3 tips para evitar las infecciones urinarias en perros

Francisco María García · 14 octubre, 2018
La falta de higiene en la zona genital, la ingesta de agua o comida contaminadas, o el debilitamiento de la vejiga por beber menos, por piedras o inflamaciones son algunas de las causas para padecer las infecciones urinarias en perros

Las infecciones urinarias en perros pueden comenzar como una simple dificultad para orinar y progresar en fuertes molestias en los riñones. Esta afección es más frecuente en animales mayores, por lo que hay que estar atentos a cualquier síntoma.

El conocimiento de las causas y tratamientos de este tipo de patologías ayudará a evitar la enfermedad en los compañeros cuadrúpedos de la casa. La cistitis o infección urinaria suele darse en las vías bajas, desde la uretra y la vejiga; también en las altas, y afecta a los riñones y uréteres.

Un problema en el sistema reproductor o endocrino también puede desencadenar inconvenientes en el tracto urinario. En la mayoría de las infecciones urinarias en perras hembras, la causa se asocia bacterias externas.

Causas de las infecciones urinarias en perros

Cuando se trata de una bacteria, las infecciones urinarias en perros pueden contraerse por la ingesta de agua o alimentos contaminados. A su vez, la falta de higiene puede provocar una acumulación bacteriana en torno a los genitales, para dar como resultado la infección en las vías urinarias.

Suele haber una predisposición orgánica a la infección, sobre todo en perros adultos mayores, como pueden ser los problemas de vejiga. La vejiga puede sufrir un debilitamiento con el paso de los años, que facilita el ingreso de bacterias.

Hay que recordar que, ante la pérdida de movilidad, los perros suelen beber menos agua, lo que también propicia la llegada de infecciones. Otro factor de debilitamiento son las piedras en la vejiga o las inflamaciones.

Infecciones urinarias en perros

Asimismo, enfermedades como el cáncer, los problemas de próstata e incluso algún golpe en el área baja del abdomen originan más riesgo de aparición de las infecciones urinarias en perros.

Entre las causas, tampoco se descarta el estrés como factor desencadenante de problemas urinarios. En el caso de cálculos, un tratamiento a tiempo evitará que las piedras obstruyan la uretra, lo cual podría resultar dolorosa y bastante grave.

Síntomas y detección de las infecciones urinarias en perros

Una mirada atenta a tu mejor amigo hará posible detectar si sufre molestias o dolores al orinar. El paso inseguro o el quejido son señales de que algo no va bien.

Siguiendo con los síntomas, la orina sale en poca cantidad, apenas unas gotas y se vuelve opaca, incluso con restos de sangre. En estos casos la visita al veterinario es obligatoria.

Un análisis de orina es la manera cabal de comprobar la presencia de infecciones urinarias en perros. Para detectar si el problema reside solo en las vías bajas o si se encuentra extendido hacia la zona de los riñones es preciso observar la presencia de sangre.

  • En el momento de orinar puede haber gotitas de sangre al inicio, lo cual indicaría que se trata de infección en uretra y vejiga.
  • Si la sangre persiste durante toda la expulsión de orina, estarían afectadas las vías altas: incluidas vejiga o próstata; denotaría problemas de coagulación.
  • Cuando se observa sangre la finalizar la micción, se puede pensar en pólipos en la vejiga o cálculos en esta.
Infección urinaria en perros: tratamiento

La pérdida de control al orinar es un rasgo típico de la cistitis. Las infecciones urinarias en perros también pueden provocar fiebre como respuesta del cuerpo ante la presencia bacteriana. Un animal que padece este problema puede perder peso, beber más agua de la habitual y demostrar un gran decaimiento.

Pruebas médicas para infecciones urinarias en perros

Un diagnóstico preciso puede brindar el tratamiento adecuado y curar más rápido al animal. Las pruebas frecuentes pueden ser más sencillas, como las tiras de orina y sedimentos urinarios.

Las radiografías y ecografías pueden brindar información útil en caso de existir complicaciones o enfermedades previas desencadenantes. La ecografía puede dar información sobre tamaños, inflamaciones y presencia o no de tumores.

Tratamientos para las infecciones urinarias en perros

Los antibióticos suelen ser el tratamiento más generalizado y de mejores resultados. En cuanto a los cálculos, pueden ser tratados con productos especiales para disolverlos y prevenirlos. De todos modos, en algunos casos la cirugía se hace inevitable.

Prevención de infecciones urinarias en perros: 3 tips básicos

Hay tres aspectos básicos para prevenir, no solo infecciones urinarias, sino todo tipo de enfermedades en perros:

  1. La dieta cuidada es muy importante: comida acorde a las necesidades según la edad, alimentación nutritiva sin harina, dulces ni comida basura o de mala calidad.
  2. Asimismo, tanto la comida como el agua deben servirse en recipientes limpios. En el caso del agua, debe ser cambiada a diario y, en épocas estivales, dos o tres veces al día.
  3. Por otra parte, los perros deben orinar frecuentemente. Pasar un día encerrados conteniendo la orina puede provocarles infecciones.

En síntesis, los perros necesitan cuidados indispensables para mantenerse sanos, sobre todo cuando llegan a cierta edad en que aparecen riesgos mayores de padecer enfermedades. Las infecciones urinarias en perros detectadas a tiempo pueden solucionarse rápidamente.