Los plásticos en los océanos matan 1,5 millones de animales al año

Irene Peláez · 14 febrero, 2015

Cada año los plásticos en los océanos matan 1,5 millones de animales, entre ellos aves, peces, ballenas y tortugas, según señaló Laurence Maurice, directora mundial de investigaciones del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), de Francia, “En el Pacífico norte, el 30% de los peces han ingerido plástico en su ciclo de vida”, agregó.

Durante la Semana del Agua, organizada por la embajada francesa en Quito, Maurice presentó estudios sobre lo que llama “el séptimo continente”: masas no compactas de desechos plásticos que están a la deriva en los tres principales océanos.

“La isla de desechos del Pacífico es la más grande. Las otras son un poco menores”, informó la experta. Hacia 1997 fue vista por primera vez esa ‘isla’ en el Pacífico norte, entre las costas de California y Hawai. Desde entonces, triplicó su tamaño, y ahora ocupa una superficie de 3,5 millones de kilómetros cuadrados.

desechos

Un artículo publicado en el 2012 por expertos de la Universidad de California, en el periódico Biology Letters, de la sociedad de investigación británica Royal Society, ya advertía que estos residuos de microplástico –partículas menores de cinco milímetros– conformaban una ‘sopa mortal’ para el ecosistema marino.

Expediciones científicas han encontrado estos desechos hasta a 1.500 metros de profundidad.

Maurice dijo que las especies marinas confunden estos residuos con alimento y mueren al ingerirlos. “En el estómago de un cachalote han encontrado piezas de invernaderos para cultivo de tomate, que fueron destruidos por una tempestad y entraron al mar”, contó la investigadora, quien añadió que al animal se le extrajeron 20 kilos de plástico.

delfin

Aves marinas como los albatros también confunden los restos plásticos que flotan en el mar con alimento. “Los padres de estas aves están dando pequeños trocitos de plástico a sus bebés. Un joven albatros fue encontrado muerto con el estómago lleno de plástico porque los padres están confundiendo la comida con tapas de botellas”, comentó la experta.

En 2011, la Sociedad para la Conservación de los Delfines y las Ballenas (WDCS, según sus siglas en inglés) señaló que los desechos de plástico constituían una amenaza mortal para delfines y ballenas porque los ingieren o se enredan en ellos.

En Uruguay hay un grupo de investigadores estudiando el impacto de esta basura, sus efectos sobre la fauna marina y sobre el último eslabón de la cadena: los seres humanos.