasladar el agua y generar sequía en la región. Además, estas plantaciones son gigantescas, por lo que en ellas no viven aves ni otros animales silvestres, y las abejas han desaparecido. De hecho, en Doñana la fresa amenaza a animales emblemáticos como el lince ibérico.

La producción poco sostenible de vegetales ocurre con muchas frutas exóticas de moda, como el aguacate, un clásico de las dietas veganas que está poniendo en riesgo la cantidad de agua en el sur de España. Otro ejemplo es el aceite de palma, causante de la destrucción de las selvas de Borneo y de las amenazas a las que se enfrenta el orangután.

Es importante señalar que muchos de estos productos que recorren miles de kilómetros y vienen envueltos en plásticos cumplen la normativa de productos ecológicos, por lo que la comida ecológica tampoco tiene por qué ser mejor para el medioambiente. En muchas ocasiones es simplemente consumida por moda y los productores no están preocupados en proteger la naturaleza.

Vegetales contaminantes

¿Qué dieta es mejor para el medioambiente? Una con menos carne

Volviendo a preguntarnos qué dieta es mejor para el medioambiente, sin duda sí será una dieta que disminuya el consumo de carne respecto a la dieta media de lugares como Europa o Estados Unidos: España, por ejemplo, consume más de 50 kilos al año de carne por persona, lo que equivale a consumir todos los días 150 gramos.

En muchos países el consumo de carne se considera excepcional, pero en España es diario y en grandes cantidades. Muchos países como India o China están viajando hacia este modelo, lo que haría el consumo de alimentos por parte del ser humano totalmente insostenible.

Por ello, cuando hablamos de qué dieta es mejor para el medioambiente, hablamos de una dieta en la que el consumo de carne sea ocasional, y preferiblemente sea de ganadería extensiva que se encuentre lo más cerca posible de nosotros. A ser posible, hay que comprarla en mercados locales o directamente al productor, para evitar desplazamientos innecesarios y envoltorios en plástico.

Además, son este tipo de ganaderías extensivas las que conviven con depredadores como el lobo: si consumes productos locales de estos ganaderos, les ayudarás a subsistir y a proteger al ganado, lo que probablemente reduzca la presión sobre el lobo ibérico.

¿Qué dieta es mejor para el medioambiente? Una con vegetales de cercanía

Sin embargo, el consumo de vegetales no garantiza que nuestra dieta respete al medioambiente: intenta consumir productos de temporada y cercanos, pues tal vez consumir fresas en diciembre no es muy normal. Intenta reducir el consumo de frutas exóticas que requieren miles de kilómetros para que las consumas.

En definitiva, consume lo que consideres, pero infórmate de cuál es el impacto real que generas sobre el medioambiente, y decide tú mismo si quieres ponerle remedio. Ni la dieta vegana ni la omnívora son necesariamente mejores para la naturaleza: intenta seguir una dieta que respete los ciclos naturales, que se produzca cerca y que esté basada principalmente en fruta y verdura, y así ayudarás mucho a la naturaleza.